Newsletter

Lunes, 11 Abril 2016 02:38

Precariedad astuta: producir sin cash

Escrito por

Harto conocida es la situación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de la producción de obra artística con pocos o hasta nulos fondos. A los artistas escénicos en particular, esta situación nos convoca desde diferentes roles (docente, estudiante, creador, gestor) y tópicos (inestabilidad de nuestro hacer, auto-explotación, precarización). No obstante, este comentario intenta reflexionar sobre una propuesta que (a mi parecer) se hace cargo de dicha precariedad. Invito entonces a releer con esta aclaración, el título del comentario. 

La pieza que me convoca se llama Tres Salazares. Dirigida por Macarena Orueta, pone en escena a dos intérpretes (amiga y hermano de la directora), asistente de dirección (amiga) y escenógrafo (otro hermano). El programa de mano deja ver el vínculo cercano, por la coincidencia de apellidos. 

Tres Salazares es una “pieza” inspirada en la figura de Luis Salazar. A modo de visita guiada, la pieza recorre tres lugares del Oceonario Club a través de los cuales oímos un relato mientras vemos esta propuesta escénica inspirada en otras obras, que justamente son las de Luis Salazar. Ahora bien: ¿quién fue realmente Luis Salazar? El personaje inspirador de la pieza podría ser una construcción ficcional, claro que sí (pienso), pero Wikipedia me corrobora que nació en Chiapas (1945) y murió en  México, D. F. (2013). También el sitio nos aporta que 

fue un artista plástico y carpintero mexicano autor de una amplia variedad de obras que atraviesan la pintura, la escultura, la fotografía, el video y las instalaciones. Por las características de sus obras resulta complejo incluir a Salazar en algún movimiento particular del arte contemporáneo, en cambio, es más adecuado encontrar elementos de diversos períodos históricos de la historia del arte occidental en convivencia sintética en cada una de sus creaciones y etapas creativas. 

Entonces, Luis Salazar es la excusa para una obra, que a modo de visita guiada nos introduce en los avatares de la vida de un artista que no conocemos, bastante ajeno a nuestro contexto. ¿Por qué sería importante conocerlo? Me hice esa misma pregunta varias veces, y creo que es el mismo recorrido que nos devela este por qué. Más allá de la grandeza del artista, lo que resulta interesante es ver el ingenio de cómo poner en escena una obra de otro, y que a su vez, tenga carácter de homenaje.

Y así he llegado al meollo del asunto: la discusión en torno a las condiciones de producción. Por un lado, el elenco que une a tres hermanos y a dos amigas. Por otro lado, la escenografía a pulmón de cosas conseguibles: papel, telas que se reutilizan en distintas escenas, un muñeco de madera, un reproductor viejo, una tele vieja, una alfombra, unos globos, un bastidor de madera. Varios elementos, todos de bajo coste.

En doble dirección, vamos conociendo al homenajeado y a quiénes (y cómo) homenajean, porque  a medida que la pieza avanza, más se nos devela lo asequible como un recurso propio de la puesta. Entiéndase asequible en relación a las condiciones de producción materiales (elementos escenográficos de bajo coste) y a las humanas (exclúyase peyorativo, entiéndase valorativo debido al “equipo de afectos” involucrado).

En un pasaje nos muestran un video editado de fragmentos de ensayos, en el cual vemos las pruebas y devenires del elenco: armado y reconstrucción de escenografía,  intento de escenas que no forman parte de la obra y otras que sí lo hacen. El “equipo de afectos”, según este video, derrocha entusiasmo por el homenajeado. Lo particular de la propuesta entonces, es que la forma que adquiere este homenaje a un desconocido da cuenta de este entusiasmo y esas ganas por evocar algo de Salazar. Un intento por sacar del anonimato al artista y reivindicarlo.

Y lo hacen a su vez, dadas las condiciones materiales de producción, usando lo precario de un modo ingenioso. En realidad (entiéndase realidad como lo que efectivamente sucede), si bien somos varios los que producimos sin cash, o al menos, poniendo de nuestro bolsillo para pagar salas de ensayo, vestuario y/o escenografía, las obras están en cartel igual. Y quizás, posteriormente, algún subsidio o beca.

A mi criterio (muy al mío) Tres Salazares no sería lo mismo con una súper alfombra, reproductor de pantalla plana, una tela distinta para cada escena, unos paneles desmontables: ¿por qué?  Porque la forma de poner en escena Tres Salazares expone sus particulares condiciones de producción.

Tres Salazares, es lo que es porque produce a partir de lo berreta (léase “berreta" como la “cosa falsificada con apariencia de legítima” [1]). Lo que motiva este escrito es que Tres Salazares expone lo que hay, lo que se tiene. Indudablemente, es un “hacerse cargo” de la situación. Se ubica así en un lugar distinto a la lógica de una visita guiada de museo, donde hay que pagar una entrada previa y uno se predispone a que “le muestren”. En Tres Salazares  entrás, entendés de a poco el formato del entusiasmo y al final te dicen que la función es a la gorra: “yapó” (chapeau).

 

Sin cash se produce igual. A nuestro pesar.

Sin cash se produce igual. Como potencia.

 

Este comentario fue hecho para la función del 15.08.15. en el Oceonario Club

 

1. Significado de berreta: http://que-significa.com/significado.php?termino=berreta

2.  Para ver Luis Salazar: https://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Salazar

 

 

Ficha técnica

Interpretación y creación: Alejandra Machuca y Sebastián Orueta | Música original y Diseño sonoro: Sebastián Ramos de la Fontaine | Escenografía: Agustín Orueta | Voz en off: Edén Bastida Kullick | Asistencia de dirección: Florencia Novo | Idea y dirección: Macarena Orueta

 

Caterina Mora

1988. Invierto intento norte en sur, sur en norte. Fiske Menuco, Buenos Aires, Bruselas, Estocolmo quizás. Intento salir a correr 20 min regularmente, no lo logro. Busco promover prácticas de lectura, de placer, de danzas como dispositivos inter-relacionales de confrontación con otre.s. Defiendo la educación formal y la institución pública. Post-master, Maestría, Licenciatura, Profesorado y Tecnicatura. Yo perreo sola. También bailo tango. Amante de "les moules frites”. No tengo Instagram y nunca entré a IKEA. 

Segunda Cuadernos de Danza es una de mis amantes.

PH: ALEXANDER ISMAIL

 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Querer y Poder +

    Dirección: Santiago Mitre y Juan Onofri Barbato En pantalla exteriores: autopista Buenos Aires-La Plata (…) subsuelo del Teatro Argentino; contraluces; cuerpos masculinos. Son siete chicos; hombros, tríceps; indumentaria deportiva; caminan, preparan Leer más
  • La bella es la bestia. Apología de la cisura. +

    Con el hígado transpirado: así está ella, así quedamos. Andrea es en sí misma una mezcla. Mezcla de Andrea la puta de ficción, con algo –mucho- de Marina Otero, su Leer más
  • Isolda Isolda (Isolda) +

    Como en cualquier grupo estable, la transformación es tan común como necesaria, sin embargo en la Argentina la renovación de cualquier grupo estable y sobre todo estatal, se concibe con Leer más
  • ANTI +

    Llego al Centro Cultural Recoleta, Antihomenaje Dadá sucede en la sala Cronopios. Recibe a los espectadores la auto proclamada Madame Dadá recitando un texto que funciona como prólogo al evento. Leer más
  • Un temporal Infinito +

    Naufraga quien queda inmerso en una inmensidad material sin límites. Naufraga y se aferra a lo que sea que tenga a mano para darse cuenta a sí mismo de que Leer más
  • Nube Negra, mal presagio. +

    Nube Negra, mal presagio. Por: Josefina Zuain Un texto para: Nube negra // dirigida por: Florencia Gleizer Nube Negra, mal presagio: anuncia la llegada del agua pero no en términos positivos Leer más
  • Nada, acá, tranca, ¿vos? +

    Comentario hecho sobre Todo Piola de Gustavo Tarrío – ¿Vos que hacías sino nacíamos en el mismo barrio? – Qué sé yo. No nacía. Estas breves líneas inscriptas en el texto que Leer más
  • Privilegios de Artistas +

    Vivimos por el dinero. Todos lo hacemos. Con el dinero compramos nuestras cosas más básicas y también nuestra felicidad. Dependemos del dinero para contar con un techo, una rutina, una Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • Danza Lubricante +

    Carla baila la danza del problema de la identidad. Eso que se construye, se edifica, se arma cada día. Eso que las fechas decoran, los vínculos engalanan y las emociones Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA