Domingo, 03 Septiembre 2017 21:37

En Convivencia DoceVeinticuatro - Segunda Cuadernos de Danza // SEMANA 12

Escrito por Matías Katz, Vesna Brzovic y Julia de la Torre

Texto realizado por Matías Katz para “El actor y el objeto”, seminario coordinado por Paula Pichersky y Luciana Carrasco.

El actor como objeto, el actor con el objeto, el actor aprendiendo a convivir con el objeto, aprendiendo a usar el objeto, aprendiendo a actuar con el objeto. ¿Cuántos sentidos le podemos dar al objeto que no sean literales? El actor siendo uno con el objeto. Sobre esta idea voy a volver, porque de eso se trata el seminario: de saberse en escena con otros, otros actores, otros objetos, y el público.

Pero no puedo dejar de pensar en conceptos como Espacio – Tiempo – Ritmo – Acción – Escucha. Todos estos conceptos (nos) atraviesan a los actores en escena, y está en cada uno poder entenderlos, porque el teatro no solo es sentir y dejarse ser. Eso es bullshit, es mentira, porque el teatro es entrenamiento, es técnica, es preparación, es tiempo, ritmo, acción, escucha; es estar con el entorno que lo rodea a uno, el teatro es el otro, es la escena, nunca uno mismo.

De eso se trata toda la semana. Levantarse temprano y estar con otros en escucha activa, en acción compartida; porque lo que hago yo repercute en mis compañeros. Una propuesta es generar triángulos equiláteros entre seis, y que sea orgánico; entonces aparecen los sentidos, aparece la escucha, aparece la percepción, aparece el estar con el otro. Cómo ser un cardumen y ampliarse, y siempre estar con el otro. Simplemente son preguntas, que no llevan una respuesta implícita; la respuesta solo aparece si se está con la percepción abierta y atenta a qué puede pasar en cada momento; solo aparece lo imprevisto si se está en pleno presente con los otros.

Es entonces que un reloj despertador puede ser muchos (otros) sentidos aparte de ser un reloj.Entonces, de esta forma, comenzamos a pensar (nos) al teatro como movimiento, como convivencia, como presente, como capas de sentidos que nos llevan a la ficción, a otra realidad, en pleno y puro tiempo presente, con acción.


Texto escrito por Vesna Brzovic para “Encuentro-contagio-movimiento” seminario Andrés Molina

La manifestación de un suceso profundo

Hay mil formas de manifestación del movimiento. El movimiento de mi cuerpo y el movimiento de mi mente, uno y otro sucediéndose de manera continua. El movimiento del conjunto de las personas que veo en la calle y el que me encuentra en otros lugares más íntimos. El movimiento de los objetos que toman vida a través de la interacción con alguna energía (humana, eléctrica). El movimiento del inframundo corporal: todas las células que están ahí transformándose, la sangre recorriendo el cuerpo una y otra vez, los alimentos pasando por diferentes procesos, cosas que quedan y cosas que se van y se encuentran otra vez con el movimiento: el agua que transporta nuestras porquerías lejos de allí, a un lugar donde no las veremos más. El movimiento del animal con que vivo, que existe ahí y se mueve por sus propias motivaciones, diferentes a las mías. El movimiento del reloj que avanza hacia un lugar que desconozco, pero que me modifica. Indefectiblemente hay algo allí que sucede. Todo se mueve constantemente y es mucho más grande de lo que tengo conciencia. Me gustaría saber por qué las cosas nunca colapsan ante tanto movimiento y cómo es que pueden moverse tantas cosas a la vez. Y también quisiera saber qué sucede con el tiempo, por qué es que las cosas se siguen moviendo y nunca se colapsan; o si es que se estrellan, nunca se terminan; o si mueren, algo en ellas vuelve a prosperar. O sea, siempre existe el movimiento y la muerte es solo una cosa momentánea que entendemos lxs humanxs como la morfología de nuestra desaparición. Pero para el movimiento, no estamos muertxs ni desaparecidxs, seguimos allí, yendo hacia el siguiente movimiento.

¿Qué es lo que sucede cuando cedo al vicio de hacer lo que yo quiero? El vicio de mi lugar cómodo.

Laburo con la flojera y con el cansancio. Con la resistencia a que la información entre. Anulo la mente, callo esa incesante y viciada voz; voy dejando lugar a que aparezca el cuerpo y su esplendor. Tengo la sensación de que el cuerpo es como una masa de moléculas que van ahí todas juntas modificando el estado real de las cosas. Cuando la mente se deja vencer, al viciado cuerpo se le permite ser. La mente participa en un segundo plano y no tiene mayor capacidad de decisión. Pareciera como si ese “pensamiento corporal” le otorgase un significado mucho más profundo al movimiento que aquel que se produce cuando la mente se puso a codificar primero. Es la manifestación de un suceso profundo que a veces resulta difícil desarrollar en argumentos.

Hay allí un trabajo de “estado” que parece tener que ver con lo “real” con “algo que aquí sucedió” y que fue captado por alguien más que yo. Hay un estado de concentración en ese momento hacia esa sola dirección e intención.

Cierro los ojos: me veo dentro de un nuevo mundo en el soy muy vulnerable. Algo de entregarse y olvidarse de quién soy, y quiénes somos, permite dar forma a esta nueva dimensión.

Veo la instrucción funcionar en nosotrxs. Veo eso nuevo que emerge en mí, cuando se impide el surgimiento del vicio. Observo cómo es que el cuerpo va haciendo las distinciones. Algo sucede, se está modificando y tomando conciencia. Es una transformación que va un poco más allá de lo físico, que se combina en la relación entre mente, cuerpo e instinto.

¿El otro es el que me está viendo o soy yo la que me veo como si me estuviera viendo? El vicio de ser vista, de sentirse vista, de pertenecer a/con otrx. Por momentos tu movimiento me vicia, por otros quisiera ser tu vicio. Te acercas y yo me alejo ¿o es acaso mi imaginación viciada? Eso que me gusta, pronto me disgusta.

Me hago preguntas por aquello performativo, por el mecanismo social que opera en nuestrxs cuerpos, que antecede este aquí y ahora y que cosifica eso que somos. ¿Quién eres? ¿Cómo es que vives tu  identidad de género? ¿Te acomoda o te incomoda? Y ¿Cómo hago para sobrevivir a la insoportable idea de un posible contacto con tu genitalidad cuando sé que recién nos conocemos? ¿Existe la profesionalidad del que danza contacto?  

Distinguir y nombrar si somos ellas, ellos, elles o ellxs. El reflejo de algo que se está transformando y aún no toma una forma definida. Me pregunto quiénes se lo estarán preguntando y quiénes no.

 

+++++

 

 


 

Texto realizado por Julia de la Torre para “Encuentro-contagio-movimiento”, seminario coordinado por Andrés Molina.

SOMOS MUCHXS

Última semana de Doceveinticuatro. Tengo la ventaja de escribir última de todas, tengo la mochila llena de otros relatos, de otras experiencias. Es el fin de esta convivencia Segunda-Doceveinticuatro y saco en limpio la urgencia de trabajar de a muchxs. No hace falta más que una rápida leída de todos los textos que produjo esta convivencia para encontrar que hay una necesidad latente en todas las propuestas: en encuentro con lxs otrxs. Pareciera que hay una necesidad del colectivo sobre lo individual.

En el mes en el que no encontramos a Santiago Maldonado, aparecen muchas maneras de nombrar la relación con lxs otrxs, para no olvidarnos de lo importante que es la presencia de los cuerpos. Andrés Molina elije llamarlo contagio.

  • Estrategias.

Andrés nos propuso conocernos a través de nuestros vicios de movimiento. El primer día ya estábamos gozando lxs unxs de lxs otrxs, bailando nuestros vicios y mostrándoselos a todas las que quieran verlos. Y así nos conocimos: pudimos ver en la otrx todas sus manías, sus lugares de placer, sus mejores momentos y esos movimientos que da gusto ver en cuerpos que la pasan bien.

También nos vimos pelearnos con esos vicios. Tratamos de negarlos, racionalizarlos, estudiarlos y caer ante ellos en momentos de debilidad. Así también nos conocimos. Y como ya nos conocíamos, nos pudimos empezar a contagiar. Lo más lindo de ese dejarse-contagiar fue que aprendimos a observarnos a partir de esos movimientos que nos definen, entonces daba gusto robar el movimiento del mi compañerx, porque no solo estaban las ganas de experimentar ese movimiento tal, sino la sensación de disfrute.

Estuvimos cinco intensos días peleándonos y amigándonos con movimientos propios y ajenos, pero lo fantástico fue que el último día estaban tan presentes, tan nítidos y tan atravesados por mil otros movimientos a la vez, como nosotrxs.

  • De vuelta la necesidad de otrx.

Para que el vicio no se convierta en regodeo, contamos con que siempre hay alguien más, que lo transforma en potencia. Compartir con mis compañerxs mis vicios y mirarlos bailar y pelear con los suyos subraya la necesidad de otras miradas y otros cuerpos para construir el propio. En esos cinco días la propuesta nunca fue bailar para mí sola, sino para los demás. Ver cómo se contagiaban de mis vicios era ver cómo entre todxs construíamos un cuerpo que se mueve y a la vez dejarme contagiar. La potencia del contagio era la forma de construir a la vez y dinámicamente desde lo individual y desde el movimiento colectivo.

 

TODOS LOS TEXTOS EN PALABRAS

  • La muerte del arte y los nuevos modelos de producción en Danza Contemporánea +

    El término contemporáneo aplicado al arte surge para aquel que se está produciendo desde hace treinta años, y que ya Leer más
  • TERMINÓ DOCE VEINTICUATRO, pero sigue en 2018! +

    El tercer mes de trabajo intensivo En Convivencia Segunda cuadernosdedanza.com.ar y Doce/Veinticuatro nos trajo sorpresas en formatos de textos, palabras, Leer más
  • En Convivencia DoceVeinticuatro - Segunda Cuadernos de Danza // SEMANA 12 +

    Texto realizado por Matías Katz para “El actor y el objeto”, seminario coordinado por Paula Pichersky y Luciana Carrasco. El Leer más
  • En Convivencia DoceVeinticuatro - Segunda Cuadernos de Danza // SEMANA 11 +

    Texto realizado por Julia de la Torre para “El arte de la delincuencia”, seminario coordinado por Milva Leonardi y Nicolás Leer más
  • En Convivencia DoceVeinticuatro - Segunda Cuadernos de Danza // SEMANA 10 +

    Texto realizado por Daniel Daverio para “El teatro físico como síntoma”, seminario coordinado por Diego Mauriño, en el marco del Leer más
  • ARQUEOLOGÍAS DEL FUTURO - ENTREVISTA +

    El miércoles me encontré con las directoras de Arqueologías del Futuro. El futuro llegó. Estamos en la Cuarta Edición de Leer más
  • JULIO EN 1224 seguimos con-viviendo! +

    Transcurrió JULIO, 4 SEMANAS MÁS! Segundo mes de trabajo intensivo En Convivencia Segunda cuadernosdedanza.com.ar y Doce/Veinticuatro. Los textos que presentamos Leer más
  • Apuntes sobre la Técnica Humphrey +

    En 1920 parecía ser necesario tener un motor real y orgánico para el movimiento. Doris Humphrey lo encuentra en el Leer más
  • Deshacer historia de la danza posmoderna +

    Conferencia de Ramsay Burt, Coloquio "La construcción de la danza contemporánea", organizado por Aisthesis con motivo de Amperdans 2004. (traducción Leer más
  • En Convivencia DoceVeinticuatro - Segunda Cuadernos de Danza // SEMANA 8 +

    Texto realizado por Daniel Daverio para “El vacío en espacio”, seminario coordinado por Martín Piliponsky en el marco del festival Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

ESCRIBEN EN SEGUNDA