Newsletter

Jueves, 01 Noviembre 2012 19:00

Paz con nosotros

Escrito por

- ¿Hace cuánto no te levantás?

- … Pienso que desde el día M... Ese día sí me había levantado. Me había propuesto divertirme. El objetivo era no parar de jugar. Por eso llamE a todos, para jugar necesitaba de todos. Empezamos con mucha calma. Juego de Manos, al estilo men-sú. Después con papel, ese de números y cOlores. De pronto pasó una chica y nos empezó a sacar fotos. Entonces se nos ocurrió jugar al juego de las estatuas, peRo en vez de seguir la música, seguíamos el click. Un poco le complIcamos las cosas a la fotógrafa porque el juego era quedarnos quietos una vez pasado ese click. Y hablo en plural porque no estaba sola...

No sé si ya te mencioné, pero fue una jornada larga, creo... Por lo tanto no todo terminó ahí. Y caímos en el “trencito” nomás, ese que llega a las 5 de la mañana en general acompañado de música brasilera. Pero no había música. Aunque a él se le ocurrió cantar en un momento algo mezcla flamenco con bolero, no recuerdo bien esa letra, pero era como un lamento, lo cual nos hizo salir del Juego.

Empezamos a correr. Como si corrieramos para alejarnos de ese domingo a la tarde, pero sin correr demasiado para no llegar al lUnes. Por momentos nos metíamos en lugares oscuros, donde se hacia díficil definir los cuerpos. Nos chocabamos y caíamos. Pero en seGuida nos levantábamos y seguíamos corriendo. A esto lo llamamos la “mancha caída”, todos entendimos las reglas tácitamente, nadie las dijo. De hecho, nadie dijo nada. Pasábamos de un juego a otro casi sin hablarnos, como si todos supiéramos lo que estabamos haciendo. Tanto nos entendimos que fijate que no puedo hablar en singulAr. Éramos como una masa. Una de esas bolas de ramas y tierra que se mueve con el viento del desierto, así nos amalgamamos. Tanto, tanto, que nos convertimos en una moNtaña, montaña humana.

Eso es lo que recuerdo.

Siempre pensé que sería lo que pensaría cuando no me levantara. Pero nunca creí recorDar. Pensé que el recuerdo se iba con la quietud. Ahora veo que no sólo queda recuerdo sino que sigo pensando. Y viendo y escuchando a esta manga de locos haciendo pOgo mientras me dicen que descanse en paz.

Un texto para: El Duelo // dirigida por: La Voraz

Bailarines: Liza Rule Larrea, Valeria Polorena,  Yesica Alonso, Federico Perez Gelardi, Franco La Pietra, Ignacio Monná, Juan Arnaldi, Juan Manuel Iglesias.

 

Laura Benitez

Formó parte del Equipo Editorial de Segunda cuadernosdedanza.com.ar desde su fecha de fundación hasta el año 2015.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Útil no. Un texto para Inútil. +

    En un momento este texto serán solo impresiones de la obra. En ese momento apelo al lector, a que se tome uno o dos segundos para imaginarlas. Algo que no Leer más
  • Todos uno y muchas cabezas +

    Lerna se propone como un intento, una prueba de encuentro y mutación que fluctúa entre la improvisación y pautas al son de gotas de agua que se escuchan caer. Nada Leer más
  • Los principios y el Final. +

    Un texto para: El Duelo // dirigida por: La Voraz I. Meditando, poetizando. Desde el principio de los principios, el conflicto que abre paso a la vida se presenta desde el Leer más
  • COMO UN CUENTO DE HADAS EN EL MEDIO DEL MAR +

    La presente reseña es una obra que he visto en distintos momentos y formatos, el video de un ensayo previo al estreno, también en el espacio antes llamado Zafra, en Leer más
  • LA SUMA DE LAS PARTES +

    “Confesamos sin tardanza que cualquiera de ambas vías nos llevará al mismo resultado” (Freud, Lo Siniestro, 1919) Arriba, una mujer-niña corre en lo alto del teatro. Parece un personaje que Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • LA VIDA EN UN SENTIDO FIGURADO +

    La rayuela como todos conocemos es un juego de niños, casilleros que inician por la tierra continúan por números que van del uno al nueve y finalizan en el cielo. Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • La pretensión de los objetos. +

    El límite de lo inanimado, parecería ser, justamente que no puede tener movimiento propio. A su vez, no puedo pensar el movimiento de un objeto en términos que no den Leer más
  • Trompe-la mort +

    ¿Cómo representar la muerte en escena? se pregunta el Grupo Krapp. Y en un intento de matar al autor, prefieren que otros respondan por ellos. Ellos interpretan las directivas dadas Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

ESCRIBEN EN SEGUNDA