Newsletter

Jueves, 01 Noviembre 2012 19:20

(NO)bvio

Escrito por

No obvio

El celular sonó como todos los jueves, temprano, a horas en que no hay decenas. Esa alarma anunciaba un nuevo cada día. Lo usual devino: cepillarse los dientes, mochila, cuadernos, libros, ropa. Normalmente la sensanción de que el tiempo no alcanza me invade, sin embargo, sorprendentemente unos breves minutos matutinos concentran gran cantidad de actividad álgida, organizada y dormida.

Lista para salir. Mejor dicho casi lista. Los zapatos siempre los dejo para lo último. Tanteo bajo la cama y agarro uno, me lo pongo. “Por suerte no tienen cordones”, pienso. Hay algo de atar los cordones que siempre me molestó, eso de que queden parejos, de amarrarselos para que no se salgan sabiendo que el algún momento se van a desatar igual. Cuando terminé de subir el cierre, busqué el otro. Vuelvo a tantear con la mano, sin mirar, calculando más o menos por donde puede estar. No está. Me arrodillo y me sumerjo bajo el mundo de pelusas de abajo de la cama. No está. Busco en el placard. No está ¿No está? ¿dónde lo deje? Voy al living a buscarlo,voy al baño y nada. Rápidamente voy a la cocina. Pero tampoco está. ¿Y ahora? ¿Cómo salgo? ¿Cómo me voy? Cancelo todo y digo que no voy a ningún lado. Pero cuando me pregunten por qué no voy y diga: “Perdón, no puedo ir hoy. Me falta un zapato”¿Quien me va a creer? Preferí salir igual, no va a ser la única vez que una persona ande sin zapatos. Ya fue. Andaré a saltos, andaré lento.

Y así fue.

En el colectivo me dejaban el asiento. Me dejaban pasar primera en las colas. Me orientaban cual era el camino más corto. En cada lugar que entraba contaba mi historia del zapato no encontrado. La gente me escuchaba atónita, con mirada comprensiva y con un poco de admiración también, lo sé.

Cuando llegue a mi casa de noche, después de mi larga jornada desnivelada, volví con la ilusión de poder encontarlo. Quizás estaba muy dormida y no lo había podido ver. Quizás siempre estuvo frente a mis ojos, pero yo miraba para otro lado. De alguna forma lo tengo que encontrar, lo voy a buscar, voy a decirles a todos que si lo ven me avisen, que no lo dejen ir. No puedo vivir renga para siempre.

Obvio

Debo ser obvia escribiendo esto. Siempre esa es una de las grandes inquietudes que tengo. ¿Cuánta obviedad tiene que haber en la escritura? A veces creo que lo indicado es insinuar las cosas para generar imaginación, creatividad, interpretaciones. A veces me confío en que realmente es el camino indicado. Pero otras tantas desconfío. ¿Por qué no decir y listo? Siempre control emocional, siempre la mesura... desboquémonos. Digamos lo que nadie admite, lo que a todos les cuesta decir, gritemoslo!... “Todos buscamos el amor tal como buscamos un zapato que no encontramos”. ¿Y por qué decimos que estamos buscando un zapato y no hacemos lo mismo con el amor? ¿Acaso podemos caminar sin amor?

 

Un texto para: Una Obvia // dirigida por: Marisa Villar

Ficha Técnica: Director: Marisa Villar | Autor: Marisa Villar | Actúan: Ayelén Clavin, Fernanda Alonso, Laura Figueiras, Maitina de Marco, Marina Otero, Paula Ituriza, Natacha Visconti | Iluminación: Enrique Medina | Diseño gráfico: Pablo Villar |Producción: Isabela Benincasa | Vestuario: Agustina Bachanián | Diseño del espacio: Román Tonizzo  |Asistencia de dirección: Yamila Guillermo |  Dramaturgia y dirección: Marisa Villar.

Laura Benitez

Formó parte del Equipo Editorial de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2015.

Más en esta categoría: « Diciendo pasa Todas para una »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Era mansa, pero su función era feroz (*) +

    La poética de Diana Szeinblum llegó a la Compañía Nacional de Danza Contemporánea. Probablemente estimulada por el coliseo argentino de los literatos clásicos, la mitología y las leyendas ocuparon su Leer más
  • Precariedad astuta: producir sin cash +

    Harto conocida es la situación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de la producción de obra artística con pocos o hasta nulos fondos. A los artistas escénicos en particular, Leer más
  • Todos uno y muchas cabezas +

    Lerna se propone como un intento, una prueba de encuentro y mutación que fluctúa entre la improvisación y pautas al son de gotas de agua que se escuchan caer. Nada Leer más
  • Justo innecesario... +

    A modo de descripción: Los performers de Low Pieces se encuentran sentados en el piso del escenario, dispuestos en línea frente al público, y nos miran entrar. Dos espacios y Leer más
  • Danza expresiv-a (de género femenino) +

    Danza expresiv-a (de género femenino) Obra: Tarea Cumplida Lo cotidiano es materia prima de la escena, ellas tres son mujeres de familia. En la amalgama de los roles (madres, esposas, Leer más
  • Nada, acá, tranca, ¿vos? +

    Comentario hecho sobre Todo Piola de Gustavo Tarrío – ¿Vos que hacías sino nacíamos en el mismo barrio? – Qué sé yo. No nacía. Estas breves líneas inscriptas en el texto que Leer más
  • Ser mirada +

    Soy mirada, digo esto y siento lo ambiguo de la frase. Por un lado implica que desde este lugar de enunciación yo no soy otra cosa más que una mirada, Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • Cuna del hombre, incubadora de la humanidad +

    Cuna del hombre, incubadora de la humanidad Un texto para: África // dirigida por: Luis Biasotto Quizás sea necesario aclararle al lector que soy de las personas que lee los textos Leer más
  • Oscuridad, fantasmas y grotesco +

    En Acto Blanco, Carla Rímola y Laura Figueiras revisitan el romanticismo en la danza. Si bien, el título remite al segundo acto de los ballets neoclásicos-románticos, el trabajo sobre el Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA