Newsletter

Jueves, 13 Enero 2022 20:01

Como diamantes al brillar 2

Recuerdo la primera Daimón,  en el TACEC de La Plata en 2017. Invité a mi mamá a ir porque no tengo auto y necesitaba que alguien me llevara. Cuando vi de qué se trataba la performance - una persona haciendo boxeo de sombra sobre un cubo negro gigante, mientras otra, atada al cubo, lo giraba sobre su eje - le dije a mi vieja: cuando quieras, nos vamos. Me respondió: eso sería una falta de respeto. 

Nos quedamos. La obra nos fascinó. 

Al volver, mi madre me preguntó qué quería decir todo eso, me hubiese gustado haberle dado una respuesta inteligente y sagaz pero le dije que no sabía todavía.   

Tiempo después escribí un texto. La performance nos ofrecía un espectáculo antiguo: un combate, cuya particularidad residía en que se libraba contra adversarios incorpóreos. 

Noviembre, 2021. La segunda Daimón tiene lugar en la Federación Argentina de Box. Sobre el ring sin cuerdas, Karen Carabajal vuelve a hacer boxeo de sombra. 

Hay un palco en el piso superior. Me dirijo hacia allá y mientras camino hacia las escaleras, me doy vuelta. Sobre la pared, la sombra de la luchadora. La imagen me deslumbra… por su tamaño inmenso, porque no lo esperaba, por el contraste entre la pared clara y la sombra oscura, porque parece provenir de otra persona… 

El vestuario de Karen es un jean y una remera ajustados, su pelo larguísimo está recogido en un rodete; aros y joyas doradas la adornan. La sombra prescinde de estas marcas de lo femenino. Delinea un cuerpo en acción. Como si lo que se proyectara fuera, no el cuerpo singular de Karen Carabajal, sino un arquetipo. La imagen, sin embargo, no es una ilusión - esto no es teatro de sombras - sino una de las potencias que ese cuerpo proyecta.  

Luego de 50 minutos Karen se detiene, respira. Se prenden las luces del cuadrilátero, las sombras desaparecen. Sube a escena Valeria Fontán, la físicoculturista que en la primera versión de Daimón movía el cubo negro sobre el cual la boxeadora saltaba. Esta vez, solo manipula el peso de su compañera mientras habla. 

Describe la performance anterior, cuenta, entre otras cosas, que a las deportistas como ellas, suelen denominarlas con palabras como torta, tortillera, lesbiana y demás epítetos por el estilo. 

De la oscuridad a la luz, de una a dos, de movimiento a narración, las sombras también hacen un pasaje: se convierten en palabra. Los arquetipos ya no se proyectan contra la pared, sino sobre el cuerpo de Valeria. 

Al mismo tiempo, la puesta en escena nos ofrece varios de sus elementos corridos de lugar, para empezar la locación. No estamos en un teatro sino en la Federación Argentina Box. Las intérpretes: deportistas de alto rendimiento devenidas bailarinas. Lo mismo el ring, ubicado en diagonal a las paredes, sugiriendo más la idea de un rombo que de un cuadrilátero. Un diamante. 

Estos pequeños movimientos dan la distancia necesaria para poder ver estos cuerpos bajo otra luz. Una luz que hace ver lo singular, el detalle, los gestos particulares, los modos de hablar. Así, el ring, tanto lugar de combate como escena de la singularidad. 

Tenía delante mío a un par de chicas con bolsos de deporte que al escuchar a Valeria se miraron. Una le corrió a la otra el pelo de la cara, la acercó y le dio un beso.

 

Comentario para Daimón de Luis Garay, Noviembre 2021

 

Ficha técnica: Daimón, de Luis Garay y Karen “Burbuja” Carabajal, dirección de Luis Garay, Festival No Convencional, 24 y 25 de noviembre de 2021, Federación Argentina de Box, Buenos Aires

 

Ph. Obra de Julio Le Parc.

 

Publicado en En comentarios

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Cherry Bomb (and the Bikini Machine) +

    “¿Por qué la oscuridad es tan seductora?” es la pregunta que leo ni bien abro el Facebook. Debajo, la foto del consultante vestido como Gary Oldman en Drácula, de Bram Leer más
  • Artilugio-Movimiento +

    Si la imagen (y/u/o la obra de arte) es una artilugio que habilita construcciones de pensamiento, y, si es EN un proceso de desmontaje que se pueden establecer cuáles son Leer más
  • Velocidad crucero +

    Los lunes a la noche en Santos 4040 se está dando Estado de Tráfico de Juan Onofri Barbato. El programa indica que se trata de un grupo permanente de experimentación Leer más
  • Desacralizar la danza +

    7 sillas. Luz roja y verde. Atmósfera. Algo empieza a sonar: el murmullo, la voz de una vieja que bien podría haber llamado a un programa de radio para contar Leer más
  • Crónica de una temporalidad danzada +

    I ¿Por dónde empiezo? ¿digo Maya Ponce, Misha Gordin, Nos, Intra-Nos? ¿Cómo estos nombres se conjugan y devienen en un mismo afecto? ¿dónde empieza la danza? Primero un brote, una Leer más
  • (NO)bvio +

    No obvio El celular sonó como todos los jueves, temprano, a horas en que no hay decenas. Esa alarma anunciaba un nuevo cada día. Lo usual devino: cepillarse los dientes, Leer más
  • ARDE LA PASARELA, TETÉ +

    En el espacio conviven escenas. Un septeto y tres solos. Uno de los solos es intervenido por un cuerpo que pareciera mantenerse al margen de “lo escénico” En el septeto Leer más
  • Crónica de una espectadora (des)obediente +

    Entramos a la sala de Café Müller con mi amiga Mailén y lo primero que observo es que hay tres grupos de sillas dispuestas para que el público se siente Leer más
  • On/Off +

    Lo mínimo: un biombo, dos intérpretes y el silencio. Comienza un dúo. Dos cuerpos pegados. Se arrastran, se doblan, se envuelven. No se despegan. Continúan el silencio, las respiraciones, el Leer más
  • Sobre la marcha +

    (Programa 1 - domingo 18 / 11) Recalculando invita a pensar sobre la marcha. El programa es diverso, pero todos los trabajos comparten la decisión de interrogar el presente, de no dar Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA