Newsletter

Viernes, 01 Febrero 2013 17:59

Retornando de la niebla

Escrito por Gonzalo Lagos

 

¿Qué medios  tienen los cuerpos de contar una historia tan oscura y dolorosa? ¿Cuántas múltiples maneras de abordar tal situación? 

Como una niebla es una obra en la cual el sentido de lo “vital” está presente en todo momento. La pieza transita diferentes instancias en las cuales lo primordial se centra en las múltiples posibilidades de los cuerpos que danzan. El fluir del movimiento es la vitalidad a la que hago referencia. Un no quedarse dormido y un no rendirse ante determinadas situaciones que la vida nos pone por delante.

La obra es un trabajo acerca de un momento crítico en la vida de Andrea Servera, su directora. Hace 7 años sufrió un accidente que la mantuvo en terapia intensiva durante varios días. La limitación que le provocó el accidente, en su obra, se encuentra totalmente revertida. El contacto de los cuerpos de los intérpretes con lo terrenal, la importancia que tuvo para ella el no dejar de moverse, ni siquiera en sueños, es uno de los puntos centrales llevado a escena. Es un no detenerse a pesar de las marcas que su cuerpo sufrió. Pero también son esas marcas que ella traía consigo las que le permitieron no parar de sentir, de moverse, de pensarse.

La manera en que esas danzas transitan el espacio revela un contenido expresivo emocionante. Hace varios años que la coreógrafa viene trabajando en la fusión de diversos lenguajes de  la danza, desde la danza contemporánea pasando por diferentes expresiones de danzas urbanas y el folclore. Como una niebla es una integración de estos estilos, unidos todos en un mismo proceso de composición. Cuerpos que en la mayor parte del transcurso de la obra se encuentran en contacto con el piso en un fluir constante y espacial. Cuerpos fragmentados, unidos, desdoblados, quietos, constantes, con una fuerza que avasalla a cualquier dificultad. Esos son los estados que transito la directora en su recuperación. Se trata de un recorrido desde la supuesta imposibilidad de volver a caminar hasta el día de hoy, en la cual se la ve con toda su fuerza y convicción en el escenario, formando parte de una obra enteramente protagonizada por ella. Su solo lo demuestra de manera elocuente. Un conectarse con lo más puro y esencial del ser humano. Su capacidad de moverse y reflejar todo aquello que la danza puede emitir y proponer.

La puesta se combina con imágenes proyectadas y creadas por la realizadora audiovisual y fotógrafa Karin Idelson y la música producida por su marido, Sebastian Schachtel. Este juego efusivo de la propuesta resulta interesante ya que cada una de las disciplinas proyectadas se combina para dar lugar a todo lo que esos cuerpos hacen referencia en su eterno discurrir. Desde las imágenes del  videodanza que filmaron Karin y Andrea en un hogar de ancianos de San Martín hasta los autos chocados, tomas hechas en un cementerio de autos impactados por accidentes y la composición sonora  de aparatos y objetos metálicos que remiten a sonidos o situaciones dentro del hospital o incluso a sus vivencias personales como marido de la coreógrafa en esos momentos críticos. 

Como una niebla habla de la posibilidad y de las oportunidades, del renacer de la bailarina de instantes complejos y oscuros.

Un texto para: Como una niebla // dirigida por: Andrea Servera

 

Ficha técnica: Intérpretes: Yésica Alonso, Nelson Barrios, Mariela Puyol, Andrea Servera, Nelson Simonelli /  Escenografía: Romeo Fasce / Iluminación: Fernando Berreta / Video: Karin Idelson / Música: Sebastián Schachtel / Fotografía: Karin Idelson / Diseño gráfico: Estela Cuadro / Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin / Dirección: Andrea Servera.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La hija de la puta de la niña. +

    La hija de la puta de la niña. Obra: En Obra I. Cuentan por ahí que un día una niña irrumpió en un teatro, se puso frente a un escenario Leer más
  • Una banana entre las tetas es algo muy futbolero +

    Voy llegando a toda velocidad en bici a Casa Temenos y me cruzo con un amigo al que, sin bajarme, logro sacarle una naranja de las cuarenta y cinco que Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • Somos amigas +

    Nos encontramos y nos llamamos amigas. No nos conocíamos mucho, quizás no más que los dedos de dos manos cuentan nuestros encuentros, quizás, nunca contamos ni los 8 de una Leer más
  • La afortunada osadía: un comentario sobre Orgiología +

    “El cuerpo, que históricamente ha pertenecido a una ideología, que además se reitera en lo cotidiano como la marca de una identidad y en lo artístico como marca estética y Leer más
  • ENQUANTO AS COISAS NÃO SE COMPLETAM +

    Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. (Borges, 1932). En el principio fue la imagen, un cuerpo desnudo, inmóvil, Leer más
  • En primera persona +

    Yo, vos, nosotros, recuerdo. Son las palabras que me resuenan de las dos obras de Celia Argüello Rena, actualmente en cartel: “Azúcar” y “Villa Argüello”. La subjetividad aparece en escena, Leer más
  • Amar como animales +

    El protagonista se comía la pera con extremada lentitud. Cuando el último trozo desaparecía dentro de su ávida boca, la cámara descendía y le enfocaba la nuez del cuello, que Leer más
  • Rebobíname amor +

    Hombre rebobinado de Margarita Bali Atravieso el olor de un patio llenísimo de plantas. Espero en una sala donde se exponen algunas piezas de la última obra de Margarita Bali: Leer más
  • La carta robada, cosas que pasan. +

    Antes de pensar en lo que veo, me divierte, me resulta intrigante y algo pícaro. Digo que no pienso porque es una sensación en el cuerpo de curiosidad y entusiasmo. Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

ESCRIBEN EN SEGUNDA