Newsletter

Jueves, 29 Noviembre 2012 22:31

1, 2, 3. Dirección no obligatoria.

Escrito por

El pasado viernes 19 de octubre (y también el 26) el Espacio Zafra nos recibió con una de las ediciones del ciclo 1, 2, 3 DANZA. Es un espacio y momento de encuentro de artistas y público alrededor del motivo de presentación de solos, dúos y tríos de danza contemporánea

En esta oportunidad, tres trabajos: uno de ellos exploraba, en mi opinión, una dirección radicalmente diferente de las otras dos propuestas. Quizá en esta oportunidad, 1, 2, 3 DANZA dio lugar a opciones que diferían en sus maneras de concebir la danza contemporánea, o eso que más o menos lleva ese nombre.

En orden de aparición, el primer trabajo suponía, a mi modo de ver, una búsqueda formalista anclada fundamentalmente en la exploración del movimiento y su flujo. Titulado "Mi otra posibilidad"; concebido e interpretado por Lucía Toker e Inés Maas, consistía -consiste- en un viaje por las formas ocasionadas por los encastres aireados entre dos cuerpos, o por los encastres generados por las formas que producen dos cuerpos que se encuentran (pero que se encuentran a partir de su fisicalidad). La precisión con que se desarrolla esa-la danza beneficia la percepción clara de esas formas por parte de los que miramos, y la invitación es principalmente un tránsito visual a través de esa kinesis, de esos recorridos certeros y, a simple vista, sin equívocos.

La segunda propuesta es la de Ana Borre y María de las Mercedes Oswald. En este trabajo ("Diferido, corrido del presente"), la búsqueda formal también parece ser la dirección principal... Lo formal, en tanto el movimiento de los cuerpos como también las texturas que ofrece el material audiovisual sobre la pared de fondo y sobre las bailarinas. Pero además del trabajo formal -que en cuanto al diseño de movimiento no podría yo afirmar si es creado espontáneamente, improvisado o coreografiado previamente- parece haber también algún interés con respecto al "estado", a lo emocional anterior o actual al momento de la función. Si bien esto no queda del todo claro, es posible suponer que la forma y el movimiento están trabajados en referencia a "otra cosa"... Otra cosa como cierto estado interno al vincularse, al mirarse o al mirar a la lontananza.

En un primer momento, las bailarinas ocupan y trabajan en porciones diferentes del espacio escénico, y en otros momentos comparten un espacio más pequeño dando lugar al contacto (agarres, sostenes, colgadas) que transforman la dramaturgia del movimiento en una dramaturgia relacional o de cierto estado emocional ambiguo.

Por otro lado, el soporte multimedia en este segundo trabajo ofrece un ingrediente que, desde mi punto de vista, no dialoga con la danza que se desarrolla delante; sino que más bien se propone como un discurso separado: texturas, formas, figuras reconocibles, como por ejemplo aves, etc.

Por último, el trabajo de Rosina Gúngolo y Agustín Colli, que ciertamente se transforma en un volantazo; un cambio de dirección respecto a los anteriores trabajos de esta edición de 1, 2, 3 DANZA. Rosina y algunas cosas entran en relación en el mismo escenario en el cual antes se bailó. El eje que atraviesa a "t.t.t.t.t.t." parecen ser un conjunto de interrogantes que se presentan claramente. ¿Qué es lo que el espectador ve, digamos, cuando ve directamente? ¿Qué es lo que el coreógrafo decide mostrar? Si vale tanto mostrarlo de modo directo como de modo mediato, por ejemplo a través de un televisor que reproduce lo que está siendo filmado simultáneamente a esa reproducción...? ¿Qué pasa si quien mira ve, y que pasa si no ve, y en un apagón total no tiene ni más ni menos que oír o imaginar a partir de algunos pocos elementos? A la performer la vemos caminar... la vemos, o por momentos deducimos que manipula esos objetos a fin de llevar a cabo con ellos acciones concretas como operar la cámara, operar el televisor, desplazar la mesita sobre la que estos aparatos están dispuestos... Pero casi no vemos de manera directa (es decir, sin intermediarios) su carne, su color piel, su cuerpo y vestimenta; sino que la mayor parte del tiempo vemos lo que de todo eso nos muestra la imagen del televisor. Casi no la vemos "bailar", en la acepción más común de lo que se entiende por bailar. Y la elección -de qué se muestra y qué no, cómo se lo muestra, cómo se interviene o trastoca la imagen- está a cargo de ella misma. Es una acción que ella va construyendo ahí, mientras la vemos accionar y no antes.

Cuando en los dos primeros trabajos de este 1, 2, 3 DANZA, la danza pareciera ser sinónimo de flujo de movimiento, en el tercer trabajo es ello lo que se pone en duda.

En el marco de este ciclo propuesto por el Espacio Zafra quizá sea esa una elección muy acertada: poner en diálogo diversas maneras de entender o poner en acto la danza contemporánea.

 

 

 

Un texto para: 1, 2, 3 Danza // Ciclo de danza contemporánea- Artistas Varios

Ayelén Clavin

Formó parte de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2014.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Caballero Contemporáneo +

    Cuando Carlomagno se acerca a Agilulfo y le pregunta, entre fatigado y atraído por la declarada inexistencia del caballero de armadura blanca, le grita en el agujero de la armadura Leer más
  • RECÓRCHOLIS ASTROS +

    Introducción La danza primogénitamente es movimiento del cuerpo. Sumado a este primer y limitado concepto, se suman la música, la coreografía, la finalidad, etc… Ahora bien, al ingresar al Café Leer más
  • Rosca +

    Rosca Cuando voy a ver una obra de Pablo Rotemberg, se qué esperar: golpes, empujones, caídas y saltos. Movimientos precisos, intenciones violentas. Algunas secuencias de movimientos que he visto más Leer más
  • Solo di sol a los idolos +

    En plena oscuridad, el ojo del público proyecta su luz. Recorre lentamente el suelo del escenario hasta amanecer sobre la pared. Apagón. El ojo, como la linterna de un policía Leer más
  • Habla Casandra (igual) Horda +

    Habla Casandra (igual) Horda Veo un cuerpo intentando acomodarse, adaptarse a las grietas y deformidades del mundo. Un cuerpo disputado, violentado. Un cuerpo que se agota y cae varias veces. Leer más
  • El artificio de la obra escénica es realidad. +

    El artificio de la obra escénica es realidad. Obra: Embloque Si no es objeto, es cuerpo. El cuerpo, a diferencia del objeto, porta memoria, porta estados de ánimos, porta dificultades, Leer más
  • Memoria en movimiento +

    Como aire de mar, la vida transgeneracional de una pareja se dispersa en escena. Dos dúos cruzados, intercambiados, van delineando el aprendizaje de una relación que perdura a lo largo Leer más
  • Un temporal Infinito +

    Naufraga quien queda inmerso en una inmensidad material sin límites. Naufraga y se aferra a lo que sea que tenga a mano para darse cuenta a sí mismo de que Leer más
  • Trompe-la mort +

    ¿Cómo representar la muerte en escena? se pregunta el Grupo Krapp. Y en un intento de matar al autor, prefieren que otros respondan por ellos. Ellos interpretan las directivas dadas Leer más
  • Un relato adolescente +

    Un relato adolescente Obra: Se puede borrar Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA