Newsletter

Domingo, 13 Agosto 2023 16:54

La paciencia es una forma de energía, una revisión crítica a los tutoriales de Twerk

Escrito por

Cómo citar este artículo. 

Zuain Josefina (2023) La paciencia es una forma de energía, una revisión crítica a los tutoriales de Twerk. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 13 de agosto.

 

La paciencia es energía de escucha y de atención porque deja entrar el tiempo. Pensarla de esta manera es una clave somática que desarma toda idea de pasividad vinculada a momentos de descanso y de no-hacer, destituyendo la imagen de que una espera aletargada media entre algo que se hace y los resultados. Esta clave somática reintegra la potencia a los procesos de aprendizaje que son, necesariamente, procesos de transformación. Variar la tarea atencional dislocando el ejercicio de valoración y evaluación de resultados finales, implica en sí darle espacio al trabajo con, entre y durante los procesos de aprendizaje.  

La paciencia es energía de espera que deshace el binomio activo-pasivo a la hora de palpar procesos de aprendizaje en danza, lo que reintegra al entrenamiento el valor de experiencia en sí, más allá de su virtuosismo alcanzado por la suma de frecuentaciones de una práctica. 

Una moda que danza

El Twerk se ha convertido en una danza de moda gracias a la gran difusión alcanzada en plataformas digitales. Circulando a través de escándalos y comentaristas, videos sugestivos y hasta un gran circuito de batallas y cursos online durante el 2020, el twerk ha devenido una moda que danza, tanto como una danza que moda. 

Se ha señalado insistentemente que la creciente difusión del Twerk ha tenido una plataforma de propulsión, aquella aparición de Miley Cyrus, cuando:


Salió al escenario para interpretar su single "We Can't Stop" vestida con un ajustado corsé que se quitó para lucir un bikini color piel plastificado y acabó bailando al estilo twerking (conocido en español como perreo), restregando su trasero contra el cantante Robin Thicke al ritmo de la canción "Blurred Lines". (González, 2013:1)  


Esto no quiere decir que dicha escena haga visible el nacimiento de la práctica, porque evidentemente muchas horas de entrenamiento previo habrá necesitado la cantante para poder hacer su show. Además de que en un videoclip anterior, ya se la había visto twerkeando “con sus amigas”. Todo esto irrefutablemente indica que el Twerk ya se estaba bailando. Sin embargo, este Jiggle, este “restregado del trasero contra Robin Thicke”, ha cambiado definitivamente la escena mundial del Twerk, abriendo discusiones, cerrando puertas y estallando sentidos de la práctica. 

A partir de ese paso simbólico que Miley Cirus representa: de la nena inocente de Hannah Montana a la joven rockstar sexy y provocativa, el twerk se convierte en estandarte de juventud y liberación, mientras abre espacios de existencia para sí mismo. Una danza provocativa y emancipadora, la danza de la revolución, una exposición erótica, un medio de exploración de la propia sexualidad, una categoría del porno y, no puedo obviarlo, una forma de danzar hiper adaptada a la pantalla vertical del celular. El estallido del Twerk fue acompasado por la publicaciones masiva de tutoriales en redes sociales, tips para mover el culo como dios manda a cargo de referentes de está danza que si no lo eran en el momento de escribir sus contenidos, se convirtieron en ello a fuerza de likes.  

Sin embargo, bailar Twerk también es una oportunidad para experimentar la paciencia como energía y es esta la pista que quiero seguir, pensando qué tipo de procesos de acercamiento a la práctica se promueven a través de tutoriales y de qué manera se juega la paciencia en la posibilidad real de la expansión de los imaginarios sexuales, la encarnación de una revolución erótica y, también, simplemente, la transformación del cuerpo por vía de la emancipación del deber ser de la carne. 

Mundo tutorial

Aproximadamente el 30% del contenido actual de YouTube son tutoriales. Tutoriales para arreglar lavarropas, lavavajillas, microondas y heladeras; tutoriales para abrir una caja, para limpiar la cocina, para resolver complejas situaciones de programación, para hacer trámites en paginas gubernamentales, para cocinar un pastel, para maquillarse, para resolver un cubo rubik, para conseguir más seguidores en Instagram. Y el summum del summum: tutoriales para hacer tutoriales. Los tutoriales no son todos iguales, su tono, su texto y su manera se encuentran entre la explicación paso a paso, detallada y útil y la lista de tips rápidos o claves indiscutibles al estilo de la literatura de autoayuda y otros textos directivos. Al fenómeno de los tutoriales, que indiscutiblemente nos ha resuelto más de un problema doméstico, se le suma algo un poco más reciente y que ha provocado un gran giro en las redes sociales (con el impulso de tik-tok) hacia la creación constante de contenido audiovisual en el formato de shorts y reels, que duran menos de un minuto y aun así pretenden comunicar reglas de acción. 

Dentro de este gran universo de videos cortos que pueden entretenernos el día entero, y que no podríamos ver en su totalidad ni siquiera a lo largo de una vida, existen los tutoriales de Twerk. No pretendo aquí revisar o reponer el archivo de los tutoriales de Twerk existentes, tampoco detenerme a analizar puntualmente el modo en que han sido creados por cada quien. El objetivo es pensar de qué manera los soportes a través de los cuales circulamos conocimientos determinan la morfología, el tono y el alcance de los mensajes. Aquello que McLuhan y Fiore llamaron “el masaje”, la manera en que nos toca el medio como tal (1987), la indiferenciación soporte-texto y, puntualmente, qué nos hace el tutorial de Twerk, ¿qué cuerpos hacemos a través de tutoriales?, ¿qué tiempos cultivamos para nuestras prácticas cuando las mismas nos son transmitidas en pocos minutos de un montaje sin fracaso? 

A grandes rasgos, podemos decir que los tutoriales de Twerk duran entre dos y cinco minutos y en muchísimos casos superan el millón de visualizaciones. A veces aparecen otro tipo de contenidos en los mismos canales en donde encontramos sobre todo tutoriales, pero que son de la familia de las clases online, dichos contenidos tienen entre treinta minutos y una hora de duración, y en principio los distinguiremos de los tutoriales por los tiempos de trabajo que proponen. El tutorial es una cápsula de video de corta duración en la cual se explica como hacer algo. En el caso del Twerk, suelen estar organizados por lo que se llaman “pasos”, técnicas y/o conceptos. Específicamente los tutoriales se enfocan en una o dos de estas habilidades y/o sus combinaciones: up-down, bubble, jiggle, tik-tok, cyclon, booty-clap, entre otras. 

No podemos negar que el estallido del Twerk ha hecho especial sinergia con los dispositivos de autorreproducción y autodifusión que fueron, crecientemente, instalándose en las dinámicas sociales de la actualidad. Una actualidad muy tiktokera, instagramera, online y en la cual mostrar el culo levanta las métricas de forma considerable.

Si bien sostengo que la difusión de la práctica y la creciente incorporación de esta danza en la vida cotidiana se debe principalmente al placer físico que la misma genera, no me es posible soslayar el hecho de que se ha convertido (tanto desde la burla, como desde la calentura del voyeur, como desde la autoerotización) en una danza de moda. Y tampoco me es posible soslayar que esto ha sucedido muy rápidamente.  

A lo largo de la historia, vemos que las danzas de moda que circulan y se difunden con velocidad e impacto, suelen estar asociadas a temas musicales, de hecho, más bien son composiciones coreográficas que ilustran literalmente una composición musical. De hecho, yendo lejísimo, así se han difundido las danzas cortesanas, estableciendo coreografías específicas que ilustran piezas musicales, lo cual también representaba un saber danzado que definía pertenencia de clase (Zuain, 2022). Cuando hablamos de literalidad en composición coreográfica nos referimos a la relación punto a punto con los ritmos, las texturas y la polifonía de la música, nos referimos a un tipo de composición kinética que ilustra la música. Cuando una coreografía se pone de moda, la danza se acabalga a la difusión musical que cuenta hace muchas décadas con un circuito mainstream que la mueve y, si nos remontamos a siglos atrás, cuenta con un sistema convencional de escritura que ha permitido y facilitado la difusión de sus estructuras compositivas. El acabalgamiento entre danza y música ha implicado, en muchísimas ocasiones, una sinergia en la difusión de ambas como partes inseparables de una misma cosa: vals, pavana, chacarera, por nombrar algunos ejemplos. 

El caso del Twerk es diferente, principalmente porque no se trata de una danza asociada a una música (por más que muchos estudios confunden Twerk con Reggaeton) y mucho menos una danza que circula como coreografía anclada a una tema musical específico (a excepción de los challenge, fenómeno que analizaremos en otra ocasión) y ni siquiera a un solo estilo de beat. El Twerk, como habilidad y conjunto de técnicas que permiten el desarrollo de movimientos sutiles con la cadera y las nalgas es un fenómeno singular, que da cuenta de características específicas también acerca de las vías en las cuales se difunden danzas hoy por hoy y la velocidad que alcanza su circulación. Redes sociales, reels, tutoriales, breves notas que relatan micro escándalos mediáticos, el Twerk circula a la velocidad de la actualidad. 

 

La paciencia es energía: procesos de aprendizaje, procesos de tiempo 

No se incorpora una práctica escuchando algo al respecto durante unos escasos dos minutos de una larga vida. De los procesos de entrenamiento y aprendizaje del Twerk he podido comprobar que las personas transforman su autopercepción porque transitan, atienden, tocan y mueven espacios poco conocidos de su propio cuerpo, porque encuentran posibilidades corporales infinitas en zonas que tendían a ser presentadas como un bloque indiferenciado. 

La transformación está en todo vinculada a la sexualidad: sacudir genitales, estudiar sus conexiones, entrenar sus expansiones y posibilidades musculares, lubricar articulaciones, disociar esfínteres de otros músculos, es parte de lo que se trabaja técnicamente para lograr que las carnes vibren, una experiencia que es en sí misma reveladora. 

Entrenar Twerk ofrece una experiencia totalmente “diferente” del propio cuerpo, no tanto como una ontología de lo experiencial, sino como una relación y un sistema de relaciones de partes que se transforma al ser abordada al bies del culo, movimiento atencional que desarma la imagen corporal construida a lo largo de la vida. “Lo diferente” en esta práctica se constituye como una experiencia que renueva la vida cotidiana del cuerpo organizado en la cara como centro simbólico, identitario y presencial. 

Fedora Aberastury sostuvo en la década de los ochenta que “estábamos debilitados por el exceso de todo”. Esta afirmación puesta en perspectiva puede parecernos una mirada excesivamente pesimista de su propia época. Es tentador afirmar, sin embargo, que ahora sí estamos debilitados por el exceso de todo. Esta tentación da cuenta de cómo cada época se juzga excesivamente tanto como se celebra autodefiniéndose como una etapa evolucionada de algún pasado “en todo” peor. Sin embargo, las cosas son, en principio, más complejas. Es necesario desglosar este tipo de afirmaciones, que, al mismo tiempo que albergan lo que Ranciere llama la buena voluntad del intelectual, incapacitan de forma generalizada a todxs y cada unx. Y en una trama compleja y excesiva existe, se difunde, se piensa, se discute, se promociona y se practica Twerk. 

La sensación de exceso de cada presente, podría estudiarse al interior de las dinámicas cotidianas, los modos de vida de cada persona, en cada territorio, desde y a partir de cada cuerpo. De nuestra actualidad y experiencia vemos que, en principio, si un exceso se ha instalado en nuestras vidas recientemente ese es el video corto, el reel y el tutorial, por ello, pretendo abrir una lectura de sus “masajes”, de las maneras en que hacemos cuerpo a través de estos modos comunicación. En principio, estoy convencida de que para poder crear nuevas posibilidades, es necesario habilitar procesos de desaprendizaje, que desarmen tanto los cuerpos, como las claves de lectura de las experiencias y los imaginarios sobre y con los cuales sostenemos nuestros modos de existencia. ¿Qué posibilidades de transformación se habilitan a través del consumo del video corto, el reel y el tutorial, por ejemplo a la hora de intentar bailar Twerk?

Volviendo a Fedora Aberastury, creadora del Sistema Consciente para la Técnica del Movimiento, sostuvo que "cada unx de nosotrxs puede hacerse cargo de lo que representa su propia humanidad, cada unx puede mostrar las imágenes con las que desea ser representado" (2014:11). Para Fedora, el objetivo de la práctica de los ejercicios que conforman el Sistema Consciente… era elaborar mecanismos de escucha que permitieran acceder a la propia humanidad que habita en cada unx. Experiencias de (des)aprendizaje que fueran capaces de tejer nuevos sentidos en torno a las sensaciones y con ello nuevas sensaciones y posibilidades de estar en el mundo. Le debo a Fedora la frase que titula este texto: La paciencia es una forma de energía.  

Nunca tomé clases “de Fedora”. Sin embargo, sé que su método de trabajo ha estado presente en casi todos los espacios en los cuales me fui “formando” en Argentina. Algunos puntos claves de su sistema incluyen las manos, la lengua y las manos como lenguas, la exploración de las formas en que podemos percibir la conexión ano-boca, la respiración y el desmontaje de la idea de que relajación es sinónimo de inactividad total. A través de la lectura del libro que reúne sus escritos, el cual fue redactado después de su muerte por tres de sus discípulas y publicado por Editorial Leviatán en 1991, intento comprender qué y cuánto de Fedora hay en mi, en mi modo de bailar Twerk y en mi modo de coordinar un espacio para la práctica de una danza de moda la cual transmito al bies de las técnicas somáticas. 

Fedora ha decidido no hablar de método ni de técnica. Esta posición es destacable, no sólo en sí misma, sino también leída en el contexto en que desarrolló su trabajo. Hoy por hoy es menos común y suele parecernos un poco absurdo cuando alguien se anuncia al mundo de la oferta de clases de danza con la autoría de una “nueva técnica”, la registra en copyright y la “vende”, sin embargo, la etiquetación de métodos y técnicas ha atravesado el siglo XX y organiza la historia oficial de danzas, instituciones, biografías y técnicas somáticas. Y si bien palpamos en Fedora la intención de establecer una marca registrada, es interesante pensar de qué manera construye ese nombre. Sistema Consciente para la Técnica del Movimiento desplaza dos nociones regentes en otras áreas: el método que define un paso a paso y la técnica que pule la forma. La palabra Sistema nos anuncia el objetivo del desarrollo de circuitos y transducciones, la puesta y apuesta por las relaciones entre partes, zonas, sensaciones, imágenes y representaciones de un si mismx, como forma de reconfigurar la energía que hace cuerpo. El componente de lo Consciente aquí tiene que ver con el uso del lenguaje, abarcar la condición poliédrica de la experiencia es factible a través de la insistencia y la metamorfosis de la lengua, en cada ensayo de acercamiento a través del lenguaje a una práctica que no define ni la metodología paso a paso, ni la buena forma a la cual hemos de arribar. Entiendo que aparece como consciente, no tanto porque el lenguaje sea el medio de la clarividencia, sino porque la suma, la repetición y la variabilidad que implica el volver a hacer una investigación somática va dando consistencia a la experiencia de aprendizaje que es siempre un proceso de transformación. La tercera parte de este largo nombre dice que este sistema consciente es para la Técnica del Movimiento, lo que nos da la pauta de que Fedora busca algo muy diferente a la forma cuando habla de la cuestión técnica. La técnica aparece como una herramienta del movimiento y el movimiento no es únicamente una danza que representa otra cosa, de hecho, la técnica del movimiento puede ser para el canto, puede ser para la escritura, puede ser para la danza, porque lo que principalmente acompasa es la posibilidad de hacer(nos) un cuerpo creador de sus propios modos de moverse. 

Dentro del Sistema Consciente… emerge la clave somática que transforma el modo en que pensamos la paciencia. La paciencia es energía de escucha y de atención porque deja entrar el tiempo. La paciencia es energía de espera que deshace el binomio activo-pasivo. La paciencia va a otorgarnos un conocimiento desconocido, una experiencia de (des)conocimiento que habilita vías de transformación. 

La paciencia como forma de energía tiene mucho menos que ver con la aceptación, la resignación y el sostenimiento de un “yo soy así”, porque asume que el movimiento provoca cambios o, insistiendo en algo ya dicho: todo proceso de aprendizaje es un proceso de transformación.

 

Tocar el cuerpo con la lengua

Fedora sostuvo que el lenguaje permite metabolizar la técnica, lo que significa que el lenguaje (lo que se dice, lo que se escucha, lo que se traduce, en suma, todo lo que se comparte durante una práctica) facilita la asimilación de la experiencia como modo de transformación del cuerpo. Me interesa la imagen del metabolismo, porque abre dos vías simultáneas al proceso de hacer(nos) un cuerpo: incorporar y desechar, vectores que actúan tanto juntos como uno sobre el otro. Las técnicas somáticas hacen uso del lenguaje no solo como orientador de la atención sino también como vía de contacto. Con el lenguaje es posible tocar los huesos, tocar las imágenes que componen los imaginarios de nuestros propios cuerpos. 

Tocar el imaginario a través del lenguaje es una apuesta por la vía doble que abre la metabolización: incorporar y desechar durante la escucha son procesos que se dan simultánea e indistintamente y que producen al mismo tiempo una asimilación que transforma y hace cuerpo. Y esto implica que los procesos de metabolización son diferentes cada día y en cada práctica. 

Mientras Fedora desarrolla su Sistema Consciente... disuelve las fronteras que separan las manos del pensamiento, disuelve las fronteras entre el placer y el pensar:  


Ya no existe ruptura entre mis manos y el Sagrado lugar del Pensamiento que piensa; esa ruptura que impide crear con el placer que se produce cuando la palabra del pensamiento creador nos recorre desde todos los ámbitos existentes. (Aberastury, 1991, p. 13)


Aquí reside una clave crítica a la idea de cápsula mágica de transmisión de un saber. Un riesgo de exceso de entendimiento que los tutoriales componen como mensaje y en cuanto características específicas del soporte obturando la noción de proceso como tal, reponiendo las fronteras en placer y pensamiento. El tutorial tiene la cualidad de dirigirse hacia la resolución de un problema, la explicación paso a paso de lo que hay que hacer para hacer algo bien forma parte de su modo de escritura y es su mensaje principal. Sin embargo, las personas que trabajamos con el cuerpo sabemos que el entendimiento no es la única, ni la mejor vía para transformar hábitos y hacer procesos de aprendizaje. De hecho, en muchas ocasiones el perderse aparece como una clave epistemológica para el saber de las prácticas de danza, las técnicas somáticas y la improvisación (Bardet, 2022; Paxton, 1987; Feldenkrais, 1972). 

La ficción de claridad del mensaje se sirve del soporte reduciendo la complejidad que se implica en la práctica. Quiero decir, el tutorial de danza es de por sí un medio limitadísimo y, en cierto punto, limitante, porque lo mismo dicho siempre de la misma manera, no permite transformar el abordaje, crear y acceder a nuevos imaginarios para crear nuevos cuerpos. Repetición, lenguaje, práctica, aproximaciones e insistencias, imaginarios que ponen en movimiento llevan a Fedora a sentir que a lo largo de los años de practica e investigación: 


He desarrollado mi capacidad de atención para adquirir el medio que me permita llegar a mis voluntades más queridas. (Aberastury, 1991, p. 13)


La atención como capacidad entrenable es fundamental para entender el trabajo que se realiza y que proponen realizar las técnicas somáticas, herramientas fundamentales e insoslayables para pensar todo tipo de danza y trabajo corporal hoy por hoy. En Fedora, como en Feldenkrais y otros, los procesos son pensados, entendidos y asumidos como de trayecto no lineal, de modo tal que se invierte esa intención punzante que, por ejemplo, aparece reforzada por la noción de tutorial. 

 

Cada tutorial es una forma de publicidad

Para avanzar en nuestra tarea no podemos obviar la condición de circulación de los objetos a los que nos estamos refiriendo. En la mayoría de los casos, los tutoriales de Twerk son formas de publicidad. La repartición entre contenidos gratuitos y contenidos pagos que, por otro lado, hacen sinergia entre sí, ha convertido la propaganda en un falso contenido “de regalo”. Creo que aquí tenemos un problema. La idea del tip, del tutorial, del DIY, puede ser útil, necesario, divertido, posible, pero es de por sí muy limitado. ¿Qué políticas pedagógicas se tejen a través de los tutoriales? ¿Qué entendemos por artista, práctica, entrenamiento, exploración, técnica, cuerpo, relaciones, vergüenzas, sexualidad, danza, Twerk, historia, escritura, archivo, saberes, cuando nuestra circulación es en y con tutoriales?

La lógica de funcionamiento de la publicidad no es la misma hoy que hace pocos años atrás. Al revisitar las reflexiones de Berger, por ejemplo, podemos palpar los grandes cambios que se han operado en lo que entendemos por publicidad: 


La publicidad es algo esencialmente sin acontecimientos. Su campo de acción es justo aquel en el que no ocurre nada. Para la publicidad, todos los acontecimientos reales son excepcionales y les ocurren únicamente a los extranjeros. (Berger, 1972, p. 84)


En una circulación en redes sociales basada en el acontecimiento como tesoro a encapsular en pocos minutos de video, imágenes y relatos, con la intención de viralizar el mundo con el registro de “lo real”, de “la vida personal”, la publicidad ha dejado de ser el escenario de lo excepcional para convertirse en la puesta en escena de la intimidad. Un video en el cual Rosalia prepara un sándwich para su desayuno, es visto por millones de personas, compartido, reproducido una y otra vez. El video que reproduce la vida privada de la cantante, vida privada que podríamos preguntarnos si es efectivamente privada, si está siendo teatralizada y otras cuestiones más, es, principalmente, una publicidad de Rosalía. La publicidad aparece hoy situada en el aquí y ahora, reponiendo el concepto de aura al instante “original” (Benjamin, 1987). Berger había pensado que la publicidad se encontraba “situada en un futuro continuamente diferido, excluye el presente y con ello elimina todo cambio, todo desarrollo” (Berger, 1972, p. 84). De hecho, la publicidad presentaba, según el autor, una imposibilidad de la experiencia, porque todo lo que ocurría en el mundo de la publicidad ocurría fuera del mundo real. El tipo de publicidad al que Berger se refiere sigue existiendo hoy por hoy, pero, las redes, la autopublicidad y la vida en streaming han cambiado las narrativas y las experiencias que la publicidad no solo vincula a lo real sino que ofrece como experiencias posibles. En este amplio espectro se encuentra un tipo de publicidad específica: el tutorial. 

Tutorial: pequeña exposición oral, intercalada con imágenes dinámicas y ejemplos exitosos, que explica cómo se hace algo, componiendo la sensación de que se hace de UNA manera. ¿Es capaz un tutorial de provocar una emoción? 


Emoción, palabra que define lo más profundo dentro del mundo de la creación. También ella, en sí misma, es una palabra que representa un cuerpo físico y exige la motivación de los adjetivos para que las imágenes sustantivas adquieran la verdadera representatividad y reciban un valor como elemento de comunicación expresiva, en la definición de los cuerpos físicos por medio de adjetivos que expresan un movimiento emocional, radica el código particular de un movimiento que se establece como medio de comunicación con el que cada ser, en particular, trata de rescatar, desde su experiencia más profunda, las infinitas gamas de posibilidades de comunicación que se pueden establecer con el prójimo. Aquí, los códigos particulares juegan un rol en cada ser, que se expresa por ese medio posible  su alcance, y lo que es admirable es que cada uno vaya buscando a través de la vida, el lenguaje que lo identifique con su propia naturaleza. (Aberastury, 1991, p. 16)


Fedora insiste en la idea de que el Sistema Consciente… es un acceso de trascendencia que permite entrar en contacto con unx mismx, para “hacerse cargo de todo aquello que representa nuestra humanidad personal, en los momentos en que debemos manifestarnos con nuestras voluntades”  (Aberastury, 1991, p. 16). Estoy convencida de que ese acceso de trascendencia, esa transformación profunda de los modos en que estamos en el mundo, puede hacerse a través del Twerk, incluyendo, como ya he dicho en otras ocasiones, las dimensiones de lo ridículo, lo bizarro, lo erótico, lo grotesco y lo sexy durante una práctica que requiere de mucha paciencia. 

Me preocupa qué escribimos, para quién y qué políticas se hacen a través de dichas escrituras. Considero necesario pensar cómo nos hacemos cuerpo y sobre qué potenciales nos montamos para hacer dinámicas de trabajo, enseñanza, autoerotismo y exposición. Coincido con val flores cuando nos dice que hace falta pensar: 


sobre los modos en que (des)organizamos la vida, el lenguaje, el cuerpo, la escritura, el activismo, el amor, el sexo, la ciudad, el coger, es animarse a escribir sobre los modos en que se constituye y se desbarata el poder neocolonial y sus procesos de sujeción en el tejido celular de nuestra propia subjetividad. Pensar los procedimientos mediante los cuales (nos) hablamos, es también ser reconstructorxs de un archivo de la insubordinación sexo-genérica que ha sido borrado de la cultura pública. (flores, 2017, p. 233)


Encuentro en el Twerk la potencia de ese gesto capaz de (des)organizar la vida, el lenguaje, el cuerpo, la escritura, el activismo, el amor, el sexo, la ciudad y el coger. Un gesto que, al mismo tiempo, es capaz de sacudir (algo) de lo que determina (algo) de lo que hacemos y, así, plantear nuevas posibilidades de organizar, tensar y friccionar las relaciones que nos habitan y que habitamos. El culo tiene esa potencia porque sostiene como mínimo un sistema de repartición moral del cuerpo que jerarquiza sus partes, entre otras cosas, ubicando en un plano superior al pensar y en un plano inferior la sexualidad. Es por ello que afirmo que sacudir las carnes del culo permite hacer nuevos cuerpos que transiten hacia nuevos mundos.  

¿Son los tutoriales formas de escritura? Los clips de corta duración en donde tanto exitosa como fracasadamente, se movían culos en primera plana fueron un contenido de circulación viral hace poco menos de una década. Y ese contenido hizo sinergia con la emergencia de tutoriales, ambos tipos de cápsula de contenidos forman parte sustancial de la amplia difusión que el Twerk tuvo entre 2013 y 2023. La lógica del tutorial aplicado a la danza ya existía, pero algo se puso en ebullición al encontrarse ante los culos en movimiento. Didi-huberman sostiene que ante la imagen estamos ante el tiempo (2006). Podríamos sumar que así como ante la imagen estamos ante el tiempo, ante el tiempo estamos ante lo viviente y ante lo viviente nos encontramos frente a frente con la sexualidad, mucho más aún cuando esa imagen es un culo.


Toda acción humana encierra un acto físico y emocional y es muy difícil que dentro de su cuadro psicofísico, el hombre actual, sin una profunda disciplina de conducta, pueda realizar una acción determinada sin contraer gran parte de su sistema total. De allí una consciente labor que actúa sobre su sistema nervioso, permita ir deshaciendo las corazas corporales y psíquicas, para que no se transformen en enfermedad. (Aberastury, 1991, p. 26)


Entonces, la supuesta transparencia comunicativa que encierra la transmisión en tutoriales puede generar lo que Fedora llama una contracción del sistema total, porque elude los tiempos de escucha, de práctica y las mil opciones lingüísticas que van habilitando el estudio de los movimientos y que son la clave táctil con la cual contamos quienes coordinamos espacios de práctica. En el tutorial algo se fija, porque la fijación de un mensaje ha sido parte de la estrategia de comunicación.  

Estos procesos se ven facilitados por danzas que invitan a la disociación. Aprendí a hacer jiggle estando en cuarentena, mientras pintaba mi cuarto y escuchaba música inspiracional, al son de “mamita, qué culazo”. La combinación de una actividad que requería una atención específica: pintar la pared, con la búsqueda de la vibración, me ofreció un entorno de desafío renovador que permitió desarrollar una habilidad nueva. La renovación de entornos, imaginarios y consignas es fundamental para poder hacer procesos. Es decir, no se trata de ver diez mil veces el mismo tutorial. Incluso cuando hacerlo diez mil veces, claramente, no es lo mismo que una. 

Se trata de una frecuentación, de un abordaje poliédrico, de un tiempo que entra a la práctica para darle espacio a la transformación que es siempre producida por un proceso de aprendizaje.


Cada nueva fuerza que se desarrolla, surge y ocupa un lugar exigiéndonos una entrega particular hasta que se incorpora naturalmente en nuestra totalidad. Se va creando un pensamiento organizado. El poder de concentración que se consigue es en sí mismo una centralización de fuerzas que son la relajación de la lengua permite penetrar con sus voluntades hasta estratos muy profundos. (Aberastury, 1991, p. 28)


Parafraseando a Fedora, haciendo procesos de aprendizaje con el Twerk aparecen posibilidades guardadas en casilleros abandonados, usados quién sabe cuándo, un conocimiento que no habíamos aprendido. Una vibración. 

 

 

Bibliografia citada.

Aberastury, F. (2014). Escritos. Sistema consciente para la técnica del movimiento. Leviatán.

Bardet, M. (2022). Perder la Cara. Editorial Cactus.

Berger, J. (1972) Modos de Ver. Gustavo Gili. 

Feldenkrais, M. (1972) Autoconciencia porel movimiento. Ejercicios fáciles para mejorar tu postura, tu visión, imaginación y desarrollo personal. Paidós.

flores, v. (2017). La intimidad del procedimiento. Escritura, lesbiana, sur como prácticas de sí. La plata: Editorial Popova. https://www.bibliotecafragmentada.org/la-intimidad-del-procedimiento/ 

McLuhan, M. y Fiore Q. (1987) El medio es el masaje. Un inventario de efectos. Paidós.

Paxton S. (1987) Improvisación es... En Revista Contact Quarterly, vol. XII, N° 2, primavera/verano '87. (Traducción de Alma Falkenberg y Vicky Abramovich).

Zuain, J. y A.A.V.V. (2023) Salón de baile Palacio Errázuriz Alvear. Aproximaciones al espacio desde la danza. Segunda en Papel Editora. 

 

Josefina Zuain

El tema del ser es para mí un tropezón asegurado. Bailo y escribo, bailo y estiro, bailo y no bailo. Me gusta decir: soy bailarina y escritora. Escribo, escribo, escribo... bastante compulsiva-mente.

Tal vez todos mis textos hablan de la acción de separar y del amor. Separar como modo de re-unir, re-condensar, volver a pensar y seguir (no) siendo. Amor: mi cuerpo. Segunda es mi relación más estable y duradera. Aquí, entre amistades, casualidades, pasiones y deseo, inventamos y recreamos los modos en que podemos pensar (seguir pensando) y volver a pensar en-con-a través de la danza.

 

TODOS LOS TEXTOS EN PALABRAS

  • 1 de febrero, 2024 +

    Cómo citar este artículoEiff, Bel (2024) 1 de febrero, 2024. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 9 de febrero. Pasó una semana desde Leer más
  • Improvisando danzas, improvisando apuntes +

    Cómo citar este artículo. Vilar Laura y Zuain Josefina (2024) Improvisando danzas, improvisando apuntes. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 30 de enero. Leer más
  • 24 de enero, 2024 +

    Cómo citar este artículoEiff, Bel (2024) 24 de enero, 2024. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 27 de enero. Hoy es 24 de Leer más
  • S/Cit(u)ación: Citación Situada. Borradores erótico-teórico-poéticos de una escritura parergonal +

    Cómo citar este artículoPaesani, Grazia (2024) HS/Cit(u)ación: Citación Situada. Borradores erótico-teórico-poéticos de una escritura parergonal. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 25 de Leer más
  • Hagamos pogo: una danza de colisión +

    Cómo citar este artículo Biagi, Ana (2024) Hagamos pogo: una danza de colisión. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 15 de enero. Con Leer más
  • C.U.L.O. Cultura Unida para Librarse del Oculocentrismo +

    Cómo citar este artículoDe la Torre, Julia (2024) C.U.L.O. Cultura Unida para Librarse del Oculocentrismo. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: 15 de Leer más
  • Sospechar del texto. Prácticas de escritura con Juan Dominguez +

    Cómo citar este artículoDe la Torre, Julia (2024) Sospechar del texto. Prácticas de escritura con Juan Dominguez. Cuadernosdedanza.com.ar ISSN22508708. Publicado: Leer más
  • Lágrimas de leche. Mucho más que cuarentena o el puerperio como nos gusta +

    Como citar este artículo Naser, Lucia (2024) Lágrimas de leche. Mucho más que cuarentena o el puerperio como nos gusta. Leer más
  • Crónicas de escritura, política(s) de encuentro y la búsqueda (en la voz) +

    Cómo citar este artículo. Mariné Amestoy (2024). Crónicas de escritura, política(s) de encuentro y la búsqueda (en la voz). Cuadernosdedanza.com.ar Leer más
  • No es inventar una ecuación matemática. Es diseñar. Unas lecturas concretas de No es digno de un profeta... el libro de Maria Paz Garaloces. +

    Cómo citar este artículo. Renee Carmichael (2023) No es inventar una ecuación matemática. Es diseñar. Unas lecturas concretas de Nos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA