Newsletter

Sábado, 02 Marzo 2013 18:37

Un temporal Infinito

Escrito por

 

Naufraga quien queda inmerso en una inmensidad material sin límites. Naufraga y se aferra a lo que sea que tenga a mano para darse cuenta a sí mismo de que su ser es presa de una existencia verdadera. Naufraga sabiendo que pocas posibilidades tiene de cambiar esa realidad que lo aplasta. Naufraga y es náufrago quien bajo el abrigo de la esperanza continúa entregado al movimiento del agua en un espacio reducido, frágil, inestable y vertiginoso.  

¿Cuándo concluye un naufragio?

Como si fuera cautiva de una estructura que la condena a repetir cíclicamente un mismo recorrido, Gabriela coloca y re-coloca bollitos de papel que son recuerdos en los vértices mismos de su propio movimiento. Son las piedras del camino, las migas de Hansel y Gretel o el gesto de quien está preso en un calabozo pero no quiere entregarse al paso del tiempo y corona el final de cada día con un trazo en la pared. 

Como Sísifo en la montaña, la intérprete parece bailar un ritual que la mantiene presa de sí misma y sus medidas corporales y cada vez que llega a la cumbre, las certezas caen y todo vuelve a empezar. Pagando el precio de un castigo, quizás el castigo mismo de entregarse, con delicadeza y dedicación, a la Danza Contemporánea.

Una secuencia de movimientos completamente anclada en un diseño espacial, que a su vez es determinado por las posibilidades reales del cuerpo de Gabriela. Mientras la vemos bailar es inevitable pensar que sólo ella podría lograr tal medida de perfección. 

Antropométrica por donde se la mire, silenciosa e hiperconciente, esta pieza de danza respeta la medida misma. Ella es medida, habla de la medida y  activa artecfactos de medición mediante el uso activo de las partes del cuerpo, las cuales, valga la redundancia, miden lo justo y necesario para plantarse ahí a donde los bollitos de papel regresan cada vez que la pieza es bailada. 

La justa medida, le divina perfección, se hacen presentes, emergen en el seno de un naufragio inmenso, infinito y desolador. 

 

 

 

Idea: Gabriela Paolillo | Bailarines: Gabriela Paolillo | Asistencia de dirección: Verónica Barrionuevo | Dirección: Gabriela Paolillo

Josefina Zuain

El tema del ser es para mí un tropezón asegurado. Bailo y escribo, bailo y estiro, bailo y no bailo. Me gusta decir: soy bailarina y escritora. Escribo, escribo, escribo... bastante compulsiva-mente.

Tal vez todos mis textos hablan de la acción de separar y del amor. Separar como modo de re-unir, re-condensar, volver a pensar y seguir (no) siendo. Amor: mi cuerpo. Segunda es mi relación más estable y duradera. Aquí, entre amistades, casualidades, pasiones y deseo, inventamos y recreamos los modos en que podemos pensar (seguir pensando) y volver a pensar en-con-a través de la danza.

 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Isolda Isolda (Isolda) +

    Como en cualquier grupo estable, la transformación es tan común como necesaria, sin embargo en la Argentina la renovación de cualquier grupo estable y sobre todo estatal, se concibe con Leer más
  • La historia como gesto +

    “...esta obra es resultado de una serie de acercamientos a María Fux, bailarina y danza terapeuta argentina…” Ya estamos en el medio, entre María y María cuando se nos abre Leer más
  • el Alma del Arte +

    Honestamente, me aventuro a escribir estas palabras, pretendiendo verter más luz sobre un escenario pleno en una noche de luna casi nueva. Aunque para todos, sin duda, nueva. ¿Cuánto debe Leer más
  • El cielo de nosotros, los monstruos. +

    Érase un lugar desconocido habitado por seres desconocidos: nosotros. El cielo de los monstruos parece mostrarnos justamente el intervalo entre un primer y un segundo acto, es decir ese momento Leer más
  • (NO)bvio +

    No obvio El celular sonó como todos los jueves, temprano, a horas en que no hay decenas. Esa alarma anunciaba un nuevo cada día. Lo usual devino: cepillarse los dientes, Leer más
  • ME ATRAVIESA UN RÍO +

    ¨El río era todo el tiempo, todo... ajustando todas las direcciones de sus líneas como la orquesta del edén bajo la varilla del amor… Era el amor, el río… Todo Leer más
  • Nada, acá, tranca, ¿vos? +

    Comentario hecho sobre Todo Piola de Gustavo Tarrío – ¿Vos que hacías sino nacíamos en el mismo barrio? – Qué sé yo. No nacía. Estas breves líneas inscriptas en el texto que Leer más
  • Conmover al algoritmo +

    Veinteveinte La primera vez que escuché "hay que saber conmover al algoritmo" sentí ternura. Percibí su pulso vital, lo imaginé como un cachorrito que yo podía abrazar. Esa noche soñé Leer más
  • Mirame +

    ¿Cómo se imprime el movimiento de los ojos en la cara?. ¿Cuál es el movimiento de la mirada?. Miramos como somos y somos como miramos, pero, acaso, ¿dónde reside el Leer más
  • LA MISERIA DE SU MISTERIOSO ENCANTO +

    A través de una novela de Yukio Mishima El color prohibido (Kinjiki), 1954, Federico Moreno aborda una performance física y oscura. Como un posible origen, un hombre que antes de Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA