Newsletter

Domingo, 07 Julio 2013 21:08

EL DESEO SIN NOMBRE

Escrito por

 

Ardua la tarea de encontrar las palabras para Amaralaniñafuego.

a) ¿Una primera transformación trastoca la realidad de un cuerpo humano? Tal vez no, porque evidentemente existe la posibilidad en lo humano de escuchar y resonar en el trastoque de lo pre-establecido.

a) Una primera imagen resuena en mi diccionario de códigos establecidos. La definición que más se acerca es “se parece a un conejo”. Apareció el reino de Alicia en el país de las maravillas. El mundo de los sueños.

a) Amaralaniñafuego me invita a seguir soñando despierta. A aceptar que el trastoque es posible y no solo en sueños, sino también, donde el cuerpo puede escuchar otra posibilidad para sus modos tan complejos y habituados de ser.

(

El deseo sin nombre

Amaralaniñafuego de Rhea Volij es una obra de danza butoh. 

El cuerpo pintado. Color fuego. 

La puesta de luces es poética abre espacios, despliega misterios, talla en el cuerpo.

Lo sonoro, por momentos determina los tiempos, la música es grabada y marca un tiempo para dejar bailar a ciertas intensidades. En otros distorsiona, acompaña, abraza a la niña fuego.

Al unisono del cuerpo, ¿la conciencia-espiritu se mueve y se (re) descubren en ámbitos desconocidos?

¿La niña fuego logra sortear la domesticación? 

Al parecer SI!

Apagón

 )

a) ¿Qué hay debajo de la timidez?

Exposición de un cuerpo-paisaje de fuerzas. Respirar en cada impulso vital, escuchando las transformaciones de las intensidades que vibran entre el cuerpo la mente y el espíritu.

Amaralaniñafuego no es un relato lineal.  Viaje para desenterrar, para encontrar a  la niña que está debajo de ¿qué? y paradójicamente ¿no es la niña la que busca?

Apagón

a) Amaralaniñafuego

Poco a poco La niña fuego vuelve a aparecer, promesa de lo salvaje.

En la puesta de luces vibra la lógica de lo no predecible. Apagones, agujeros negros, agujeros del alma, salir transformado.

Me pregunté si desconocer el cosmos es desconocer(se) a uno mismo.

Si tenerle miedo a lo desconocido es tener miedo de uno mismo ¿y de los otrxs? ¿Cuántos otrxs hay? ¿Cuántos unx mismo? 

El miedo aparece para desaparecer y transformarse en amor

a) “El butoh es como cocinar en el baño” dijo alguien que lo vió.

El baño tiene espejos. ¿Es el baño el otro lado de la cocina? 

"Es tener el cuerpo dispuesto para otra cosa", agregó.

a) Rhea se pregunta 

¿Cómo es el cuerpo deseante?  Y  se responde preguntándose  ¿El cosmos es pura potencia deseante y nosotros la forma que toma?

El cuerpo, siendo parte del cosmos. ¿Cómo escucha las fuerzas que lo componen? Desenterrar lo que se ocultó. Las luces tiñen a la niña fuego de América Latina. Latir vivir desear.

a) ¿ Danzar la potencia de la inocencia? ¿Es la inocencia una manifestación de amor?

Entre el cuerpo domesticado y el cuerpo sensible (abierto a la escucha de las preguntas) ella es danzada. 

Danza butoh. Un recorrido encontrado, una composición clara desde la trasformación del devenir, y a la vez una escucha que se actualiza en  las ¿mismas? preguntas. Quizás no haya palabras

a) Latir. El deseo sin nombre

Latir. 

El deseo sin nombre

Latir.

a)

a de innombrable

m de innombrable

o de innombrable

r de innombrable

Amaralaniñafuego

AMAR

 

 

Un texto para: AMARALANIÑAFUEGO dirigida por: Rhea Volij

Ficha técnica: Coreografía e interpretación: Rhea Volij / Asistencia de dirección: Alfrida Podlischevski / Música: Cluster, Claudio Peña / Diseño de maquillaje - bodypainting: Silvia Zavaglia / Realización de vestuario: Lucía Brasa, Claudia RRR / Diseño de iluminación: Carlos G. Coccia/ Producción: Ana Di Toro - Rhea Volij

 

Ana Laura Ossés

Nací el 28 de febrero de 1985 en La plata. 
Soy bailaina y me dedico al trabajo corporal desde diferentes ejes.
En los últimos años me enfoqué en la danza butoh como un campo fértil para experimentar y habilitar las posibilidades que la danza en mi despliega. 
Actualmente curso la Lic. en Artes de la Escritura en UNA, tercer año de la formación en Bioenergética junto a Orlando Zaslavasky y Equipo.
Me gusta trabajar en equipos artísticos de trabajo.
 

Más en esta categoría: « Amor mío En la cresta de la ola »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Rutinas +

    Existen rutinas de varios tipos. Rutinas de acción que delinean modos estables de comportamiento. Rutinas de movimiento para entrar en calor antes de comenzar una clase plagada de rutinas de Leer más
  • ¡Oh soberbio arte de la danza! ¡Oh miserable arte de la danza! +

    "Lo arbitrario corre desenfrenadamente -sin límites, libre, como imaginan nuestros metafísicos- por la factoría de los pensamientos, derramándose con una corriente de sinsentido sobre el mundo de lo real" Richard Leer más
  • Les Enfants d´Isadora (o la verificación de la escritura) +

    Este año, que tantas danzas vimos por pantalla y tan pocas danzas vimos en vivo... Año abierto a la investigación, año abierto (este es un deseo) a la escritura. Este Leer más
  • ANTI +

    Llego al Centro Cultural Recoleta, Antihomenaje Dadá sucede en la sala Cronopios. Recibe a los espectadores la auto proclamada Madame Dadá recitando un texto que funciona como prólogo al evento. Leer más
  • HACIA UN CUERPO LIBERADO +

    Un texto para: Despierta // dirigida por: Jesus Guiraldi “Pero decidme, hermanos míos, ¿Qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacerlo? ¿Por qué el Leer más
  • Útil no. Un texto para Inútil. +

    En un momento este texto serán solo impresiones de la obra. En ese momento apelo al lector, a que se tome uno o dos segundos para imaginarlas. Algo que no Leer más
  • Obscenidad femme fatale: resistencia y vuelta al origen +

    Orgía de recuerdos, amores, sexos, memorias, orgasmos y biografías, Sin sostén se presenta “desnudando nudos”. Reivindicación osada del deseo y su objeto. ¿En qué lugar de la vida se encuentra Leer más
  • Decir lo evanescente +

    El cielo cayéndose a pedazos. Oigo en la sala de “Dinamo” el tintineo de las gotas que desde afuera golpean sobre la chapa del techo. Adentro, la construcción de la Leer más
  • Sólo hay que ir * +

    Mi familia era muy chiquita: éramos mi padre, mi madre, una abuela –la madre de mi padre-, y yo. Mi padre tenía varias profesiones: escritor, arqueólogo, director de teatro. Mi Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA