Jueves, 01 Noviembre 2012 17:32

La Wagner

Escrito por Gastón Exequiel Sanchez

Pablo Rotemberg estrenó su última obra en el Centro Cultural San Martín y sin quererlo estrenó también la controversial Sala Alberdi que, según medios de prensa, estuvo ocupada durante casi tres años por distintos grupos de personas que reclamaban la autogestión de la misma.

Esta vez, y como lo viene haciendo hace más de seis años, Pablo Rotemberg decidió hacerlo mediante cuerpos excitados y siempre dispuestos a la violencia excesiva, desbordando al cuerpo físico en pos de vulnerar al cuerpo emocional: “habitual” sello de este creador que no deja a nadie indiferente. 

Siempre gobernado por una selecta y potente música que debe abrasar y abrazar la vehemencia de cuerpos que se excitan con facilidad, extremando los sentidos hacia lo que, se advierte, debe ser más grande o más profundo. En esta oportunidad es nada menos que Richard Wagner quien acompaña la última y quizás, la más tormentosa de las obras del coreógrafo. El título de la obra lleva el apellido del autor sajón y el artículo femenino singular: La Wagner. 

Decisión que, bajo el significado del artículo que antecede al apellido y lo expresado en el escenario, refleja el carácter inconfundible que no escapa a la reiterada tendencia ´Queer´ del coreógrafo que no da tregua. No siendo ésta la cualidad que lo distingue por supuesto, sino más bien lo vanguardista, espectacular, potente y obsesivo que una vez más se presentó, esta vez en 8 funciones seguidas a sala llena.

[LA WAGNER] con mayúsculas y en color rojo sobre fondo blanco exhibe el deseo ardiente del artista y la fuerza musical de Richard Wagner en la ópera de tres actos Tristán e Isolda: sombría en el primer acto, voluptuosa en el segundo y sublime al final del tercero; coqueteando con lo simbólico puesto en la imaginación individual y evocando, aunque con fragilidad, al inconsciente personal, cuando no colectivo.

Para condecorar la puesta contará con cuatro intérpretes femeninas que se atreven a todo (Todo). Las cinco súper poderosas que, a fuerza de golpes y gritos, se llevan todos los aplausos [Todos]. Tal vez más de los que el espectador llevaba para dar ¡Todos!. Inclusive los que podrían tener destino a la cabina del director ¡¡TODOS!! 

ELLAS (en mayúsculas): de color blanco sobre fondo negro, casi en tamaño natural, con sus cuerpos expuestos  a la desnudez producida no sólo por la ausencia de todo lo que cubre, eran los cuerpos de una desnudez vacía.

ELLAS (siempre con mayúsculas) emergieron como destiladas gradualmente del interior de la sala, llegaron lentamente desde el fondo y hasta haber descendido lograron detener el tiempo. Se movían muchas veces como si fueran autómatas, los movimientos eran rígidos como el trazo grueso de una punta quebrada de carbonilla. Por momentos el trazo se tornaba doble, idéntico, casi perfecto; otras veces era embrutecido, pero nunca desprolijo. 

En el tercer acto, de frente al público ELLAS se detuvieron. Ninguna figura tenía relación con la otra, y las cuatro no formaban un grupo: cada figura miraba hacia el frente como si nunca hubiese mirado para el costado, como si nunca hubiese visto a la otra y no supiese que al lado existía alguien.

Alcanzando casi una decena de obras en su haber, de las cuales muchas fueron y son material de estudio para estudiantes y espectadores de las artes escénicas, y en las que ensordece ´La idea fija´ de la obsesión; en ´La Wagner´ Pablo Rotemberg pareciera rodear más de cerca el germen creador de ese mundo tan hostil y maravilloso (probablemente personal), que el director decide abrir y compartir al público, buscando con dolor siempre… ser amado.

 

Ficha técnica: Elenco: Ayelén Clavin, Carla Di Grazia, Josefina Gorostiza y Carla Rímola / Escenografía: Mauro Bernardini /Vestuario: Martín Churba /Iluminación: Fernando Berreta / Edición y arreglos: Jorge Grela /Sonido: Guillermo Juhasz / Producción ejecutiva: Mariana Markowiecki /Asistente de producción: Angela Carolina Castro / Coreografía: Ayelén Clavin, Carla Di Grazia, Josefina Gorostiza, Carla Rímola y Pablo Rotemberg /Asistente de dirección: Lucía Llopis /Dirección: Pablo Rotemberg.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Caballero Contemporáneo +

    Cuando Carlomagno se acerca a Agilulfo y le pregunta, entre fatigado y atraído por la declarada inexistencia del caballero de armadura blanca, le grita en el agujero de la armadura Leer más
  • La mirada inversa +

    Cómo volveré a ver, nombre de la obra, exclamación y pregunta que invita a pensar desde los verbos “volver” y “ver” en un antes y un después. En función del Leer más
  • Nada, acá, tranca, ¿vos? +

    Comentario hecho sobre Todo Piola de Gustavo Tarrío – ¿Vos que hacías sino nacíamos en el mismo barrio? – Qué sé yo. No nacía. Estas breves líneas inscriptas en el texto que Leer más
  • Era mansa, pero su función era feroz (*) +

    La poética de Diana Szeinblum llegó a la Compañía Nacional de Danza Contemporánea. Probablemente estimulada por el coliseo argentino de los literatos clásicos, la mitología y las leyendas ocuparon su Leer más
  • Lecciones de Conciencia de Clase para Artistas Contemporáneos. +

    Asistir a la historia de las trayectorias profesionales de artistas contemporáneos que provienen de diferentes campos de producción y saber, conlleva inevitable y tragicómicamente a preguntarse: ¿cómo se articula la Leer más
  • Crónica de una temporalidad danzada +

    I ¿Por dónde empiezo? ¿digo Maya Ponce, Misha Gordin, Nos, Intra-Nos? ¿Cómo estos nombres se conjugan y devienen en un mismo afecto? ¿dónde empieza la danza? Primero un brote, una Leer más
  • ¿rojo.rojo? +

    ¿rojo.rojo? Obra: Un poyo rojo ¿Me llamaste?, ¿porque haces gestos ridículos?, ¿te tiembla la voz?, ¿te tiembla el culo?... ¿qué es lo que más nervioso te pone de estar adelante Leer más
  • LA MUERTE Y YO +

    Tomar una hoja de papel y crear un cuadrado perfecto, luego manipularlo mediante varios plegados, de esa forma se llega a un papel adivinador de la fortuna (una suerte de Leer más
  • El honesto apoyo +

    Andando el camino circular y eterno nos encontramos durante la obra. Empezamos por verlas caminando sin parar, de diversas formas, pero sin avanzar. Transitan distintas calles, senderos, cauces, trayectos, empedrados, Leer más
  • “Te estoy diciendo nada” +

    Grande es el gusto de escribir sobre esta pieza chilena que se presentó en Argentina el año pasado. Grande, porque además de que soy chileno-argentina, esta pieza pone de relieve Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA