Newsletter

Sábado, 02 Junio 2012 21:48

Cuando soñamos vemos con todos los detalles

Escrito por

Una  proyección en la pared del fondo anuncia el  nombre y el inicio de la obra. Así comienza  el viaje a veces abstracto, a veces onírico, a veces incorporal. Dos mujeres vestidas casi igual, cada una en su espacio virtual, separado por tubos de luz en el suelo. De un lado luz blanca, del otro luz rosa,  y el detalle fortuito del reflejo de cada una de ellas en el suelo.

Al principio los movimientos son  pura intensidad que  las recorre internamente dejándonos ver un movimiento in-tenso, de velocidad lenta. Algo se mueve “adentro”, algo las recorre, buscando salida o agotamiento.

Esta parte, “el principio”  por momentos  trascurre lento, pesado. Un tiempo después, esa sensación de agotamiento que logran instaurar empieza a  mutar en otra sensación, y  esa otra, es de esas  que nombramos como “algo está pasando y no entiendo qué es”.

Esta nueva sensación- pregunta,  no es algo que en algún momento de la obra pueda ser resuelto. A partir de allí, esta sensación, ya no puede incorporarse y tampoco está el deseo de que así sea. Se mantiene a lo largo de la obra. Siempre algo está pasando y no se entiende bien qué es, y, paradójicamente, es ese juego de sensaciones, el que mantiene al espectador atento, vivo, en relación con lo que ahí sucede.

En otro momento de la obra, los técnicos de  luz se convierten en asistentes de escena.  Adentrándose en la misma, vestidos con capas de lluvia modifican el paisaje lumínico  desdibujando la línea de luces que separa a las intérpretes. Pero algo queda entre ellas, una soga que ambas van a amarrar a su centro quedando unidas por esta. Desde ahí, otra danza. Una sostiene a la otra, la ataja, la arrastra, una doma, otra es domada, una vez más, el quiénes son no tiene sentido de ser resuelto.

El juego de luces, al igual que la música, cambia constantemente. Por momentos el paisaje es frío, las bailarinas algo no del todo animado. En otros, las luces te llevan a un nuevo lugar, al de los sueños, al de  los espejos.

Una luz alumbra el suelo y aparece un “espejo”, una de las intérpretes entra en él proyectando su reflejo (sombras) en las paredes del espacio.  Las sombras parecieran arrastrarnos  a toda velocidad a  los recuerdos de una vida que ya no es.

Apagones. Música electrónica al palo, luces intermitentes,  vestuarios brillantes, de “reviente”, capas de lluvia que son rotas al extremo, algo de película de terror, de soledad. Del estar  incorporada a una vida extraña, a la vida de una extraña.

De la mano, acompañada la una de la otra, pero sin mirarse y en silencio, los incorporales llegan a su fin. El título, los créditos, de esta obra de danza música luz, al igual que en el principio, son proyectados en la pared del fondo. Abstracción con contenido, abstracción que trae sensaciones en el cuerpo.

Ficha técnico artística

Idea y dirección: Quio Binetti |  Intérpretes: José Binetti, Quio Binetti, Christian Gadea, Florencia Gleizer, Vanina Goldstein, Fernando Kabusacki, Gabriela Strenberg | Músicos: Fernando Kabusacki |  Iluminación: José Binetti, Christian Gadea| Diseño: Gabriela Sternberg |  Fotografía: Natalia Palau| Asistencia Creativa: Diego Lozano.

Ana Laura Ossés

Nací el 28 de febrero de 1985 en La plata. 
Soy bailaina y me dedico al trabajo corporal desde diferentes ejes.
En los últimos años me enfoqué en la danza butoh como un campo fértil para experimentar y habilitar las posibilidades que la danza en mi despliega. 
Actualmente curso la Lic. en Artes de la Escritura en UNA, tercer año de la formación en Bioenergética junto a Orlando Zaslavasky y Equipo.
Me gusta trabajar en equipos artísticos de trabajo.
 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • No estoy vivo +

    Imagina que mi vida se me escapa de las manos porque se disfraza de días conocidos y aproximadamente automáticos donde me creo lo que siento, veo y lo que pienso. Leer más
  • Todas las fiestas las llevo en el cuerpo +

    "Si hay algo asociado siempre a la experiencia de la fiesta, es que se rechaza todo aislamiento de unos hacia otros” H-G. Gadamer: El arte como juego, símbolo y fiesta. Leer más
  • Entre vos y yo +

    Empezamos haciendo un dúo. Yo hago una rolada pegado a vos. Paso arriba. Quedás abajo. Movido por la fuerza de tu cuerpo voy tapándote. Me muevo con la menor energía Leer más
  • UNODOSTRESCUATRO +

    UNO. Mandatos internos. Mandadas al hacer. Como dos muñecas que hacen algo que no quieren. Marionetas de su propia danza, se mueven al compás de la nada. Bailan una danza Leer más
  • Tus huesos +

    Una luz. Una maquinaria. Un ovni. Llega, irrumpe, ilumina y deja ver al tiempo que oculta partes de lo que muestra. Podría ser la luz de los huesos de todos Leer más
  • El odio diario +

    “Frente al efecto cosificador de la mirada, el tacto nos proporciona la oportunidad de comprobar que el otro no es objeto sino sujeto y esto cambia dramáticamente la relación entre Leer más
  • Artilugio-Movimiento +

    Si la imagen (y/u/o la obra de arte) es una artilugio que habilita construcciones de pensamiento, y, si es EN un proceso de desmontaje que se pueden establecer cuáles son Leer más
  • Como diamantes al brillar 2 +

    Recuerdo la primera Daimón, en el TACEC de La Plata en 2017. Invité a mi mamá a ir porque no tengo auto y necesitaba que alguien me llevara. Cuando vi Leer más
  • On/Off +

    Lo mínimo: un biombo, dos intérpretes y el silencio. Comienza un dúo. Dos cuerpos pegados. Se arrastran, se doblan, se envuelven. No se despegan. Continúan el silencio, las respiraciones, el Leer más
  • “Te estoy diciendo nada” +

    Grande es el gusto de escribir sobre esta pieza chilena que se presentó en Argentina el año pasado. Grande, porque además de que soy chileno-argentina, esta pieza pone de relieve Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24

ESCRIBEN EN SEGUNDA