Newsletter

Martes, 01 Octubre 2013 14:32

Desafiando la ingenua gravedad

Escrito por

 

Aparentemente, como el subtítulo de la obra lo dice, “la caída es un invento del planeta tierra”. Desde esta premisa, las intérpretes buscan explorar el nexo, siempre en tensión- reinvención-rotación-inversión, entre la caída y la flotación. 

Un viaje en y hacia el espacio. Lo circular predomina abarcando todas las direcciones, todos los ritmos. Un ánimo de unidad. La manifestación homeostática del ser. El todo se extiende ocupando cada pequeña parte de los mundos interiores. 

Al comienzo, secuencias coreográficas de dos luces en la oscuridad, hacen que apenas se perciban las sombras de los dos cuerpos humanos que hacen de soporte a esa constelación bifásica. Luego, al descubierto de la claridad, los movimientos son más bien estados de fluidez. Los cuerpos hacen sus “pasadas” como si flotaran, como si se deslizaran, haciendo sentir una paulatina circulación de energía.

Paso seguido, se abre la mirada hacia un análisis retrospectivo. Vivencias de una causa sin fin: el peso como ancla puede también dispararse como flecha. Todo depende del impulso “espacial”. De alguna conexión estelar. ¿De dónde surgen las fuerzas y direcciones del cuerpo? ¿Somos energía vs. materia? ¿Qué origen tiene el movimiento? 

Un experto galáctico (el tercer intérprete vía satelital) ofrecerá su percepción para transmitir cómo se concibe una danza en el espacio estelar: la magia de no sentir la gravedad, del peso que no lo es porque no hay tierra donde tirar cable. La desconexión del hábitat o la comunicación con cuerpos celestes o la falta de pistas donde aterrizar.

El contraste donde se siente el tipo de planeta que ocupamos se presenta entonces como caída. La inercia del movimiento. El freno. El aire cuando corremos. La presión. El músculo que se endurece por el esfuerzo. La potencia de un golpe. En síntesis, la reacción del cuerpo-materia a la atracción del movimiento-energía sobre un sustento fértil. Es que en el fondo, somos algo que nunca terminaremos de explicar. Pertenecemos a una totalidad que supera cualquier mínimo o máximo desplazamiento humano. ¿La vida satelital constituye nuestra existencia ordinaria? ¿Somos como astros terrestres desparramados sin fundamento?  ¿Qué propósito tiene el movimiento?

Un texto para: El ocaso de la causa // dirigida por: Caterina Mora

*Este comentario fue escrito a partir de la función del 17/10/2014

*Foto extraída de http://www.muyinteresante.es/ciencia/fotos/fotos-tierra-vista-espacio-2013/camino-de-la-luna

Ficha Técnica: En escena: Alina Marinelli y Victoria Castelvetri / Asistente de dirección: Ana Ines García / Asistente de vestuario: Estefania Bonessa / Iluminación: Aradia Reyes / Diseño gráfico + Trailer: Nacho García Lizziero / Edición de video: Javier Grufi / Colaboración artística: Fabián Gandini / Dirección: Caterina Mora.

 

Irene Claverie

Formó parte del Equipo Editorial de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2015

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Cómo hacer obra con la obra +

    María sobre María abre el juego y pone sobre la mesa la pregunta: ¿cómo hacer obra con la obra? Es decir, ¿cómo montar en escena el trabajo de una bailarina, Leer más
  • Un relato adolescente +

    Un relato adolescente Obra: Se puede borrar Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, Leer más
  • Me río de lo que puedo +

    Bello el cuerpo que transmite una densidad molesta, gestos reconocibles y tipos de movimiento clasificables. Bellos los estereotipos de la densidad del lenguaje. Bellos los estereotipos de ser danza, baile, Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • El cielo de nosotros, los monstruos. +

    Érase un lugar desconocido habitado por seres desconocidos: nosotros. El cielo de los monstruos parece mostrarnos justamente el intervalo entre un primer y un segundo acto, es decir ese momento Leer más
  • Las memorias de la carne. Un comentario para Xenit. +

    Xenit, Zenith o Cenit: ¿cómo (d)escribirte? Me hago y le hago esta pregunta a la obra, en circunstancias de que sé que esa obra que vi, no es la misma Leer más
  • LA IDEA DEL NO FINAL +

    El gran dilema. El dualismo entre cuerpo y alma: encastrar, como se dice en la jerga… Así denomina en un pasaje del monologo de ella (él con peluca) al acto Leer más
  • El odio diario +

    “Frente al efecto cosificador de la mirada, el tacto nos proporciona la oportunidad de comprobar que el otro no es objeto sino sujeto y esto cambia dramáticamente la relación entre Leer más
  • UNA FIESTA ¿INOLVIDABLE? +

    UNA FIESTA ¿INOLVIDABLE? Por: Ana Laura Ossés Un texto para PIJAMA PARTY dirigida por: Mariana La Torre Antes de entrar a la sala algo se despertó en mi memoria de Leer más
  • Crónica de una temporalidad danzada +

    I ¿Por dónde empiezo? ¿digo Maya Ponce, Misha Gordin, Nos, Intra-Nos? ¿Cómo estos nombres se conjugan y devienen en un mismo afecto? ¿dónde empieza la danza? Primero un brote, una Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA