Newsletter

Lunes, 27 Junio 2016 18:32

Benvenuti, Dubsmash.

Escrito por

 

“Que baile la nena”. Y la nena bailaba. Numerosos actos en la primaria y repetidas veces me vestí e hice unas gracias en ocasión cualquiera para mi familia. Mi parentela supera el centenar de personas, así que fue una práctica bastante usual eso de enfrentar las presentaciones familiares.

Hay quienes no lo disfrutan, comprensiblemente. Hay quienes lo padecen, lo evitan, o al menos les suscita una situación incómoda. Y que sea lo que “va a llegar” en toda fiesta o evento familiar tiene, arriesgo, numerosas anécdotas memorables.

Con esta excusa, Farra es una bienvenida para recordar esas anécdotas familiares. Con dos intérpretes “del palo del teatro”, nos descubre a dos adultos jóvenes encarnando un espíritu adolescente. Sus directoras, muy especiales para quien escribe (cursada universitaria compartida), son (podríamos decir) “del palo de la danza”, y con esto entiéndase que “teatro” y “danza” son categorías obsoletas para abordar esta propuesta.

El universo deseante de Farra construye posibles fotos de las fiestas vinculares: el vals de los novios, el insistente papel glacé motivador, el trencito que recorre el espacio, el emotivo karaoke de Whitney Houston con respectivo vestido de fiesta y tacos. El deseo de exponer la propia gracia en Farra es la razón para escenas galantes como el movimiento de la mano cual tentáculos de pulpo, o el acercamiento a un espectador para sujetarle la mano.

El deseo en acto es difícilmente clasificable. El deseo es indomable.

A veces, ese deseo se transforma en algo bizarro, producto de una apuesta redoblada: la decisión de llevar ese deseo hasta las últimas consecuencias. Claro, su voluntad por lo que hacen conmueve (al menos a quien escribe): si te involucraste alguna vez con un karaoke entonces quizás me comprendés. Bienvenida la risa.

Llego finalmente al título de este comentario, el cual hace alusión al apellido de uno de los intérpretes y al hecho de que el otro consiguió trabajo gracias a sus Dubsmash. Yo ni sabía lo que era un Dubsmash y buceando en la web encontré “Moria contra todos”.  Te invito.

Bienvenido el deseo: por la farra de este 2016 (en especial para estos días).

 

Este comentario fue escrito para la función de estreno del 7 de Mayo de 2016, en el teatro El Excéntrico de la 18.

Fotografía: Ariel Feldman.

 

Ficha técnico-artística:

Actúan: Francisco Benvenuti, Andrés Granier | Diseño de vestuario: Mariela Maffioli | Diseño de luces: Fernando Berreta | Realización de escenografia: Leonardo Ruzzante | Diseño gráfico: Xerquet-seijos | Asistencia de dirección: Tomás Trugman | Prensa: Eleonora Pascual | Dirección: Ana Gurbanov, Virginia Leanza

 

 

Caterina Mora

Soy de Fiske Menuco (General Roca, Río Negro). De pequeña iba a peñas folclóricas. Ahora a veces las visito o milongueo. Luego egresé del Prof. de Danzas Clásicas y Contemporáneas (IUPA) y después de la Lic. Composición Coreográfica, Danza-Teatro (UNA). Actualmente estudio en LEM. Como directora: El Ocaso de la Causa y como performer: Experiencia Infinita (MALBA, 2015), En Obra (2014 y 2015) y Caipirinha (2015, 2016). La escritura me sirve para ver desde otra perspectiva la práctica. Estoy convencida que su concreta bi-dimensión (del papel o de la pantalla) posibilita cierta multi-dimensión. Eso intento, o al menos, eso busco. 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • ENQUANTO AS COISAS NÃO SE COMPLETAM +

    Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. (Borges, 1932). En el principio fue la imagen, un cuerpo desnudo, inmóvil, Leer más
  • Retornando de la niebla +

    ¿Qué medios tienen los cuerpos de contar una historia tan oscura y dolorosa? ¿Cuántas múltiples maneras de abordar tal situación? Como una niebla es una obra en la cual el Leer más
  • nadohombrerebobi +

    Me bajé del colectivo y salí caminando para el lado contrario. Es una práctica que me viene sucediendo involuntariamente desde que llegué a Buenos Aires y que estoy empezando a Leer más
  • Crónica de una espectadora (des)obediente +

    Entramos a la sala de Café Müller con mi amiga Mailén y lo primero que observo es que hay tres grupos de sillas dispuestas para que el público se siente Leer más
  • Del arte o la máquina del tiempo +

    El instante sensible es un encuentro entre la obra y quien la mira. Esa obra, puede ser una materia suspendida en el tiempo que convoca todos los tiempos cada vez: Leer más
  • Sólo hay que ir * +

    Mi familia era muy chiquita: éramos mi padre, mi madre, una abuela –la madre de mi padre-, y yo. Mi padre tenía varias profesiones: escritor, arqueólogo, director de teatro. Mi Leer más
  • Ser mirada +

    Soy mirada, digo esto y siento lo ambiguo de la frase. Por un lado implica que desde este lugar de enunciación yo no soy otra cosa más que una mirada, Leer más
  • ¡Oh soberbio arte de la danza! ¡Oh miserable arte de la danza! +

    "Lo arbitrario corre desenfrenadamente -sin límites, libre, como imaginan nuestros metafísicos- por la factoría de los pensamientos, derramándose con una corriente de sinsentido sobre el mundo de lo real" Richard Leer más
  • VEO EN EL SILENCIO +

    "t.t.t.t.t" Lo indecible es aquello que al escritor desespera, obsesiona y al mismo tiempo es aquella búsqueda la que lo mantiene con vida, en su afán de destruir el monopolio Leer más
  • EL DESEO SIN NOMBRE +

    Ardua la tarea de encontrar las palabras para Amaralaniñafuego. a) ¿Una primera transformación trastoca la realidad de un cuerpo humano? Tal vez no, porque evidentemente existe la posibilidad en lo Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

ESCRIBEN EN SEGUNDA