Lunes, 01 Agosto 2016 17:36

Con-vivencia 12/24 -Segunda . En Documentos. Seminario de Sofia Mazza por Mercedes Rivas

Escrito por Mercedes Rivas

Células

Afuera llovizna. Comienzo la clase sin saber a dónde vamos. Solo nos movemos. Percibiendo los apoyos. Nos apoyamos en el piso, en la pared, en el aire, en otro cuerpo.  Que los apoyos nos muevan. Las células se reproducen. Un embrión anidando. Gente que se gesta.  Me gesto. ¿¿¿Adónde vamos???  

“La célula es la primer organización de nuestro cuerpo”

 Coxis-cabeza.  Soy un Renacuajo.

 Dos brazos y dos piernas. Me proyecto.  Me contraigo.

“Estrella de seis puntas”

Trabajamos de a dos. Una se acuesta boca arriba. La otra marca las líneas de fuerza desde el ombligo hacia las seis untas. Apenas son pinceladas sobre el cuerpo que recuerdan que somos estrellas organizando nuestros primeros movimientos. Después, intensificamos el contacto. Presionamos, masajeamos y finalmente movemos. Quien recibe comienza a moverse desde estas líneas. Me proyecto. Me expando. Me achico. Me agrando.

No estoy muy cómoda. Me duele la columna. Aunque no tengo vertebras, las imagino presionado mi cuerpo de renacuajo. Me acuerdo que ya tengo brazos y piernas. Como duelen los brazos. Los hombros. Los omoplatos. Quiero nadar sin mover los brazos. Pero todavía no se hacia dónde.

Vamos a marcar una secuencia de movimientos. No me gusta mucho la idea. Pero me entrego. Casi que me divierto. Va queriendo. Pero me duele la espalda. Maldito renacuajo.

Repetimos, repetimos,  repetimos. ¡Basta! Ya no quiero repetir. Quiero improvisar.

Me duele me cansa me aburre me voy… ¿¿¿¿adónde????

Huesos

Llueve y hay viento. Tengo que cerrar el paraguas. Llego empapada. Me chorrea un poco la bufanda. Es tarde. Mi humor empeoró con el clima. Las chicas ya se están moviendo. Prueban empujes desde los huesos. Pruebo empujes desde los huesos. ¿Cómo? ¿El renacuajo ya tiene huesos?  Pienso que los órganos vienen antes. ¿Por qué los huesos?.  Me duele la espalda. “Esta bueno recordar que los huesos sostienen pero también empujan” dice Sofía.  Sí. Es bueno tenerlo en cuenta. El renacuajo tiene voluntad propia. Pero me duele la espalda. Y ahora que pienso en mis huesos me duele más. No quiero ser huesos, quiero ser agua. ¿Por qué hoy toda el agua está afuera?. “Los huesos también tienen liquido sinovial para que no friccionen” recuerda atinadamente Sofía.  Pero a veces lo pierden para siempre, me recuerdo yo, desatinadamente. Y pienso en mis vértebras sin agua y toda el agua que cae afuera. Nuevamente trabajamos de a dos.

Manipulando y masajeando profundo, tratando de que la otra perciba la estructura ósea. La movemos y luego dejamos que ella se mueva a la vez. Que haya un diálogo. Un dialogo entre huesos. Hacemos una ronda. Vamos pasando al centro y nos movemos mientras la otras observan Entramos y salimos. Continuamos todas juntas. Nos encontramos con otras y nos conectamos desde nuestros huesos. ¡Claro! los huesos no están sueltos, ni aislados. Están ligados y se empujan entre ellos. Se acompañan. Se ayudan se dan ánimos. Se contagian. Pero parece que también se marean. Estoy mareada.

Repetimos la secuencia de ayer, ahora pensando en los huesos. Los huesos ligados se proyectan y se contraen acompasadamente. Repetimos, repetimos, repetimos.  “Apropiarse del movimiento”. #Dentro de cada movimiento pautado hay algo de improvisación”. No sé a dónde ir pero voy. Que buen invento los ligamentos.  

Terminamos de pie dejando caer el torso hacia adelante una compañera nos marca el recorrido para ir, soltar y volver. ¡Listo! todo me da vueltas. Me voy mareada pero sabiendo que otros huesos me sostienen, me empujan y me marcan el recorrido. Entre líneas improviso.

Órganos

Por fin salió el sol. Llego contenta. Hoy serán los órganos los que nos sostengan  y nos muevan.  Hacemos pequeñas vibraciones para sentirlos. Nos sacudimos. Imagino bombuchas llena de agua. Hoy el agua está adentro. De a dos. Tocamos el corazón y las manos de nuestra compañera. La movemos y sacudimos tratando de sentir y de hacer sentir los órganos. En algún momento ella comienza a moverse también. Perdemos los roles. Ambas damos y recibimos a la vez.  Ahora interactuamos entre todas. Conectándonos desde nuestros órganos. Flotar. Latir. Digerir. Transformar. Tomar. Soltar. El renacuajo ya tiene brazos, piernas, huesos y  puede nadar libremente movido por el pulsar de sus órganos. Convertirse el mismo en un órgano y conectarse con otros para dar vida a un organismo mayor. Los huesos que ayer parecían rígidos y áridos, hoy abrazan flexiblemente a mis órganos.

Útero a la tierra. Mueve mis piernas. Cerebro al cielo. Los pulmones sostienen mis brazos

Hoy Sofía nos propone una nueva secuencia pensando en los órganos. Caemos. Rolamos. Volvemos. Repetimos, repetimos, repetimos. Los órganos repiten su secuencia continuamente para asegurar la vida. Pero también improvisan casi imperceptiblemente para adaptarse a cada situación.

Afuera sigue el sol. Yo me voy empapada.

Músculos

Bien. El sol sigue ahí. Aunque a veces se nubla, pero esta ahí. Llego relajada. Nos movemos despacio llevando la atención a nuestros músculos. Poco a poco vamos subiendo el tono. Nosotras ponemos el límite. Lo subimos y lo bajamos. Sigo relajada. Puedo estar relajada y subir el tono. Buscamos una compañera.  Intentaremos ayudarnos a tomar conciencia de nuestra musculatura inferior. Mi compañera se acuesta. Tomo una pierna. Sofía nos va marcando los pasos a seguir. Movemos. Presionamos. Resistimos. Dejamos que se mueva. Acompañamos. Y  finalmente la dejamos libre para que integre la otra pierna. Luego de cambiar de roles nos movemos todas juntas. Nos tomamos de las manos, nos empujamos, nos atraemos, recorremos el espacio. Como una cadena. La energía circula de eslabón en eslabón. Por momentos se suelta y vuelve a conectarse. Rompemos la cadena. Seguimos moviendo, empujando, arrastrando, atrayéndonos. Percibimos el tono de las otras. El propio tono. Somos músculos.  La energía circula en nuestros cuerpos y en el espacio. La sangre también. El corazón es un músculo. Pulsar. Circular. Tensar. Relajar.

Hace calor.

Volvemos a la secuencia de ayer llevando la atención a los músculos que se estiran, se contraen y se conectan, arrastrando otros músculos. Repetimos,  repetimos, repetimos. Circulando libres dentro de cada movimiento pautado.

Me abrigo para irme aunque siento que no es muy necesario.

Alguien desea salir a correr. La clase se corta, la energía no.

Final abierto en espiral

Otro día soleado. Calidez invernal. Tímida pero efectiva. En el piso comenzamos a movernos probando todo lo que ya probamos en estos días. Poco a poco salimos al espacio. Volvemos a encontrarnos con esos cuerpos que ya conocemos y nos dan confianza.

Hoy trabajamos de a tres. Una se acuesta. Las otras apoyamos las manos sobre su cuerpo. Presionamos buscando el hueso. Pincelamos líneas, marcando recorridos. Movemos. Sacudimos.  Y finalmente la dejamos moverse. Nosotras también nos movemos. Presionando y sosteniéndola con nuestros cuerpos. Aunque nos mantenemos atentas para cuidarla. Vamos cambiando los roles hasta finalizar en una danza grupal.

Pienso en las fascias que conectan todo de adentro hacia afuera espiraladamente.

Armamos una ronda. Vamos pasando de a tres. Cierro los ojos, levanto una mano. Alguien se acerca y me guía hasta el centro de la ronda. Sigo con los ojos cerrados. Empiezo a moverme. Toco a alguien. Me toman y me guían hacia otro lado, para seguir moviéndome sin lastimar ni lastimarme. Me cuidan. Improviso, improviso, improviso. Me detengo. Levanto una mano. Alguien se acerca y me guía hacia afuera.

 Salimos y entramos. Hacia adentro. Hacia afuera. Siempre alguien nos marca el recorrido.

Y vamos.

Espiraladamente.

La clase termina. Salimos con Sofía. “Cuando te duela baila” me dice a modo de despedida.

Y me voy pensando en el espiral. “Bailá”. Bailar. Viajar. Hacia adentro y hacia afuera.  A buscar el lugar donde hoy pueda sentirme cómoda.

Células - órganos - huesos- músculos - piel - el mundo.  

El mundo -piel - músculos - huesos - órganos – células.

De adentro hacia afuera de afuera hacia adentro, en una secuencia pautada.  La danza es propia.

Repetir-improvisar- repetir-improvisar- repetir-improvisar… Voy.

-----

 

Este texto fue realizado para el Seminario  coordinado por Sofía Mazza, en la semana #8 del festival de seminarios Doce Veinticuatro. Escrito en el marco “Convivencia Segunda y 12/24”.

TODOS LOS TEXTOS EN PALABRAS

  • Naturaleza de la fuerza en el cuerpo y la danza +

    Reseña, reflexión de la autora con motivo de la reimpresión del libro 2017. Recién ahora, luego de la primera edición Leer más
  • Cuerpxs Inquietxs. Encuentros en movimiento. +

    Hace un mes me invitaron a participar de un ciclo de conversaciones llamado “Cuerpxs Inquietxs”. Realizado por el grupo Bailarinxs Leer más
  • HUMANIDAD +

    Humanidad, de Eugenia Estévez y Paula Almirón, nació dentro del ciclo “Bocetados” en agosto de 2014 en el espacio Café Leer más
  • Proceso creativo VENTANAS +

    Aproximadamente a mitad de este año fui convocada a dirigir en el marco de una residencia de danza propuesta por Leer más
  • Resonancias de lo íntimo +

    Siempre llevo una libretita de notas en mi mochila para anotar algún hallazgo sobre un tema que esté investigando, o Leer más
  • Conversaciones en Territorios +

    Tango Crítico es un colectivo que vincula la danza de tango social con el soporte metodológico de la educación popular. Leer más
  • Conversaciones en territorio. Danza comunitaria +

    Ya el título de la charla nos plantea un interrogante ¿De qué territorio estamos hablando, el cuerpo, territorio escénico, según Leer más
  • La relevancia de lo coreográfico en el Teatro Musical de Buenos Aires  +

    El Teatro Musical es una forma de arte que conjuga el teatro, la música y la danza. Es esta conjunción Leer más
  • La muerte del arte y los nuevos modelos de producción en Danza Contemporánea +

    El término contemporáneo aplicado al arte surge para aquel que se está produciendo desde hace treinta años, y que ya Leer más
  • TERMINÓ DOCE VEINTICUATRO, pero sigue en 2018! +

    El tercer mes de trabajo intensivo En Convivencia Segunda cuadernosdedanza.com.ar y Doce/Veinticuatro nos trajo sorpresas en formatos de textos, palabras, Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

ESCRIBEN EN SEGUNDA