Domingo, 20 Septiembre 2015 19:50

LA MIRADA INVERSA

Escrito por

Cómo volveré a ver, nombre de la obra, exclamación y pregunta que invita a pensar desde los verbos “volver” y “ver” en un antes y un después. En función del tiempo, de la posición donde se coloca el tiempo surge un primer rasgo, una clave de interpretación de cómo se desenvolverá el devenir que, con lentitud y precisión en el detalle entre un movimiento y otro, marcará el ritmo pausado para cada acción, de esa manera el lapso de quietud cobra vida e interés propio como la importancia del silencio.     

La obra se podría dividir en dos partes, una primera dentro de una habitación, que en principio parece una introducción de piano, y se terminará transformando en parte constitutiva de la puesta, este segmento musical también juega el rol de la espera y del  detalle, la espalda del pianista en un cuarto pequeño de paredes verdes con mesas con floreros, hace de la música un continuo movimiento que sube y baja en su intensidad, cuando parece finalizar otra vez comienza y otra vez, el pianista es un performer, en un momento extiende la mano la deja abierta unos segundos y vuelve a tocar, eso no lo convierte en performer, es solo una sutileza. Si la extrapolación, el hecho de que este tocando en vivo para espectadores que se encuentran con un lenguaje en un rol principal pero a los fines de una obra de danza lo vuelve perfomático, la ejecución del instrumento en ese tiempo y espacio.  

En la sala contigua con la música que aún se escucha, ya desde lejos a través de una pared y la puerta cerrada –los espectadores dejamos atrás al pianista- la remota armonía crea el clima para lo que será silencio y disociación después. Desde una vertical  que cae en postura de espaldas al público, y con la cara surgiendo de las rodillas, las protagonistas con sus cuatro manos sobre el piso en una incómoda posición miran, los ojos al revés, invertidas y se esboza una respuesta de como volverán a ver cuando se vuelvan erguidas.

Dentro de la  coreografía, las piernas, los brazos en paralelos y las manos que se confunden son elementos preponderantes, se mezclan y logran por momentos una unidad, pero las protagonistas dentro del sistema de esperas que han creado con sus lentos movimientos son individualidades presentadas como gemelas –mismo vestuario, similares en contextura y poca luz las asimila –  todo el tiempo tensionan el retraimiento de dos mecanismos que actúan igual y reflejan una misma personalidad, una composición dual, como ocurre en “algo de esa flota” – obra que gira en torno de la simultaneidad de dos bailarinas en una relación de fuerza y ternura o un enfrentamiento entre iguales partes -  del movimiento de una depende la otra, unidas en coreografía, aquí no hay enfrentamiento, o en todo caso otro tipo de enfrentamiento, porque cuando se ensimisman hay un intento de amalgamar y de construir un único “yo”.

Cambian de posición y recrean un diálogo con un interlocutor ausente e imaginado, cada una de espalda al piso, como si estuvieran sobre una cama, hace la mímica de lo que pudo haber sido una conversación en otro momento, se yuxtaponen sus palabras y al acelerar la representación del diálogo, las voces producen el atiborramiento, antípodas del silencio, que por exceso se tapan y es otra vez la soledad.

La parte final transcurre sobre la única escenografía, un velador que alumbra libros, discos, casetes, papeles desparramados en el piso, los austeros elementos son objetos que representan un recuerdo, en este  marco las cuatro manos pintan rudimentariamente a trazos firmes un nombre: Juan, el cual no hay ningún otra referencia, ¿Será a él a quien se referían en el diálogo inconcluso? ¿Juan será la música del piano? Música que al concluir como evocación vuelve a sonar desde otro tiempo. Regresa a los instantes finales a buscarlas sincronizando los movimientos de ellas con la última tecla que extiende la melodía, y se apaga la luz.

El comentario de esta obra está basada en la función del día 16/08/2015, en la sala del teatro Lunares.-

Un texto para: Cómo volveré a ver / Dirigida por: Julieta Tarraf y Cecilia Slamecka.

 

 

 

 

Pablo Gungolo

Poeta, nació en Bahía Blanca y en la actualidad reside en Capital Federal. En el 2011 publicó su primer libro “Polaroid” (Editorial La Parte Maldita). Generalmente escribe en floresyfobias.blogspot.com (Elongando). Su próximo libro se llamará “los restos”.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • LA IDEA DEL NO FINAL +

    El gran dilema. El dualismo entre cuerpo y alma: encastrar, como se dice en la jerga… Así denomina en un pasaje del monologo de ella (él con peluca) al acto Leer más
  • Lo que importa es moverse +

    Lo que importa es moverse / El travelling es una cuestión de moral* Un texto para: DURAMADRE // dirigida por: Juan Onofri Barbato I. Es tal la intensidad de la interpretación y Leer más
  • El odio diario +

    “Frente al efecto cosificador de la mirada, el tacto nos proporciona la oportunidad de comprobar que el otro no es objeto sino sujeto y esto cambia dramáticamente la relación entre Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • LA VIDA EN UN SENTIDO FIGURADO +

    La rayuela como todos conocemos es un juego de niños, casilleros que inician por la tierra continúan por números que van del uno al nueve y finalizan en el cielo. Leer más
  • Hipercomunicación genital +

    Se va haciendo la luz apaciguadamente, mientras un cuerpo desnudo y boca abajo se acerca a paso lento con movimientos de oruga. Así comienza a agitarse, de a poco, la Leer más
  • De cómo estar con otros +

    De cómo estar con otros Un texto para: De como estar con otros dirigida por: Celia Argüello Rena Estar con otros es ir a ciegas al encuentro. Alejarse ante una Leer más
  • Cuna del hombre, incubadora de la humanidad +

    Un texto para: África // dirigida por: Luis Biasotto Quizás sea necesario aclararle al lector que soy de las personas que lee los textos que acompañan las obras, antes o después Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • Oscuridad, fantasmas y grotesco +

    En Acto Blanco, Carla Rímola y Laura Figueiras revisitan el romanticismo en la danza. Si bien, el título remite al segundo acto de los ballets neoclásicos-románticos, el trabajo sobre el Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18

ESCRIBEN EN SEGUNDA