Viernes, 27 Octubre 2017 16:44

Nada, acá, tranca, ¿vos?

Escrito por

Comentario hecho sobre Todo Piola de Gustavo Tarrío

– ¿Vos que hacías sino nacíamos en el mismo barrio?

– Qué sé yo. No nacía.

Estas breves líneas inscriptas en el texto que acompaña la obra, me permitieron ingresar paulatinamente en el mundo de Todo Piola. Inmediatamente después de recibirlo, comencé a formularme posibles hipótesis.

En un espacio escénico despojado, completamente vacío, Todo Piola parte de un momento de soledad para luego convertirse en un encuentro afectivo y expresivo entre dos chicos de barrio: un chico (Eddy García) y una mujer (Carla Di Grazia) en todo este universo ficcional que se entreteje a partir de un poema de Mariano Blatt.

La historia comienza en una esquina oscura. Estos amigos de un barrio cualquiera se saludan con un “todo piola” y desde ese instante se abren puertas a un mundo inesperado en el cual la corporalidad construye y da vida al espacio. Cuerpos vibrantes que luchan, que se atraen, que juegan, que se descubren y se perciben, ambos construyen un momento de encuentro, de la posibilidad del romance donde toda fantasía es posible, desmenuzando y amplificando dicho vínculo amoroso que prima, mediante el uso de los lenguajes de la actuación y de la danza.

El mundo al que refieren es conocido: ambos intérpretes están vestidos con ropa deportiva de fútbol y son jóvenes. Pero la situación que interpretan es extraña y distinta ya que los movimientos son de una corporalidad comprometida . Construyen el espacio ficcional a partir del relato y lo completan por medio de las acciones físicas que involucran caídas y recuperaciones, contactos entre ellos, resistencia y grandes despliegues.

Además, ellos no están solos: en este ámbito imaginario, el repertorio de canciones de Guadalupe Otheguy es diverso y su presencia en escena confluye en la acción, no para promover la evolución de la narración, sino como una manera de adentrarnos en ese universo fantástico y efímero.

Sobre el final, se produce el retorno inicial a la soledad; ese encuentro fugaz e ilusorio de un estado de imaginación desatada ha cesado definitivamente, como si todo hubiese sido un sueño y la situación primigenia volviera a sucederse.

Retorno que también produjo después de un tiempo prolongado, que siga pensando y escribiendo sobre esta obra.

Este comentario fue construido a partir de la función de Todo Piola, vista el día viernes 8 de mayo de 2015 a las 23.30 hs. en el Teatro del Abasto (Humahuaca 3549).

 

 

 



Carla Galvalice

Nací el 2 de Abril de 1991 en Chivilcoy. Mi influencia con la danza comenzó desde muy chica en mi ciudad natal. A mis 18 años vine a vivir a la gran ciudad para estudiar Artes Combinadas en la UBA, carrera que estoy terminando junto con el profesorado. Además, continúo mi formación con diferentes profesores en danza contemporánea y teatro. Me interesa fusionar la escritura, experiencia que vengo realizando desde el ámbito de lo académico, con la danza contemporánea hoy en día. Actualmente, dicto clases de elongación. 

Lo último de Carla Galvalice

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • En primera persona +

    Yo, vos, nosotros, recuerdo. Son las palabras que me resuenan de las dos obras de Celia Argüello Rena, actualmente en cartel: “Azúcar” y “Villa Argüello”. La subjetividad aparece en escena, Leer más
  • ¿Estás ahí? +

    Estas son algunas reflexiones que tuve cuando vi “Cartas a mi querido espectador” a principios de este año. Las mismas permanecieron en mi cuaderno de notas, en un archivo de Leer más
  • LAS BESTIAS o machacando una idea +

    Las acciones son hechos, ideas. Miguel Ángel Bustos, en una nota dijo sobre su escritura; pintar el verbo, es mi obsesión. Han pasado dos meses desde que fui a ver Leer más
  • Hilvanar memorias +

    Es con tu aguja y con tu hilo que hilvano en mi, resonancias entre tu historia y la mía, danza. Quizás ya sea una rareza empezar a escribir un texto Leer más
  • El Rastro (1) +

    Un texto para: Qué azul que es ese mar // dirigida por: Eleonora Comelli Algunas veces logro percibir el paso del tiempo sobre mi cuerpo. No llego aun a los treinta, Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • De mujeres tribales y hábitos erógenos +

    Lo fantasmagórico y tenebroso acompañan el comienzo de la obra. La sala se encuentra llena de humo y, de repente, con la música de quien da nombre a la pieza, Leer más
  • Retazos animales +

    La obra da su inicio con una impronta fantasmagórica. Una franja blanca-como una especie de pantalla donde los médicos miran las radiografías- atravesará el ancho de las paredes de fondo Leer más
  • imagen-tiempo.espacio +

    Como una imagen pictórica, Inmóvil comienza con los intérpretes en quietud posando para una foto. Sobre un fondo monocromo, se plasman esos cuerpos detenidos, captando un instante preciso en todo Leer más
  • Rutinas +

    Rutinas Obra: La venganza de los Hiperautomáticos Existen rutinas de varios tipos. Rutinas de acción que delinean modos estables de comportamiento. Rutinas de movimiento para entrar en calor antes de Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18

ESCRIBEN EN SEGUNDA