Domingo, 09 Abril 2017 17:12

Cómo hacer obra con la obra

 

María sobre María abre el juego y pone sobre la mesa la pregunta: ¿cómo hacer obra con la obra? Es decir, ¿cómo montar en escena el trabajo de una bailarina, el trabajo de una investigación en danza? Invierte la lógica: el escenario no es más ese espacio ilusorio en el cual se traza en la frontera con el público Otro Mundo; no hay Drama que poner en marcha; no hay un teatro esculpido concienzudamente. Al contrario, en este caso la obra-producto (espectáculo) nace de la puesta en escena de la obra-oficio del bailarín, el cual, como todo oficio comienza, en alguna medida, al aprender de los antecesores.

Un solo de manos, un solo con silla, Génesis del Chaco. Una serie de coreografías de María reapropiadas , reinventadas, reelaboradas por María. ¿Puede María imitar a María? ¿Pueden dos cuerpos hacer los mismos movimientos? ¿Pero, puede hacerlo un mismo cuerpo? 

Este ejercicio de recreación implica un proceso de traducción complejo. La imitación de una coreografía supone la observación de los movimientos de un cuerpo-objeto y una posterior traducción de esos estímulos visuales en movimientos dirigidos por la propiocepción en el cuerpo-instrumento. Si bien la imitación de movimientos nos resulta natural (nos ocurre cotidianamente como reflejos instantáneos) cuando se pone este procedimiento bajo la lupa y se estudia minuciosamente este esquema complejo de traducción, se abre un mundo infinitamente grande, infinitamente selectivo: no sólo se percibe la forma, sino también la calidad, el peso, las direcciones, el tiempo, etc.; son detalles que el ojo analiza y el cuerpo decodifica en propiocepción. 

Se encienden las luces. María le pide a alguien del público que le lea una lista bastante larga de títulos que tiene anotados en una hoja. María desdobló cuidadosamente los movimientos de María y les puso nombres, es decir, los recopiló en estímulos auditivos que despertarán en la memoria de su cuerpo cada una de las secuencias aprendidas. El público lee los ayuda-memoria, convierte el estímulo visual de la escritura en huella auditiva que reproduce con la voz mientras María recibe el estímulo sonoro y lo traduce en movimiento. 

Todo este experimento de intercambios perceptivos ocurre ya entrada la noche. Visto desde la cuarta fila pareciera que estamos ayudando a María a repasar la lección de mañana sobre María.

 

Este comentario fue construido a partir de la asistencia a la función ofrecida en Café MÜLLER Club de Danza, el 2 de Diciembre de 2016. 

 

Ficha artística y técnica

Intérprete: María Kuhmichel

Producción: Lucía Llopis, Josefina Zuain, María Kuhmichel

Coproducción: Café Müller Club de Danza

Música original: Paula Shocron

Iluminación: Fernando Berreta

Colaboración teórica y artística: Eugenia Cadús, Ayelén Clavin

Identidad visual y fotografía: Bacana Estudio

Asistente de dirección: Josefina Zuain

Dirección: Lucía Llopis

ph. Maria Fux. tomada de http://valentinavano.blogspot.com.ar/2012/08/raccontero-qui-alcuni-dettagli.html

Publicado en En comentarios

 

PARA PRINCIPIANTES INEXPERTXS Y CURIOSXS

TALLER ANUAL DE DANZA-ESCRITURA-ANÁLISIS DEL MOVIMIENTO


ZONA CONGRESO

CONSULTAS X INBOX josefina.zuain.7

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Watsap +54-11-32178747


En este espacio de clases regulares trabajamos técnica de danza contemporánea y todo lo que sabemos y no sabemos que ello implica. Articulamos la escritura con el movimiento y el movimiento con la escritura en un entrenamiento que apunta a que el cuerpo funcione como el campo mismo desde el cual se despliegan danzas y textos, conocimientos, potencias y movimientos profundos (celulares quizás).


Somos pocos por grupo y un grupo grande que se reúne algunas veces al año, con el objetivo de poder hacer un seguimiento muy personalizado y puntualizando en las fortalezas de cada cuerpo, para a partir de ellas desarrollar el máximo de potencialidades de cada unx. ¿Despertar el monstruo?  Y si… el animal, el cuerpo que sabe ancestralmente lo que necesita y desea, lo que es, el espacio que ocupa, el tiempo que corre, lo fijado que se mueve, lo tenso que se ablanda, lo desconocido que se explora.


Coordinamos los horarios a conveniencia, así que me escribís y lo charlamos, para venir una o dos veces por semana o tres, o como te guste. Estaré cobrando 800$ una vez por semana y 1000$ las dos veces, también se conversa, no hay problema, trabajo en mi casa para poder darme-dar permisos y que todos seamos lo más felices y cosntantes posibles con la tarea de trabajar con-en uno mismx.

 

En el proceso de trabajo no sólo nos movemos, pensamos, visualizamos, hacemos conciencia de las partes del cuerpo que activan la danza, las cadenas de fuerzas, las tendencias, la postura, el esqueleto y todo lo que cuelga de él. Lo pienso como un laboratorio en equipo porque juntxs vamos desarrollando herramientas para entender-ver-sentir el cuerpo.  

Clase a clase vamos trazando un mapa del recorrido, un registro, un diario fragmentario que recopila estados de ánimo, desafíos, aprendizajes, revelaciones, todo lo que sea útil para asir la experiencia de la danza en la escritura, asirla y expandirla en el acto mismo de escribir.

 

Las clases duran 2 horas y media, para suspender de verdad el trajín del tiempo cotidiano, para regalarnos un momento de paz, de estar con unx mismx y con otrxs en una escucha atenta y en un proceso de investigación y de autoconocimiento que es en sí mismo infinito y un poco adictivo confieso.

También les comparto algunos apuntes y textos que me interesan y pueden colaborar con entender el bailar-pensar con-en-la danza y el cuerpo, su funcionamiento, su constitución y su singularidad, la danza contemporánea como arte, la historia, el estilo, la técnica, el análisis del movimiento... (a veces jugamos y reponemos piezas históricas!)

Leer, escribir y bailar, con la intención de generar un irnos posicionando, para atender lo que hacemos, para asumir que también en la técnica hay poética y que no existe un cuerpo prototípico para la danza, sino un cuerpo capaz de autodefinirse y ese es el cuerpo que baila. Para autodefinirse, autoflujidizarse, autoposicionarse, yo creo que la información colabora mucho con el entrenamiento, con entender qué cuerpo se crea al entrenar de uno y otro modo. Entrenar con conocimientos propicios para continuar el entrenamiento en la dirección que unx lo desea y cuidando, porque si hay algo que la vida me enseñó a respetar es la salud y los tiempos de cada proceso.

Como bien dijera Laurence Louppe: “Las riquezas infinitas de las prácticas, las filosofías corporales, las enseñanzas diversas, en constante mutación, mediante las cuales, quizá más modestamente, el bailarín actual no inventará cuerpos, sino que intentará comprender, afinar, ahondar y sobre todo hacer de su cuerpo un proyecto lúcido y singular, y a partir de ahí inventar una poética propia que la mayoría de las veces incidirá en una intención cuya textura le será proporcionada por el cuerpo y su movimiento, sin que dicha textura sea necesariamente cuestionada, ni siquiera percibida, excepto de manera subyacente. Pero es ese subyacente lo que nos interesa, lo que urde el texto corporal (…) No obstante, la danza contemporánea y numerosas técnicas relacionadas con ella incluyen una «visión» del cuerpo en movimiento por sí mismo o por los «ojos» del otro: en una técnica de investigación y terapia como el método Ida Rolf, el «contorno» del cuerpo tiene una importancia extrema. Para la «ideocinética», un pensamiento del cuerpo cuyas resonancias se hacen sentir en el cuerpo mismo, la «visualización» es un ejercicio generador del ser-cuerpo. Esta «visualización» no es directamente de orden óptico: exige la activación de la visión interior, allí donde se confunden lo orgánico y lo imaginario, el cuerpo y el espíritu. Como su nombre indica, relaciona el movimiento con la idea, en un encuentro eminentemente poético entre un estado de cuerpo interiorizado y la Idea en el sentido casi mallarmeano del término: un devenir-idea del cuerpo, que abre la conciencia de este último.”

 

Y es que… "La danza se equipara con todo el proyecto moderno, que implica que cada creador reinventa para su propio uso un lenguaje enteramente personal (aunque este horizonte de un lenguaje personal pueda parecer hoy ilusorio y responder a una utopía modernista). Con Maurice Blanchot, lo situaremos más como una exigencia (una esperanza) que como un hecho que responde a una constatación. En danza, por lo tanto, inventar un lenguaje ya no equivale sólo a manipular un material preexistente, sino a dar nacimiento a ese material mismo, aunque justificando su génesis, teóricamente o al menos artísticamente. Es cierto que para la danza, arte del movimiento, la génesis de un material singular para el artista plantea problemas distintos, más profundos, más arriesgados también a la hora de producirlos y de oponerse a ellos. En este sentido, el movimiento vinculado a la historia del sujeto, a su identidad misma, quita libertad e independencia a la institución social del cuerpo, que pesa mucho más sobre las inhibiciones y la regulación de las conductas humanas que sobre la pura invención de formas y sustancias en el universo de las artes de la representación." (Laurence Louppe, Poética de la Danza Contemporánea)


Coordina: Josefina Zuain

Mail de contacto:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Av Blegrano 2049 pb 2. Rincón de Danza y escritura.
 
 
Publicado en En formacion
doce veinticuatro segunda cuadernos de danza

Segunda En Papel - LIBRERÍA
Leer más



Aprovechá nuestros 10.000 contactos!

SERVICIO DE MAILING DESCUENTOS EN INVIERNO Consultas: info@cuadernosdedanza.com.ar... Leer más