Newsletter

Sábado, 01 Diciembre 2012 16:43

El honesto apoyo

Escrito por Carolina Arandia

Andando el camino circular y eterno nos encontramos durante la obra.

Empezamos por verlas caminando sin parar, de diversas formas, pero sin avanzar. Transitan distintas calles, senderos, cauces, trayectos, empedrados, embarrados. Pero sin avanzar. Sin parar. La caminata las transforma constantemente. Una por sobre otra, otra por sobre una. Las intérpretes no se agotan, no se tocan, no avanzan, no compiten. Solo caminan, sobretodo caminan.

Paisajes visuales y sonoros nos acompañan.

Testimonios ajenos a la escena intervienen. Nos cuentan de ellos. Nos llevan a entender quienes son ellas. Ellas somos nosotros. Ellas son lo otro que somos todos.

Simples cuestionamientos aparecen. Arrojados, como frases simples de un diario intimo.

La voz de ellas, la voz de los otros.

Siempre estamos todos ahi, somos parte. Una danza no sofisticada, una danza orgánica, justa para cada momento escénico. Cada danza nos cuenta el sentir de la escena que componen.

Ellas se visten, se desvisten, con su ropa, con la de todos, con las de ellos.

Por momentos internos, abstractos, por momentos citadinos y cotidianos. La danza del cotidiano, de los gestos, de nuestros personajes, nuestras defensas, nuestros moldes. Pasando por cuestionamientos. De los más simples. Esas simples preguntas que desarman, que expanden.

Ellas son la sensación de la escena que plantean. Nos llevan del caos, al mareo cotidiano, representando el mundo interno. El mundo interno y externo son los mismo. Se mueven juntas a la par.

La esquizofrenia del mundo en que vivimos, sus ritmos, violentos, acelerados, demensiales, aun con lugar para el amor, que es lo que salva, lo que contiene, lo que encausa.

El honesto apoyo en nuestra transparencia.

Un texto para: Camino / Dirigida por: Roxana Galand

 

 

 

Más en esta categoría: « Cuerpo Meca La comida está servida »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • ANTI +

    Llego al Centro Cultural Recoleta, Antihomenaje Dadá sucede en la sala Cronopios. Recibe a los espectadores la auto proclamada Madame Dadá recitando un texto que funciona como prólogo al evento. Leer más
  • Superar la Pérdida +

    Del orden de lo dispuesto, diríamos que un duelo determina la tensión, directamente dual, entre dos posiciones opuestas complementarias que delinean un estado emocional. Dos direcciones disímiles disminuyen su diferencia Leer más
  • Tus huesos +

    Una luz. Una maquinaria. Un ovni. Llega, irrumpe, ilumina y deja ver al tiempo que oculta partes de lo que muestra. Podría ser la luz de los huesos de todos Leer más
  • Retazos animales +

    La obra da su inicio con una impronta fantasmagórica. Una franja blanca-como una especie de pantalla donde los médicos miran las radiografías- atravesará el ancho de las paredes de fondo Leer más
  • Tic TAC +

    La obra sucede en un continuo empezar, jugando con la idea de linealidad en el tiempo, de relato. Entre es célula en tiempo presente. Los espectadores estamos cautivos entre un Leer más
  • Las apariencias, ¿engañan? +

    La estatua se introduce en sus primeros movimientos a partir del hilo de lana que termina por destejer el traje original de la intérprete. La sencillez de la puesta en Leer más
  • Me atraviesa un río +

    Un texto para: El Gualeguay (poema-río) // dirigida por: Carina Resnisky ¨El río era todo el tiempo, todo... ajustando todas las direcciones de sus líneas como la orquesta del edén bajo Leer más
  • CV para desvestirse y revestirse. +

    El CV es un resumen de los datos individuales que interesarán a quien los lea, de modo de que este o esta pueda hacerse una idea de determinado “perfil”. Desde Leer más
  • Título en intento. Un texto para Pues sí: trilogía coreográfica +

    Parte 1. “En pelotas” secuencia coreográfica. “En pelotas” habla sobre estar “en pelotas”. Parte 2. Casi en pelotas, vestido con un cartel que dice: “¿Declarar el amor es una acción Leer más
  • Fantasmas en la ciudad +

    Dos mujeres antiguas, aniñadas, con un levemente distinto andar, rasgos y perfiles, pero muy parecidas entre sí, aparecen y desaparecen de la escena. Son petisas Morticias o niñas poseídas por Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

ESCRIBEN EN SEGUNDA