Newsletter

Martes, 01 Octubre 2013 18:14

Decir lo evanescente

Escrito por Victoria Alcala

 

El cielo cayéndose a pedazos. Oigo en la sala de “Dinamo” el tintineo de las gotas que desde afuera golpean sobre la chapa del techo. Adentro, la construcción de la escena. La sala está a media luz, apenas se escucha la ficción de un viento sonando, templado. La bailarina se sumerge sutil y paulatinamente en la búsqueda de la materia. Constancia, insistencia e intensidad, pequeños gestos que de a poco se vuelcan hacia la acción física. Un cuerpo semi quebrado comienza a modificar su estar íntimo y cotidiano. Dedos, metatarso, talón arman un caminar a latigazos. 

La obra “Lo que queda” interpretada por Lucía Toker me impregnó de imágenes. Un solo construido en un pequeño formato fue suficiente para colmar mi imaginación de sensaciones varias ocurridas en un tiempo orgánico, suspendido y dilatado. Recuerdo las pisadas de un cuerpo potente  y capaz de desvanecerse en una calidad lenta y frágil. La danza es acontecimiento.

Ahora me encuentro escribiendo sobre lo que muchas veces en danza -y en poesía- se identifica como indecible. ¿Cómo hablar de la vivencia de una obra breve, colmada de detalles, construida a partir del valor de lo efímero y danzante? Lo no dicho es una experiencia que está más allá de toda convención social y de toda forma de expresión. Intento recuperar en estas palabras lo implícito de una escena habitada. Aquello indecible es, lo que la filosofía esencialista ha reconocido como el lugar misterioso del lenguaje. También lo que precisamente Juan Ramón Jiménez había definido como “lo que queda”, la esencia poética. Una resonancia implícita y aparente es lo que impregnó de vitalidad el suceso fugaz de este movimiento.

Entre una danza sucedida como acontecimiento azaroso y contingente y el intento de captar, aprehender y recuperar una vivencia pasada como espectadora, encuentro la paradoja de esta escritura. Mi trazo, queriendo entender el “más allá” de la danza, hacer sobre esta huella la memoria del acto de quien danza y del acto de quien escribe. Mi trazo, queriendo traer en este comentario repleto de emociones un “más acá” del cuerpo que baila, que escribe, que dice y que rebalsa para ausentarse.  

Una performance repleta de energías variadas: lo aplomado y lo liviano, lo caído y lo recuperado, la ruptura y la continuidad, la figura y la sombra, lo que cambia y lo que permanece. La danza es acontecimiento. El cuerpo es el residuo de todas esas tensiones. Se electrifican las plantas de los pies y se modifica el caminar; se retuerce el plexo y se disloca su forma de respirar; la bailarina cambia de lugar, se electrocutan sutilmente las palmas de las manos, su peso cae, el cuerpo es un vaivén y también un espiral. El cuerpo estalla, eléctrico y ecléctico, lo indecible se vuelve inasible. Lepecki: ya estamos listos para la dramaturgia, la danza es acontecimiento, la danza es la pausa que falta. Tensión, lo celebro.

El movimiento paulatinamente desaparece. Todo se ha transformado. Fragilidad, instante, lo inasible. Distensión. El cuerpo quebrado retumba en lo evanescente. La bailarina desaparece y tengo todavía conmigo su temporalidad frágil, intensa y lenta. Intento retener más imágenes pero poco a poco se disuelven. Termina la función, y con lo que permanece sólo veo el rocío sobre la calle, me queda por rememorar el contacto de los pies descalzos disolviéndose contra el piso. 

Un texto para: Lo que queda // dirigida por: Paz Ladrón de Guevara

Comentario construido a partir de la función realizada en el marco de Ciclo Vértice, Buenos Aires, Septiembre 2014.

Ficha técnica: Idea: Paz Ladrón De Guevara / Performers: Lucia toker /  Asistencia técnica: Mayra Árenzon /  Dirección: Paz Ladrón De Guevara.

 

 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Danza expresiv-a (de género femenino) +

    Danza expresiv-a (de género femenino) Obra: Tarea Cumplida Lo cotidiano es materia prima de la escena, ellas tres son mujeres de familia. En la amalgama de los roles (madres, esposas, Leer más
  • Un temporal Infinito +

    Un temporal Infinito Obra: Naufragio Inconcluso Naufraga quien queda inmerso en una inmensidad material sin límites. Naufraga y se aferra a lo que sea que tenga a mano para darse Leer más
  • La comida está servida +

    Algo de todas ellas, me hizo pensar en mi mamá ama de casa. Todo un viaje al universo femenino dentro de una casa, dentro de su casa, dentro de algunos Leer más
  • La carta robada, cosas que pasan. +

    Antes de pensar en lo que veo, me divierte, me resulta intrigante y algo pícaro. Digo que no pienso porque es una sensación en el cuerpo de curiosidad y entusiasmo. Leer más
  • Entre vos y yo +

    Entre vos y yo Obra: Azucar Empezamos haciendo un dúo. Yo hago una rolada pegado a vos. Paso arriba. Quedás abajo. Movido por la fuerza de tu cuerpo voy tapándote. Leer más
  • La Luna late desproporcionada +

    La Luna late desproporcionada Un texto para La Lengua dirigida por Leticia Mazur Una Luz puntual, subiendo de a poco su intensidad, anuncia el comienzo de la obra, dejándonos ver Leer más
  • Amor mío +

    Amor mío Obra: Villa Argüello Finalmente, esto es un mundo... Hay códigos que desconozco, la vida me es difícil. Veo y mastico modos de hacer las cosas que me la Leer más
  • ¿Estás ahí? +

    Estas son algunas reflexiones que tuve cuando vi “Cartas a mi querido espectador” a principios de este año. Las mismas permanecieron en mi cuaderno de notas, en un archivo de Leer más
  • Hipercomunicación genital +

    Se va haciendo la luz apaciguadamente, mientras un cuerpo desnudo y boca abajo se acerca a paso lento con movimientos de oruga. Así comienza a agitarse, de a poco, la Leer más
  • La pintura de Dorian Gris +

    “No se puede reducir la danza a la imagen. El cuerpo es los cuerpos, todos los cuerpo que un cuerpo reescribe en cada presente. Reescribir, reelaborar, hacer un original de Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA