Lunes, 17 Marzo 2014 19:53

En estatua insolente

Escrito por

En estatua insolente.

Obra: Cinthia Interminable

Es una obra de teatro que hace mucha danza. La danza del silencio. 

Es una obra de danza que hace mucho teatro. Es el teatro no realista. Tenemos al único parlante del guacho del padre y a los otros: la alienada de la madre, el hijo mimado y la hija linda niña Cinthia.  Es el teatro de lo no dicho, de la no objeción, del no golpe. 

Ellos exhibidos como muñecos de decoración: ¿Qué nos impacta de su exposición?

El descaro de sus cuerpos. 

Con una puesta en escena austera y pulcra encuentro el orden en ellos, también encuentro el método y la disciplina. Pero ellos: ¿dónde están? No los encuentro, solo está el signo de sus cuerpos estatuas. 

Son insolentes, no hablan y van generando el asco de lo no dicho y de la quietud. Movete, hacé algo. Nada. 

Son tan insolentes que los vemos amaestrados, desenvolviéndose eficazmente en la prisión en que se convierte la escena. 

Por fin, la exactitud de esas presencias imperturbables los acerca a la muerte. Quieren morir a cada rato. Juegan a morir. Juegan a la pistola, juegan a matar. Se matan miles de veces y resucitan miles de veces en cuerpos anclados al ladrillo de sus huesos. Obvio nunca termina porque esto es ficción total, no es realidad, intento convencerme. Obvio!! esto era Cinthia interminable. 

Violentos insolentes. 

Lo contundente es que insisten en la obediencia y eso me da más rabia. Contenida en sus cuerpos domaditos y de gestos inmaculados, la rabia de la sumisión, del PUM! o PÁ! 

Ellos tan quietitos (maldita sea!) y nosotros también tan quietitos mirando.

Ellos tan desfachatados y tan muertos: ¿nosotros? Orden método y disciplina.

Cinthia Interminable, si claro: nunca muere y nunca terminará de morir, está ahí quietita esperando, mirándote a ver cuándo jugás a hacerte el muerto. 

Ficha técnica

 

Dramaturgia Marysol Benitez, Germán Botvinik, Juan Coulasso, Juan Fernández Gebauer, Gulliver Markert, Eric Taylor, Jazmín Titiunik | Actúan: Marysol Benitez, Germán Botvinik, Juan Fernández Gebauer, Eric Taylor| Caracterización:Ana Sol García Dinerstein | Maquillaje:Ana Sol García Dinerstein | Diseño de vestuario:Ezequiel Galeano | Diseño de luces:Mariano Arrigoni | Diseño sonoro:IgnacIo SepúlVeda | Realización de escenografia:Marcos Berta | Realización de vestuario:Silvana Diachenko, Patricia Terán | Fotografía:Akira Patiño|Asistencia de dirección:Gulliver Markert | Prensa:Marisol Cambre | Producción ejecutiva:Luciana Martinez, Gabriela Paolillo | Dirección de arte: Ezequiel Galeano | Co-Dirección: Jazmín Titiunik| Dirección:Juan Coulasso

Caterina Mora

Soy de Fiske Menuco (General Roca, Río Negro). De pequeña iba a peñas folclóricas. Ahora a veces las visito o milongueo. Luego egresé del Prof. de Danzas Clásicas y Contemporáneas (IUPA) y después de la Lic. Composición Coreográfica, Danza-Teatro (UNA). Actualmente estudio en LEM. Como directora: El Ocaso de la Causa y como performer: Experiencia Infinita (MALBA, 2015), En Obra (2014 y 2015) y Caipirinha (2015, 2016). La escritura me sirve para ver desde otra perspectiva la práctica. Estoy convencida que su concreta bi-dimensión (del papel o de la pantalla) posibilita cierta multi-dimensión. Eso intento, o al menos, eso busco. 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Desafiando la ingenua gravedad +

    Aparentemente, como el subtítulo de la obra lo dice, “la caída es un invento del planeta tierra”. Desde esta premisa, las intérpretes buscan explorar el nexo, siempre en tensión- reinvención-rotación-inversión, Leer más
  • Crónica de una espectadora (des)obediente +

    Entramos a la sala de Café Müller con mi amiga Mailén y lo primero que observo es que hay tres grupos de sillas dispuestas para que el público se siente Leer más
  • Amor mío +

    Amor mío Obra: Villa Argüello Finalmente, esto es un mundo... Hay códigos que desconozco, la vida me es difícil. Veo y mastico modos de hacer las cosas que me la Leer más
  • De mujeres tribales y hábitos erógenos +

    Lo fantasmagórico y tenebroso acompañan el comienzo de la obra. La sala se encuentra llena de humo y, de repente, con la música de quien da nombre a la pieza, Leer más
  • Bailar la caída del corazón y separarse también puede ser una fiesta. +

    Es propicio atravesar las grandes aguas. Me repito día a día desde el día en que me separé. El sábado a la noche salí con mis amigas, todos los sábados Leer más
  • Hilvanar memorias +

    Es con tu aguja y con tu hilo que hilvano en mi, resonancias entre tu historia y la mía, danza. Quizás ya sea una rareza empezar a escribir un texto Leer más
  • Danza expresiv-a (de género femenino) +

    Danza expresiv-a (de género femenino) Obra: Tarea Cumplida Lo cotidiano es materia prima de la escena, ellas tres son mujeres de familia. En la amalgama de los roles (madres, esposas, Leer más
  • ¡Oh soberbio arte de la danza! ¡Oh miserable arte de la danza! +

    "Lo arbitrario corre desenfrenadamente -sin límites, libre, como imaginan nuestros metafísicos- por la factoría de los pensamientos, derramándose con una corriente de sinsentido sobre el mundo de lo real" Richard Leer más
  • Sólo hay que ir * +

    Mi familia era muy chiquita: éramos mi padre, mi madre, una abuela –la madre de mi padre-, y yo. Mi padre tenía varias profesiones: escritor, arqueólogo, director de teatro. Mi Leer más
  • La hija de la puta de la niña. +

    La hija de la puta de la niña. Obra: En Obra I. Cuentan por ahí que un día una niña irrumpió en un teatro, se puso frente a un escenario Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA