Lunes, 27 Junio 2016 18:32

Benvenuti, Dubsmash.

Escrito por

 

“Que baile la nena”. Y la nena bailaba. Numerosos actos en la primaria y repetidas veces me vestí e hice unas gracias en ocasión cualquiera para mi familia. Mi parentela supera el centenar de personas, así que fue una práctica bastante usual eso de enfrentar las presentaciones familiares.

Hay quienes no lo disfrutan, comprensiblemente. Hay quienes lo padecen, lo evitan, o al menos les suscita una situación incómoda. Y que sea lo que “va a llegar” en toda fiesta o evento familiar tiene, arriesgo, numerosas anécdotas memorables.

Con esta excusa, Farra es una bienvenida para recordar esas anécdotas familiares. Con dos intérpretes “del palo del teatro”, nos descubre a dos adultos jóvenes encarnando un espíritu adolescente. Sus directoras, muy especiales para quien escribe (cursada universitaria compartida), son (podríamos decir) “del palo de la danza”, y con esto entiéndase que “teatro” y “danza” son categorías obsoletas para abordar esta propuesta.

El universo deseante de Farra construye posibles fotos de las fiestas vinculares: el vals de los novios, el insistente papel glacé motivador, el trencito que recorre el espacio, el emotivo karaoke de Whitney Houston con respectivo vestido de fiesta y tacos. El deseo de exponer la propia gracia en Farra es la razón para escenas galantes como el movimiento de la mano cual tentáculos de pulpo, o el acercamiento a un espectador para sujetarle la mano.

El deseo en acto es difícilmente clasificable. El deseo es indomable.

A veces, ese deseo se transforma en algo bizarro, producto de una apuesta redoblada: la decisión de llevar ese deseo hasta las últimas consecuencias. Claro, su voluntad por lo que hacen conmueve (al menos a quien escribe): si te involucraste alguna vez con un karaoke entonces quizás me comprendés. Bienvenida la risa.

Llego finalmente al título de este comentario, el cual hace alusión al apellido de uno de los intérpretes y al hecho de que el otro consiguió trabajo gracias a sus Dubsmash. Yo ni sabía lo que era un Dubsmash y buceando en la web encontré “Moria contra todos”.  Te invito.

Bienvenido el deseo: por la farra de este 2016 (en especial para estos días).

 

Este comentario fue escrito para la función de estreno del 7 de Mayo de 2016, en el teatro El Excéntrico de la 18.

Fotografía: Ariel Feldman.

 

Ficha técnico-artística:

Actúan: Francisco Benvenuti, Andrés Granier | Diseño de vestuario: Mariela Maffioli | Diseño de luces: Fernando Berreta | Realización de escenografia: Leonardo Ruzzante | Diseño gráfico: Xerquet-seijos | Asistencia de dirección: Tomás Trugman | Prensa: Eleonora Pascual | Dirección: Ana Gurbanov, Virginia Leanza

 

 

Caterina Mora

Soy de Fiske Menuco (General Roca, Río Negro). De pequeña iba a peñas folclóricas. Ahora a veces las visito o milongueo. Luego egresé del Prof. de Danzas Clásicas y Contemporáneas (IUPA) y después de la Lic. Composición Coreográfica, Danza-Teatro (UNA). Actualmente estudio en LEM. Como directora: El Ocaso de la Causa y como performer: Experiencia Infinita (MALBA, 2015), En Obra (2014 y 2015) y Caipirinha (2015, 2016). La escritura me sirve para ver desde otra perspectiva la práctica. Estoy convencida que su concreta bi-dimensión (del papel o de la pantalla) posibilita cierta multi-dimensión. Eso intento, o al menos, eso busco. 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La pretensión de los objetos. +

    El límite de lo inanimado, parecería ser, justamente que no puede tener movimiento propio. A su vez, no puedo pensar el movimiento de un objeto en términos que no den Leer más
  • Traspié +

    Traspié Un texto para: Sopla // dirigida por: Laura Aguerreberry - Lucía Disalvo Tropiezos, apagones imprevistos o tardíos, caídas, golpes, olvidos, interrupciones no deseadas, problemas con la escenografía y luces son algunos Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • Hábitat. +

    Hábitat. Obra: Una comedia ancestral La sorpresa no es el devenir de la tarea sino saber de repente que la tarea ya había sido comenzada. ¿Cuándo y por qué se Leer más
  • Nube Negra, mal presagio. +

    Nube Negra, mal presagio. Por: Josefina Zuain Un texto para: Nube negra // dirigida por: Florencia Gleizer Nube Negra, mal presagio: anuncia la llegada del agua pero no en términos positivos Leer más
  • Un relato adolescente +

    Un relato adolescente Obra: Se puede borrar Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, Leer más
  • La hija de la puta de la niña. +

    La hija de la puta de la niña. Obra: En Obra I. Cuentan por ahí que un día una niña irrumpió en un teatro, se puso frente a un escenario Leer más
  • El artificio de la obra escénica es realidad. +

    El artificio de la obra escénica es realidad. Obra: Embloque Si no es objeto, es cuerpo. El cuerpo, a diferencia del objeto, porta memoria, porta estados de ánimos, porta dificultades, Leer más
  • Cuerpos-mujer +

    Sesenta minutos. Cuatro mujeres vestidas solo con rodilleras y muñequeras. Caídas, espectaculares caidas. Música de Wagner. Humo. Cuatro mujeres galopan con los pelos al viento, veo el ventilador que crea Leer más
  • Habla Casandra (igual) Horda +

    Habla Casandra (igual) Horda Veo un cuerpo intentando acomodarse, adaptarse a las grietas y deformidades del mundo. Un cuerpo disputado, violentado. Un cuerpo que se agota y cae varias veces. Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9

ESCRIBEN EN SEGUNDA