Newsletter

Martes, 22 Noviembre 2022 14:17

Un perreito en la pared

Es jueves 22 de septiembre y estoy viendo por segunda vez el ensayo (aquí le llaman “pase”) de Tots els quadres un quadre de Paula Romero en Espai de Creació El Racó en Burjassot. La primera vez fue el lunes 19 de septiembre, hace tres días, cuando me acerqué a El Racó, espacio de trabajo de la compañía Fil d´arena porque vi en Instagram que se hacía un ensayo abierto ahí. Llegué hace pocos meses a Valencia y ya estoy batiendo mi récord de ensayos no propios en una semana. Fui a El Racó porque tenía ganas de conocer donde trabajan Isabel e Irene con quienes había compartido el Taller de Danza y Escritura que dió mi querida amiga Josefina Zuian en Botànic Espai de Dansa en Junio de este año. 

Me acerqué muy curiosa, con ganas y nervios porque dudaba si esa invitación que había visto en Instagram era también para mí. Al ratito salió Clara, otra de las coreógrafas de Fil d´arena, a darnos la bienvenida e invitarnos a pasar. Antes nos comenta que Paula nos quiere mostrar unas escenas que está trabajando pero que todavía están algo inconexas. Además, nos avisa que la obra se va a estrenar en unas semanas pero en ese momento no entiendo dónde, es decir, me pierdo un dato importantísimo para entender un site specific. 

Entramos por un pasillo finito y blanco mientras Irene nos cuenta muy entusiasmada que lo había pintado ella misma. En el piso del patio recibidor hay una tela roja gigante y en la sala está Paula hecha un bollito, también en el piso, contra la pared izquierda de la sala. Nos sentamos rodeándola pero dejando espacio. 

Yo me concentré en hacer lo que hacían las demás, sigo sintiéndome “la nueva”, porque hace pocos meses me vine a vivir a Valencia. Paula se empieza a mover muy suavemente y emerge un sonido sutil, crujiente, eléctrico y puntiagudo, ¿de dónde viene?, ¿será grabado?, ¿es ella?, ¿estará revolviendo algo?, ¿está comiendo?, ¿será ventrílocua? Paula cruje, rechina, llovizna, chisporrotea, sofríe, se estruja dentro de su enterito negro. Tormenta. Susurro. Papas fritas. Avalancha. Atlántico. ¿Metálica? Pochoclos. ¿Chao-mien?

Progresivamente mientras se va poniendo de pie Paula empieza a desarrollar su danza y su ruido. Su movimiento toma cuerpo y tiene el foco puesto en el sonido. Esa atención la mantiene presente, la hace aparecer mientras arma un colchón sonoro muy potente. Ella es potente. Se la ve disfrutando, nítida, jugando. En un momento y por accidente, eso nos lo confirma Paula después, se devela el truco. ¡Ay! ¿Será a propósito? Me doy cuenta de que prefería no saber (lindo tema para terapia). 

Me sorprendo de que sabiendo y todo, me siguen dando ganas de verla bailar. La danza de Paula la traslada al patio, ¿o a la inversa? Aparece (o me aparece) la pregunta de qué mueve a qué. Rápidamente, tan rápido que no llego a verla, Paula se mete abajo de la tela. ¡Ya sé! Esta pregunta sobre qué mueve a qué me recuerda mucho de lo que trabajamos en el Taller Objeto emancipado que dió José Ferreira en el marcó del FIMP en Oporto en 2018. Me resulta muy interesante el modo en que Paula se relaciona con los objetos, cómo logra no ubicarse por encima de ellos, sino que los trata como pares mientras se mueve a sí misma siendo consciente de su propia materialidad. Ahora que  Paula se mueve dentro de la tela ya no escucho el sonido y las imágenes, paradójicamente, se vuelven solamente visuales. Esa mancha se transforma, la devora, la mastica, la escupe, se estira. La tela toma vida propia, o ¿ya la tenía? Paula quiere meter la tela en el baño por la ventana o la tela se quiere meter por la ventana al baño. ¡Qué linda es la magia, carajo! Paula desaparece y queda la tela. 

Aplaudimos y nos sentamos a charlar. Recién en ese momento me entero que la obra se titula Tots els quadres un quadre y que es una pieza-recorrido que están haciendo Paula y EIXA para el Museo de Bellas Artes de Valencia, por encargo. Lo cual a priori no me agrega mucha información porque no conozco el Museo y porque las Bellas Artes no son lo mío. ¿Por encargo? Eso sí que es de pintores. Sabré poco y nada de Bellas Artes pero recuerdo que muchos cuadros se hacían por encargo. ¿Será habitual por acá el encargo de obras de danza? ¿Qué obra de danza encargaría? ¿Cómo hubiera sido este texto si me lo hubieran encargado? Seguramente me hubiera dolido mucho más la panza…Mientras comemos papas fritas y aceitunas y tomamos cerveza, Paula y EIXA nos comparten que el quid de su composición es hacer una obra emancipada y a la vez conectada con el Museo. 

Segundo pase. 

 

La segunda vez que vi el ensayo de Paula era jueves y no sabía que iba a volver a verlo. Estaba en El Racó para la clase de Twerk que dió Jose Zuain y Paula nos propuso hacernos “un pase”, le dicen así a los ensayos en Valencia. Esta vez antes de verla bailar conversamos mucho sobre el Museo, nos contó acerca de la distribución de los cuadros y cómo cada sala está organizada según las épocas, que bizantino, que barroco, que las vírgenes... 

Mientras miran fotos de los cuadros en el celu de Paula y las comentan, el tiempo se detiene. Me doy cuenta de que Jose está en Valencia, que no es poca cosa después de haber estado trabajando más de un año por Zoom, y de que estamos por ver juntas un ensayo después de haber movido el culo toda la mañana. Suspiro. 

Paula nos explica que las salas de planta baja son más figurativas y que a medida que subimos el museo los cuadros se vuelven más impresionistas. Ella quiere terminar su perfo en la última sala porque es chiquita, silenciosa y tiene cuadros del mar. Nos muestra uno en particular de una mujer que sostiene a su bebé en medio de una inundación mientras el agua le llega al cuello. Viendo este cuadro entiendo la complejidad de hacer una “obra emancipada”, como dice Paula, en ese contexto cargadisimo de información. Paula me anticipa que esta vez va a empezar al revés primero dentro de la tela porque estuvo pensando que quizás es el orden adecuado y quiere que le dé mi opinión. Qué diferente es sentarme a verla con toda la información que tengo ahora. 

El dia del site.

La sala es enorme, fría y hay bastante ruido. Esta vez, también como en El Racó, nos sentamos alrededor de ella pero en esta ocasión dejándole muchísimo más espacio dada la inmensidad y la opulencia de la sala. Las paredes están llenas de cuadros con mucho dorado y la sala de personas de seguridad insiste en que no toquemos ni las obras ni las paredes. 

¡Vaya tela (como le dicen acá a las situaciones complicadas o estrambóticas) actuar en este contexto! 

Paula empieza a moverse y de a poco la mancha roja se va acercando a la pared, a mi izquierda uno de los tipos de seguridad retiene el aire y parece que los globos oculares se le van a salir del cráneo. Me divierte la tensión entre la mancha y el personal de seguridad. Respira. Afloja. 

De a poco la tela nos va llevando por el pasillo, trepa por una de las esquinas libres de cuadros, interactúa con un fotógrafo distraído que un poco se asusta de encontrarse con una mancha a sus pies. Algunas personas la siguen por detrás y otras vamos corriendo por el museo para encontrarla de frente. En una de las esquina Paula rápidamente sale de la tela y comienza a caminar arrastrándola por el suelo. Corre por el patio interno del museo agitando la tela que ahora es azul generando una sensación de olas del mar. Al final de la sala se toma el tiempo de hacerla un bollito para subir las escaleras que nos llevarán a la última sala del museo. 

Somos muchxs, la sala es chiquita y además tiene dos bancos en el centro. Acá, chocolate por la noticia, tampoco podemos tocar nada. Paula está acurrucada en un racó (rincón en valenciano), se empieza a mover despacito mientras los de seguridad nos “ayudan” a acomodarnos en la sala. Me siento sobre mis pantorrillas porque quiero colaborar con el tetris pero sé que no voy a durar mucho en esta posición. 

Paula se mueve cada vez más y ahora además del sonido de su traje lo que rechina es el suelo de parqué. Antes del calambre me levanto unos centímetros del piso lo más sigilosa que puedo para sentarme en cuclillas, ¿cómo se dirá cuclillas en Valenciano? Paula sigue bailando cada vez más desplegada por los bordes de la sala hasta que en un momento apoya las dos manos contundentemente en la pared del fondo. 

¡Qué placeeeeerrrrrrrr! Mientras sonrío veo cómo el personal de seguridad vuelve a quedarse en apnea y hace fuerza para que los ojos no se salgan de sus caras. Se me escapa una risa muy tímida. Manteniendo las manos en la pared Paula empieza a vibrar desde el empuje de sus piernas. Esa soltura de carnes me traslada inmediatamente a la clase de Twerk que nos dió Jose en El Racó donde, hace diez días atrás, bailamos frenéticamente “Marianela”, mi reguetón favorito. 

Me imagino que de repente suena “Envolver” de Anitta, otro temazo, a todo volumen y todxs, los de seguridad incluidos, nos abalanzamos a poner las manos en la pared. Hay tantos cuadros que a algunxs no nos queda otra que poner las manos de lleno sobre los lienzos pero no nos importa porque estamos a puro perreito en la pared. 

 

 

Comentario para el site specific Tots els quadres un quadre de EIXA y Paula Romero para el Museo de Bellas Artes de Valencia. Sobre el proceso de ensayos en El Racó, Espai de Creació en Burjassot 19 y 22 de septiembre 2022 y la presentación de la pieza-recorrido el 2 de Octubre de 2022 en el Museo de Bellas Artes de Valencia.

Publicado en En comentarios

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La historia como gesto +

    “...esta obra es resultado de una serie de acercamientos a María Fux, bailarina y danza terapeuta argentina…” Ya estamos en el medio, entre María y María cuando se nos abre Leer más
  • Cambiar el paradigma +

    Statu nascendi (1). Dejo que las imágenes toquen mis ojos. El origen de la Tierra que gira, el volumen que configura el cosmos al rotar es análogo al movimiento de Leer más
  • Las apariencias, ¿engañan? +

    La estatua se introduce en sus primeros movimientos a partir del hilo de lana que termina por destejer el traje original de la intérprete. La sencillez de la puesta en Leer más
  • Patografías +

    Vivo. Unos años sin danza en el cuerpo. Me duele. Escucho. Confinamiento. Obligatorio. Se repite. Cuatro meses y contando… ¿Mayo 2021? Me angustio. Salgo. Me paro en el balcón nevado. Leer más
  • De Hombres Centauros +

    Silencio. Figuras que caminan por el espacio en casi una total oscuridad. Son varios, o varias. Pasos firmes, fuertes. Luego una luz cálida que ilumina un cuerpo desnudo. Esas figuras Leer más
  • Tus huesos +

    Una luz. Una maquinaria. Un ovni. Llega, irrumpe, ilumina y deja ver al tiempo que oculta partes de lo que muestra. Podría ser la luz de los huesos de todos Leer más
  • Una acción política de resistencia +

    Es la definición que da Jimena García Blaya, con respecto a la edición online del Festival Internacional de Danza Emergente (FIDE) en el contexto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio Leer más
  • La cuestión +

    La cuestión Obra: Lejos El equipo de correr esta vez incluye los sueños. Lo que, por voluntad genética o divina, ella es. Lo que quiere ser. Lo que pudo ser Leer más
  • De cómo estar con otros +

    Estar con otros es ir a ciegas al encuentro. Alejarse ante una determinada situación, tomar una postura, luego cambiarla y volver al ruedo. Cubrirse y descubrirse el cuerpo, las emociones, Leer más
  • Lo que importa es moverse +

    Lo que importa es moverse / El travelling es una cuestión de moral* Un texto para: DURAMADRE // dirigida por: Juan Onofri Barbato I. Es tal la intensidad de la interpretación y Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA