Newsletter

Jueves, 08 Septiembre 2022 14:45

Ese asunto de las oportunidades

El nuevo programa compartido del Ballet Contemporáneo del Teatro General San Martín, con dirección a cargo de Andrea Chinetti y Diego Poblete, presenta dos reposiciones de obras cortas disímiles entre sí en cuanto a su origen. Se trata, por un lado de Bolero, una obra muy reconocida, dirigida y coreografiada por Ana María Stekelman, que fue estrenada en la sala Martín Coronado del Teatro San Martín en el año 2004 para la Compañía Tangokinesis en el marco del III Buenos Aires Festival de Danza Contemporánea, y realizada posteriormente, luego de diez años, por el propio Ballet Contemporáneo del Teatro General San Martín; y, por otro lado, Fervor, una obra de creación más reciente, específicamente para el espacio del Hall Alfredo Alcón, que se estrenó durante el año 2020 y pudo realizar solo algunas funciones antes de que se declarara el confinamiento obligatorio producto de la pandemia por Covid-19.

La función inicia con la obra de Stekelman donde poco a poco comienza a escucharse la melodía del magnético y célebre Bolero de Ravel, que atrae al público alrededor del espacio como si fuera el flautista de Hamelín. Enseguida aparece en escena un bailarín al que se le sumarán luego otros tantos, varones y mujeres. Aunque es una obra creada para un escenario a la italiana, su puesta en el Hall de Teatro San Martín, no interfiere realmente con su apreciación. Se refleja un estilo al que el público del Ballet Contemporáneo del Teatro General San Martín están acostumbrados a disfrutar, donde la coreografía mantiene una cadencia continua y se puede ver a un cuerpo de baile virtuoso.

La posibilidad de presenciar la reposición de esta obra histórica, tiene un valor excepcional, ya que en oposición a otros tipos de géneros, como el ballet, por ejemplo, no es frecuente volver a ver programada una obra de danza contemporánea independiente estrenada casi veinte años atrás. En ese sentido, en lo que refiere al propio material de movimiento, en ocasiones parece evidenciarse el paso del tiempo; uno de esos momentos, justamente, es cuando se desarrolla la escena donde los hombres de la obra realizan una magnífica secuencia de folklore: el zapateo del malambo siempre tan bien maridado con el Bolero de Ravel. Esta escena deja ver la oportunidad deseosa por innovar o actualizarse que se debilita en cuanto, enseguida se acercan las bailarinas, mujeres, realizando un gesto de consuelo a esos hombres fuertes y potentes que muestran todo su vigor. 

Recordemos, desde ya, que se trata de una composición de Ana María Stekelman, creadora, directora y coreógrafa del mítico grupo Tangokinesis, que fusionaba el tango con la danza moderna e incluso el folklore. El trabajo de esta compañía marcó una época y varias generaciones de bailarines y coreógrafos. Estamos ante una oportunidad: poder presenciar en vivo en 2022 una obra histórica. Sin embargo, es inevitable plantearse la posibilidad de que, por ejemplo, las bailarinas se sumaran a ese malambo y realizaran también esa secuencia de movimiento, o directamente que la hubieran comenzado ellas o invertir los roles, sin necesariamente hacer referencia a una cuestión de géneros; al tratarse de una obra de danza contemporánea (y no de folklore tradicional por ejemplo, donde están determinados los movimientos según el género), daba lugar a imaginar otro desarrollo. Es interesante como queda tan a la vista esta cuestión de género en el material de movimiento casi únicamente por tratarse de una obra de danza contemporánea.

Como sea, teniendo en cuenta que se trataba de una reposición en un espacio y década diferente para el que fue creada la coreografía, ese momento parecía ser el de una gran oportunidad para seguir innovando. En este punto, es importante mencionar que aquí la idea de oportunidades, se refiere a un elemento latente, dentro de la obra, lleno de potencialidad.

Luego, fue el turno de Fervor, la obra de Gorostiza, que desde el minuto cero comienza con la potencia en vivo del DJ Kchi Homeless, y plantea desde el vamos, que de aquí en adelante el camino siempre es hacía arriba. Josefina Gorostiza, pertenece a una camada de coreógrafas/os surgidas/os de la Universidad Nacional las Artes (UNA), y parece tener un estilo muy claro, que lo diferencia de otros tipos de trabajos de su generación. En sus obras prevalece el movimiento, mover el cuerpo es un objetivo en sí mismo; la danza concebida necesariamente como movimiento de un cuerpo sin otro mensaje-concepto que lo sostenga por detrás, la danza por la danza misma. Y, en este caso, trabajar con un ballet estable a disposición, entrenado y con entusiasmo por bailar, es una oportunidad que sin dudas Gorostiza toma y la lleva al máximo. La obra está estructurada para lucir tanto individualidades como al grupo en su totalidad. Va del orden al caos y viceversa, pasando por distintos tipos de citas a la danza, desde el ballet clásico, el folklore, atravesando por el contemporáneo, el voguing y las danzas urbanas, hasta bailes TikTokeros, haciendo que cualquiera de esas técnicas de danza se vean tan renovadoras como vitales, y el resultado es un grupo de talentosos bailarines, coordinado, bailando, expresándose con el cuerpo, independientemente de la técnica que estén desarrollando que aquí es mencionada solo con fines descriptivos, de hecho ya no se ve cada técnica sino que se ve la danza. La obra mantiene su ritmo en todo momento, solo en la coda entrando a la última etapa de desarrollo, parece por un instante perder la fuerza de la claridad de la propuesta (que hasta en las partes de caos se ven precisas), pero enseguida retoma el control y concluye en su punto más álgido, contagiando esa energía al público.

Ambas propuestas conviven perfectamente en el programa compartido y logran ofrecer un espectáculo que acerca la danza incluso a espectadores casuales.

Las funciones continúan durante el mes de septiembre los días viernes, sábados y domingos, a las 18 horas en el Hall Alfredo Alcón del Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530), con entrada libre y gratuita.

 

Fichas técnicas. 

 

Bolero 

Coreografía y dirección: Ana María Stekelman

Música original: Maurice Ravel

 

Fervor. Hacer de la danza un acto de ardor 

Coreografía y dirección: Josefina Gorostiza

Diseño de música original y diseño sonoro en escena: Kchi Homeless (Facundo Montoya)

 

BALLET CONTEMPORÁNEO DEL TEATRO SAN MARTÍN

Dirección Andrea Chinetti

Codirección Diego Poblete

Los integrantes del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín son Constanza Agüero, Brenda Arana, Lucía Bargados, Carolina Capriati, Flavia Dilorenzo, Fiorella Federico, Paula Ferraris, Daniela López, Silvina Pérez, Eliana Picallo, Andrea Pollini, Eva Prediger, Lara Rodríguez, Ivana Santaella, Manuela Suárez Poch, Antonella Zanutto, Adriel Ballatore, Darío Calabi, Juan Camargo, Matías Coria, Matías De Cruz, Francisco De Assis, Lautaro Dolz, Rodrigo Etelechea, Darcio Gonçales, Alejo Herrera, Jonás Grassi, David Millán, Andrés Ortiz, Boris Pereyra, Emiliano Pi Álvarez, Rubén Rodríguez y Damián Saban. 

Las asistentes coreográficas son Elizabeth Rodríguez y Melisa Buchelli. 

Phs. Carlos Furman/CTBA.

 

 

Publicado en En comentarios

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Máquina procesando... ¿Cómo obra la danza? +

    Obreros de la danza o danza de los obreros, ¿cuál es la diferencia? ¿A qué o quién/es responde la construcción y ejecución de una obra escénica ligada al movimiento? Activar Leer más
  • Es algo que no sé qué +

    Es algo que no sé qué Obra: Surto Posibles circunstancias: cuando llueve mucho y se hace barro, si te metés en el mar y te quedás quieto, si entrás en Leer más
  • Cómo hacer obra con la obra +

    María sobre María abre el juego y pone sobre la mesa la pregunta: ¿cómo hacer obra con la obra? Es decir, ¿cómo montar en escena el trabajo de una bailarina, Leer más
  • Memoria de un corazón de mujer +

    La obra espera en posición escénica, las futuras protagonistas realizan pequeños gestos, luego cada uno de los seis solos irá desentramando estos indicios para conformar la red de personalidades. El Leer más
  • La pintura de Dorian Gris +

    “No se puede reducir la danza a la imagen. El cuerpo es los cuerpos, todos los cuerpo que un cuerpo reescribe en cada presente. Reescribir, reelaborar, hacer un original de Leer más
  • Entre la danza y la música +

    Tras ver “Recitaciones” de Edgardo Mercado volvió a aparecer en mí una gran pregunta de la danza ¿cómo es la relación entre la música y el movimiento? Una pregunta que Leer más
  • UNODOSTRESCUATRO +

    UNO. Mandatos internos. Mandadas al hacer. Como dos muñecas que hacen algo que no quieren. Marionetas de su propia danza, se mueven al compás de la nada. Bailan una danza Leer más
  • Les Enfants d´Isadora (o la verificación de la escritura) +

    Este año, que tantas danzas vimos por pantalla y tan pocas danzas vimos en vivo... Año abierto a la investigación, año abierto (este es un deseo) a la escritura. Este Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • Hipercomunicación genital +

    Se va haciendo la luz apaciguadamente, mientras un cuerpo desnudo y boca abajo se acerca a paso lento con movimientos de oruga. Así comienza a agitarse, de a poco, la Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA