Miércoles, 29 Noviembre 2017 18:49

Hilvanar memorias

Es  con tu aguja y con tu hilo que hilvano en mi, resonancias entre tu historia y la mía, danza.

Quizás ya sea una rareza empezar a escribir un texto sobre papel y lapicera, sin embargo lo hago  sabiendo que en este formato, es probable que nadie lo lea  y que tal vez cuando lo tenga que pasar a Word, ni siquiera yo me entienda la letra.

Pienso en  los cambios de formato, en lo que debe ser trasladado para que tenga visibilidad, para que otres (no ya otros), lo vean, lo reciban, lo conozcan.

Fui a ver  “Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico”. Obra dirigida por tres amigues, elles son;  Ana Caterina Cora, Sofía Kauer y Nicolás Licera Vidal. A una de ellas, a Ana, la conocí en la UNA estudiando Expresión Corporal, hicimos un trabajo juntas en la materia teatro, armamos una escena en la que comíamos una manzana mientras decíamos fragmentos de Artaud, nos unió elegir a Artaud. Esa experiencia de alguna manera nos reconoció aliadas.

“Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico” es un trabajo de investigación, reflexión y un proyecto escénico. Cada una de las escenas evoca algo de lo que fue la danza en la década de los 60 en el Instituto Torcuato Di Tella, a través de tres bailarinas, Ana kamien, Graciela Martinez y Marilú Marini.

“Danza actual Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico” es una obra hecha de escenas breves, composiciones realizadas a partir de archivos (Archivos de Ana Kamien-Leone Sonnino, Graciela Martínez y Universidad Torcuato Di Tella) y con colaboraciones coreográfica de Graciela Martínez.

En el programa de mano están detalladas cada una de las escenas que vamos viendo a medida que trascurre la hora y media que dura el total de la obra. Cada vez que empieza una escena miro el programa de mano para leer sobre lo que vamos a ver, para acercarme más a eso que voy a ver. Esa acción  me remite también a cuando une va a ver ballet y el programa de mano acompaña el guión de lo que miramos. Pienso en las posibilidades que pueden desprenderse de esta relación, de este pensamiento que tengo. Me pregunto de qué hilo podría tirar para que tenga sentido más claro esto que estoy intuyendo. Creo que no hay respuestas, más que preguntas sobre sí ya desde los años 60 /70 más allá que en  “Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico”, que es una obra casi homenaje, seguimos repitiendo, creyendo que son novedosos,  algunos procedimientos escénicos.  La performance eterna de lo tradicional.  Esto me lleva a pensar en la pregunta que me estoy haciendo hoy sobre cómo abordar la danza, sobre cómo sortear la representación.

A mis pocos años de empezar a bailar, en 2005, trabajaba en un centro cultural en el que se ensayó, produjo y estrenó una obra que se llamaba “Verde, no naranja. Naranja no", dirigida por Majo Gondín. Lxs interpretes eran Ana Kámien, Graciela Martínez Jacinto Corral, Diego Frontera, Laura Beneitez y Jorge Bourdieu. (Link: http://www.patadeganso.com.ar/pagina_nueva_1.htm)

De esa experiencia tuve el privilegio de ver, espiar, muchos ensayos. Los cambios que se iban sucediendo en el elenco y en las danza, también las funciones. Me acuerdo de Ana con un vestido blanco y de Graciela con uno rojo, sus cuerpos, sus manos, las historias que se trazan en los cuerpos. Era muy lindo verlas ensayar, pacientes, entregadas, divertidas, grandes intérpretes. Su forma de estar en puntas de pie. Ahora pienso en cómo cambia la relación con la gravedad a medida que pasan los años. El contraste de los cuerpos con el de los otros intérpretes.  El tiempo pasa a través de los cuerpos.

“Por eso no hay que asombrarse de que, por ejemplo, los acontecimientos del pasado se adhieran a los presentes”… (Fragmento de “Verde, no naranja. Naranja no”, 2005. Dirección Majo Goldín)

Vuelvo a “Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico”

Escena 1.  (Vestida de novia,  con dirección y  performance de Agustina Sario, a partir de vestida de novia de Marilú Marini)

Trascurre en el hall de entrada a la Sala Solidaridad, Agustina baja por las escaleras como una espectadora más y repentinamente está desnuda. Se pone entre las piernas un papel, largo, que se conecta con el vestido de novia que cuelga, como globos con helio, suspendido en el aire, como una fantasía, como un fantasma. Agustina, desnuda, se pinta con brillos. Agustina nos invita a participar de la ceremonia, como en un casamiento, a partir de preguntas en relación a los vínculos, a la sexualidad, al amor. Nos movemos de acá para allá según las respuestas que damos. “Si por alguna razón mentiste, podes volver a moverte”.  Al final todes con ojos cerrados, y la música, a capela de Matthieu Perpoint y las carcajadas de Agustina como una propuesta a escuchar, a escucharme en ese lugar que elegí permanecer, me río.

Entramos a la sala,  miramos el archivo de papeles impresos, desplegado en el escenario, un recorrido fugaz de mis ojos, los tres nombres de las bailarinas del Di Tella también impresos.

Graciela Martínez está en la sala, tiene reservado su lugar adelante nuestro, yo estoy con Josefina y  Pablo, dos amigues. Jose me dice, ”mirá cuando nos hagan un homenaje a nosotras, yo ya voy a estar muerta”,  “y yo dormida en primera fila”,  le digo. Nos descostillamos de risa, tenemos que callarnos porque esta por empezar la Escena 2.

Escena 2. Octopus.  (En escena Agustina Barzola, Nicolás Bolivar y Miguel Patiño con dirección de Sofía  Kauer. A partir de “Octopus” de Ana Kamien y Marilú Marini. Danza actual, 1962-1965). Cuerpos cubiertos con telas, movimientos ingenuos, coloridos, me gustan. Las luces hacen brillar los colores de los vestuarios.

Así, todas las escenas van trascurriendo, cada una con intérpretes y directores que cambian. De cada una me queda algo, risas, curiosidad, ganas de ver y saber más.

Escena 7. Giselle. (En escena Soledad Gutierrez con dirección de Ana Caterina Cora y Soledad Gutierrez a partir de” Giselle” de Graciela Martínez. ¿Jugamos a la bañadera?, 1966). La bailarina rugbier con tutu. Un contraste, pienso en qué relaciones hay con la obra de 1966. La bailarina cae, casi inmóvil, sobre el final, suena Ricky Martín, con su hit “si tu quieres nos bañamos si tu quieres nos soplamos para secarnos lo mojao”. Ella sin moverse y yo con ganas de bailar. La escena termina y baja la pantalla, se proyectan textos resaltados en un archivo que parece una crítica sobre el trabajo de las bailarinas del Di Tella, la misma dice algo así como “la presencia estoica en la quietud,  y la relación con la música ruidosa, rítmica, fuerte”.

Danza Actual me hace pensar en quiénes eran las bailarinas contemporáneas  a las bailarinas del Di Tella. Quiénes son las que no se nombran en “Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico”

Hace poco trabajé junto a Silvina Szperling en “Reflejo Narcisa”, su película sobre Narcisa Hirch, una cineasta experimental que no pertenecía al  Di Tella pero era contemporánea de quienes estaban experimentando en artes visuales ahí, Narcisa es una de las que las que queda por fuera del Di Tella.

Pienso en que no sé mucho de danza de esa época, más de lo que estoy viendo ahora en danza actual. Pienso en cómo se construye la historia, en cuáles son las historias que podemos conocer y en las que no.

“Danza actual, danza en el Di Tella (1962-1966) Proyecto escénico” es una gran obra y me pone contenta que sus tres creadores, directores, sean de mi misma generación. Creo que hay un interés enorme por (re)conocer en nuestra historia a quienes siguen vibrando en la escena actual de la danza contemporánea. Celebro las preguntas que elles se hicieron  y que les llevo a abordar este laburo. “¿Cómo pudieron haber sido esas experiencias? ¿De qué palabras estuvieron hechas? ¿De qué presencias, de qué imágenes, de qué cosas? ¿Qué se dijo y se escribió sobre ellas?”.  Se ve en la escena que hicieron un gran trabajo, con tiempo, dedicación, y también con sentido del humor.

Escena 9. Otro lugar (Bailan Agustina Barzola, Nicolás Bolivar, Soledad Gutierrez, Miguel Patiño con dirección de Sofía Kauer, a partir de “Otro Lugar” de Ana Kamien y Marilú Marini. La fiesta, hoy, 1966). Un desfile de modas, entiendo que esta escena es reconstruida a partir de imágenes, del archivo de fotos que son proyectadas durante la escena de 2017. Una especie de parodia, de guiño que vuelve a trastocar el sentido de lo que acontece ahora.

Pienso en la importancia del archivo, del trabajo de recopilar, de guardar, de cuidar, compartir, la historia de la danza, de la mano de esto pienso en la tarea que hacemos en Segunda y vuelvo a celebrar que los proyectos se encuentren una vez más para seguir hilvanando las constelaciones, en la que el hilo invisible de la danza nos potencia.

----

Este comentario fue escrito a partir de la función del jueves 23 de noviembre en el CCC, CABA 2017

 

Ficha artística: Dirección general: Ana Caterina Cora, Sofía Kauer y Nicolás Licera Vidal | Colaboración coreográfica: Graciela Martínez | Archivos: Ana Kamien-Leone Sonnino, Graciela Martínez y Universidad Torcuato Di Tella | Residentes: Agustina Barzola, Nicolás Bolivar, Soledad Gutiérrez, Miguel Patiño, Rosario Ruete y Agustina Sario | Montajes musicales: Martiniano Zurita| |Batería y percusión: Mauro Farriello | |Vestuarios: Jimena González, Alexina Lichtenstein y Macarena Santamaría | Videos: Javier Di Benedictis | Investigación documental: Ana Caterina Cora, Sofía Kauer, Nicolás Licera Vidal e Ignacio González | Diseño gráfico: Martiniano Zurita y Nicolás Licera Vidal | Imagen collage Javier Cuberos

 

 

Publicado en En comentarios

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • De cómo no sé estar con otros +

    Obra: De cómo no sé estar con otros Al principio este comentario se iba a llamar De cómo estar con otros cuerpos. Iba a ser un intento poético de poner Leer más
  • La sombra que trota detrás de nosotras tiene cuatro patas +

    Llego al Centro Cultural Konex más de media hora antes de la hora de comienzo de la performance. Me toca hacer fila junto a los que no tienen entrada (están Leer más
  • ENQUANTO AS COISAS NÃO SE COMPLETAM +

    Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. (Borges, 1932). En el principio fue la imagen, un cuerpo desnudo, inmóvil, Leer más
  • La pretensión de los objetos. +

    El límite de lo inanimado, parecería ser, justamente que no puede tener movimiento propio. A su vez, no puedo pensar el movimiento de un objeto en términos que no den Leer más
  • En la ciudad del futuro +

    En la ciudad del futuro Un texto para: La Idea Fija // dirigida por: Pablo Rotemberg En la ciudad del futuro mostraríamos el culo antes que la cara. Saludaríamos revoleando el Leer más
  • Ser mirada +

    Soy mirada, digo esto y siento lo ambiguo de la frase. Por un lado implica que desde este lugar de enunciación yo no soy otra cosa más que una mirada, Leer más
  • Un relato adolescente +

    Un relato adolescente Obra: Se puede borrar Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, Leer más
  • Caballero Contemporáneo +

    Cuando Carlomagno se acerca a Agilulfo y le pregunta, entre fatigado y atraído por la declarada inexistencia del caballero de armadura blanca, le grita en el agujero de la armadura Leer más
  • ¡Oh soberbio arte de la danza! ¡Oh miserable arte de la danza! +

    "Lo arbitrario corre desenfrenadamente -sin límites, libre, como imaginan nuestros metafísicos- por la factoría de los pensamientos, derramándose con una corriente de sinsentido sobre el mundo de lo real" Richard Leer más
  • Bailar la caída del corazón y separarse también puede ser una fiesta. +

    Es propicio atravesar las grandes aguas. Me repito día a día desde el día en que me separé. El sábado a la noche salí con mis amigas, todos los sábados Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

ESCRIBEN EN SEGUNDA