Newsletter

Sábado, 01 Noviembre 2014 18:08

Cambiar el paradigma

Escrito por Victoria Alcala

 

Statu nascendi (1). Dejo que las imágenes toquen mis ojos. El origen de la Tierra que gira, el volumen que configura el cosmos al rotar es análogo al movimiento de duración de toda danza existente. El hombre tiene un sueño de caída, profunda e infinita. La caída es el miedo del hombre. La caída es el vértigo que experimentamos ante el tiempo fulminante. Gastón Bachelard formula la nostalgia del vuelo del pájaro solitario de los seres humanos en una  “psicología de la verticalidad” (2). El artista sostiene el espejo que refleja al mundo (3). El hombre religiosamente nace de una caída.

Un faro, nadar como pez, volar como pájaro (4). En la obra “El ocaso de la causa” aparece un especial tratamiento de lo poético en el imaginario relativo al flotar. El giro, retorcer, suspender: una composición de efectos especulares y circulares. Dejo que las imágenes cambien mis ojos, el escenario se vuelve nítido y borroso. Los bailarines somos seres del espacio, nos movemos en la frontera del aire y del agua a contracorriente. La danza como posibilidad de belleza terrestre. El artista es un proyector que ilumina y percibe el mundo externo (5). 

Caer y resistir es la Historia de la danza. Caer con mayúscula, Belleza con mayúscula, Historia con mayúscula. Las bailarinas intentan que caiga el mundo platónico de las Ideas. “La caída es un invento del planeta Tierra” – afirman. Y dan un paso más: que el cuerpo encarne un concepto ingrávido. Intentan deconstruir el paradigma de Galilei: bailar y flotar. 

El discurrir de la materia en movimiento, la pausa. La caída de la causa. Imagen matérica en movimiento (6). Bachelard agrega: “la materia se deja valorizar en dos sentidos: en el sentido de la profundización y en el sentido del desarrollo” (1978). La obra indaga en las posibilidades de caída y de inercia; también despliega formas abstractas y orgánicas de movimiento. El hombre está en tensión entre la tierra y el cielo. La posibilidad de caer pertenece al orden sobrenatural de las cosas, refiere a otro espacio y a otro tiempo. El cuerpo es materia en constante movimiento. El peso tiene una dirección. 

Gott ist tot (7) o “Dios ha muerto”. La caída del discurso. Abstracción, bailar es como intentar no caer: durar, mirar y sentir acontecimientos, parecer lo inteligible. El cosmos es el ordenamiento que el hombre hace del mundo. El movimiento devuelve a los pájaros su eterno canto girante. Cambia la causa, cambia el efecto, se modifica mi mirada. La tierra sigue rotando pero ha cambiado su eje de traslación. El artista crea las imágenes a partir del mundo que el hombre ha inventado. Ahora, el bailarín percibe su eje en otro tiempo y otro espacio. El bailarín que flota, no cae.

1. Trad. de autor: “estado de nacimiento”.

2. BACHERLARD, Gastón. El aire y los sueños: ensayo sobre la imaginación del movimiento. México: Fondo de Cultura económica, 1958.

3 ABRAMS; M.H. El espejo y la lámpara; teoría romántica y tradición crítica acerca del hecho literario. Buenos Aires: Nova, 1964.

4 Cita extraída de un diálogo de “El ocaso de la causa”, durante la función del 24/10/14 en Café Muller.

5 ABRAMS; M.H. Op. Cit.

6 BACHELARD, Gastón. “Imaginación y materia”. El agua y los sueños. Ensayo sobre la imaginación de la materia. México: FCE, 1978.

7 N. de a. Célebre frase de Friedrich Nietzsche, de origen alemán. 

Este es un comentario para la función del 24 de octubre de “El ocaso de la causa” en Café Müller Club de Danza.

Un texto para: El ocaso de la causa // dirigida por: Caterina Mora

Ficha Técnica: En escena: Alina Marinelli y Victoria Castelvetri / Asistente de dirección: Ana Ines García / Asistente de vestuario: Estefania Bonessa / Iluminación: Aradia Reyes / Diseño gráfico + Trailer: Nacho García Lizziero / Edición de video: Javier Grufi / Colaboración artística: Fabián Gandini / Dirección: Caterina Mora.

 

 

 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La bella es la bestia. Apología de la cisura. +

    Con el hígado transpirado: así está ella, así quedamos. Andrea es en sí misma una mezcla. Mezcla de Andrea la puta de ficción, con algo –mucho- de Marina Otero, su Leer más
  • Algo me pertenece en esa obra* +

    Hoy en día, ante cualquier duda existencial y etimológica, todos recurrimos a las definiciones wikipedianas para satisfacer nuestra sed de aclarar dudas. Entonces una encuentra: “El pico, peón o trompo Leer más
  • El honesto apoyo +

    Andando el camino circular y eterno, nos encontramos durante la obra. Empezamos por verlas caminando sin parar. De diversas formas, sin avanzar. Transitan distintas calles, senderos, cauces, trayectos, empedrados, embarrados. Leer más
  • Identificación como distorsión o distorsión como identificación +

    En el ruido es una pieza sobre la distorsión, el movimiento reiterativo-expulsivo y el impulso adolescente que busca liberarse de mandatos sociales preestablecidos. La estética se compone de un espacio Leer más
  • VEO EN EL SILENCIO +

    Lo indecible es aquello que al escritor desespera, obsesiona y al mismo tiempo es aquella búsqueda la que lo mantiene con vida, en su afán de destruir el monopolio de Leer más
  • Una noche en la selva +

    Una noche en la selva Un texto para: Las hermanas diamante // dirigida por: Quio Binetti y Vanina Golstein Dos intérpretes y creadoras de cuerpo pequeño y flexible, hábiles, precisas e Leer más
  • EL DESEO SIN NOMBRE +

    Ardua la tarea de encontrar las palabras para Amaralaniñafuego. a) ¿Una primera transformación trastoca la realidad de un cuerpo humano? Tal vez no, porque evidentemente existe la posibilidad en lo Leer más
  • Velocidad crucero +

    Los lunes a la noche en Santos 4040 se está dando Estado de Tráfico de Juan Onofri Barbato. El programa indica que se trata de un grupo permanente de experimentación Leer más
  • De la danza al cáncer y del cáncer a la danza. +

    En 1987 comencé a trabajar en mi tesis para el doctorado en biología molecular y celular. Al mismo tiempo, empecé a tomar dos clases de danza a la semana. Xavier Leer más
  • El cielo de nosotros, los monstruos. +

    Érase un lugar desconocido habitado por seres desconocidos: nosotros. El cielo de los monstruos parece mostrarnos justamente el intervalo entre un primer y un segundo acto, es decir ese momento Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA