Newsletter

Lunes, 01 Septiembre 2014 18:04

Los principios y el Final.

Escrito por

Un texto para: El Duelo // dirigida por: La Voraz

I.        Meditando, poetizando.

Desde el principio de los principios, el conflicto que abre paso a la vida se presenta desde el acto simple de contrariar, la contra, contra-restar, el en y el contra que nos lleva a encontrar. Y tan contrario con el principio es el final, que se ve allí cómo la vida nace instantáneamente luego de la muerte. 

II.     Teorizando. 

En la escuela nos han enseñado Historia, la historia AC (antes de Cristo) y DC (después de Cristo). Historias que explican nuestro presente y bajo ese orden, nos relatan las batallas, sus muertos, sus cenizas, sus fantasmas y lo que desata todo tipo de finales.

Hay un antes y un después dentro de la línea histórica que nos compete. ¿Qué sentido procesa la Historia que estudiamos? ¿Se trata de un modelo más para identificar cómo  procesamos nuestra vivencia? Si asumimos la idea de modelo, una historicidad otra podría existir en paralelo y bajo ítems de revoluciones, guerras, muertes, espíritus y desencadenantes, los mismos con los que el programa de educación nos enseña Historia.

En el antiguo Egipto ¿(AC)? se ofrendaba al Dios Osiris, el señor de los occidentales en el libro de los muertos, para que los proteja de sus enemigos, para liberarse de conflictos. 

Aprender del pasado para no repetirlo, decía mi mamá.

Hoy, vivimos este año 2014, por fundación de la Iglesia Católica Apostólica Romana en el nacimiento de su  mesías, la elevación de su muerte y bajo el espíritu de lo sagrado, de lo intocable. Algunos rezamos y pedimos a nuestro señor por los muertos, por las crisis, por las batallas.

La batalla entre la vida y la muerte. Nuestro cuerpo contra otros cuerpos. Ritualizamos los finales desde los principios de los principios, todos los sentidos sociales se develan en la muerte.

III.   Mi mente puesta en la obra.

Ordenar los pensamientos: los variados conceptos que encerraba una misma palabra, el tiempo o el espacio que se manifestaba. Los principios y el final, todo hacía que me acerque a la propuesta desarticulada, atemporal y enmarañada. Y sólo la bipolaridad y el haz de luz dialéctico que responde ante la oposición de polos pudieron ayudarme a ver el hilo que conjugaba la dispersión.

Los opuestos de la obra retumban en mi mente: risas y llantos, profundidad y superficialidad del movimiento, lo pagano y lo religioso, cuerpos habitados y cuerpos deshabitados, narraciones y abstracciones, el juego de una misma palabra. El duelo, en “El Duelo”, es presentado como forma temporal, como parte del espacio que se atraviesa: el duelo en el cuerpo, en nuestra historia, en nuestro occidente, en cada material y cada símbolo.

“El Duelo” exige ser vivida como un duelo. No hay final sin un nuevo principio.

IV.   Epílogo.

Seguramente alguna vez oliste la muerte, te lastimaste un pedazo de cuerpo y te enfrentaste hasta el final con ese otro que siempre fuiste vos y así también bailaste como muerto-vivo, te reíste del fantasma que te acechaba, sentiste la liviandad de no saber si hay presente o no. Todos somos libres de “duelar”, vivir el duelo, chocar con la luz y la oscuridad.

Un costado de todos, de todas las historias, de todos los principios/finales. El Final se me hizo principio, principio poético y teórico.

V.     El Final. 

Todo parece atravesar la muerte para conocer su principio.

 

Ficha técnica: Idea y Dirección: La Voraz / Intérpretes: Liza Rule Larrea, Valeria Polorena,  Yesica Alonso, Federico Perez Gelardi, Franco La Pietra, Ignacio Monná, Juan Arnaldi, Juan Manuel Iglesias.

 

 

Lucila Sol

Buenos Aires 1986, día del escritor, nací sin llorar. Estudie  desde los 7 años de edad variadas técnicas de danza: clásica, moderna, contemporánea, tango, folklore, tanto en el IUNA como por fuera, hasta convertirme en bailarina contemporánea independiente de todo, por todos y para todos y todas. Pensando y repensando fui entre tanto escribiéndome en ideas, poéticas  filosofías y situaciones. Tres poesías editadas y muchas en revisión constante. Tres cursos de filosofía  en el Instituto Psicoanalítico Argentino me llevaron al CBC de psicología, con poca profundidad en la carrera  y demasiada terapia encima abandoné, y el llanto de nacer sin llorar y estudiar  de todo sin título para demostrar.

 

Hoy  en el variado coctel de vivencias y estudios, me dedico a la docencia en UNIFICARTE en base al entrenamiento y  la danza, para ampliar la conciencia equilibrando con la percepción y la corporalidad.  En la escena trabajo en proyectos puntuales como bailarina,  actriz o performer, y por expandir mi visión hacia la dirección; entre esto y aquello la colaboración para Segunda encierra mi búsqueda de unificar  lenguajes y trascender  su especificidad. 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • De mujeres tribales y hábitos erógenos +

    Lo fantasmagórico y tenebroso acompañan el comienzo de la obra. La sala se encuentra llena de humo y, de repente, con la música de quien da nombre a la pieza, Leer más
  • Cuna del hombre, incubadora de la humanidad +

    Cuna del hombre, incubadora de la humanidad Un texto para: África // dirigida por: Luis Biasotto Quizás sea necesario aclararle al lector que soy de las personas que lee los textos Leer más
  • En la ciudad del futuro +

    En la ciudad del futuro mostraríamos el culo antes que la cara. Saludaríamos revoleando el pelo y no la mano. Nos cubriríamos los brazos o las rodillas en vez de Leer más
  • Acá-cerca, allá-lejos y acá-lejos, allá-cerca +

    Acá-cerca, allá-lejos y acá-lejos, allá-cerca Obra: Lejos Acá y allá, la reconstrucción del pasado es un tema recurrente en la producción artística. Aclaro además, que en términos teóricos, la reconstrucción Leer más
  • ¡Oh soberbio arte de la danza! ¡Oh miserable arte de la danza! +

    "Lo arbitrario corre desenfrenadamente -sin límites, libre, como imaginan nuestros metafísicos- por la factoría de los pensamientos, derramándose con una corriente de sinsentido sobre el mundo de lo real" Richard Leer más
  • La pretensión de los objetos. +

    El límite de lo inanimado, parecería ser, justamente que no puede tener movimiento propio. A su vez, no puedo pensar el movimiento de un objeto en términos que no den Leer más
  • El sueño del pibe +

    Por primera vez escucho a Los Redondos en el Teatro San Martín. Veo a Celia Argüello, a Luli García Pullés, a Martín Gil y descubro a varias bombas más, que Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • Cuerpos-mujer +

    Sesenta minutos. Cuatro mujeres vestidas solo con rodilleras y muñequeras. Caídas, espectaculares caidas. Música de Wagner. Humo. Cuatro mujeres galopan con los pelos al viento, veo el ventilador que crea Leer más
  • HACEDORA +

    La espera de la obra y los espectadores frente a la escenografía, dos sillas, una de ellas sostiene varias cajas forradas de distintos tamaños y colores, el otro asiento está Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA