Newsletter

Jueves, 13 Octubre 2016 21:41

Acto de habla, baila una horda.

Escrito por

 

No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de si hablar o no de lenguaje de movimiento. Me resisto. Siento que cuando hablamos de lenguaje de movimiento, se reduce la cuestión de lo material propio del movimiento, siento que se traspola una forma de pensar y codificar propia de un sistema cerrado de convenciones más o menos estancas como es el lenguaje de la palabra y toda su intencionalidad comunicativa poniéndole barreras a la ambigüedad del arte. Claro, también cometo un acto de injusticia porque el lenguaje no es eso que estoy diciendo que es. Y entonces toda esta reflexión se convierte en una nube informe y completamente descabellada, sin sentido, una nube errante.

Me digo entonces, pensemos la danza como una nube errante.  Pero no toda la danza, sino en particular la que se resiste a la formalización y codificación de un repertorio de movimientos (o lenguaje).

Una forma informe de movimiento constante una materia informada por su constante movimiento, continuo, sistémico. Una masa suave, liviana y potencialmente densa y pesada. Un grupo, una comunidad, una sociedad de cuerpos.

Un Solo será sucedido por una danza grupal unísona y disonante. Una maestra, una generación de bailarines que se fueron modelando a su lado y también la modelaron a ella. Una forma de bailar. El butoh, una forma deforme, un estilo, una postura, una perspectiva respecto de la danza.

Si pensamos en la historia del arte, la historia de la danza, la historia del hombre, vemos que las cosas, las tendencias, las apariencias van tiñiendo el territorio, como la peste, avanzan dejando una transformación a su paso y destruyen lo que hay para generar algo nuevo. Hay un movimiento territorial en el desarrollo de la humanidad, como por designio humano, no nos queda otra que ser atravesados por el constante flujo en el espacio-tiempo

Es que somos cuerpo y palabra. Y tanto uno, como otro, hacen forma. Y la forma del Butoh llegó, se instaló, se fue desarrollando en Argentina. Me interesa lo que sucede en la escena, en la decisión de una maestra que baila un Solo compuesto hace varios años atrás y luego, siguen, sus alumnos, la generación transformada en el espacio que ella generó y coordinó hace tantos años.  Se les da paso y son muchos, son una horda. Esta dupla es una obra y un manifiesto. Es una expresión de afianzamiento institucional y artístico.

Me pregunto también, si es una forma de control o entrega. ¿Es posible la entrega sin un poco de control? ¿Cómo se relacionan históricamente los maestros con sus alumnos? Existe una persona, Rhea Volij que se puso a bailar Butoh, dio clases incansablemente los últimos ¿15 años? Dio clases, compuso, armó charlas, se fundió con otros interesados en la danza Butoh del país y del mundo. Empezaron a viajar maestros de ojos rasgados a la argentina, producciones independientes trajeron representantes de la danza japonesa a la argentina, se fue horadando el territorio y germinando la semilla y un campo se cosecha hoy, luego de un acto de habla. ¿El acto de habla es la danza / el cuerpo de Rhea? ¿El nombre “Rhea”? ¿La acción pedagógica? ¿Es todo? ¿Es uno? Es un Solo.

Es un acto de habla, un acto que arranca en el fuero interno del cuerpo. Lo hemos visto en los bebes, hablar es un gran esfuerzo para el hombre, invita al cuerpo entero a ponerse a disposición, distribuye flujos de energías que activan un movimiento interno, profundo y proyectivo. HABLAR. Un movimiento que trae palabra y la palabra trae transmisión. Y en el acto de habla primero, inicia la comunicación, la copia, el aprendizaje y el proceso de la ¿cultura? ¿del arte?

Inicia el acto de habla, trae la transformación profunda y  Habla Casandra. Y, ¿Qué pasa cuando habla Casandra? Una horda de bailarines invade un escenario y se entrega al constante repetir de acciones inútiles, inconclusas, informes. Habla Casandra, danza Butoh, una nube errante atraviesa el mundo.

Este comentario fue escrito a partir de mi asistencia al estreno de Horda y re-estreno simultáneo de Habla Casandra, en Agosto de 2016 en el Teatro El Excéntrico.

Fichas Técnicas

HABLA CASANDRA

Coreografía  e interpretación: Rhea Volij I Música original: Eduardo Felenbok I Asistente de dirección: Alfrida Podlischevski

HORDA

 

Intérpretes: Débora Aguiar, Daniel Daverio, Malena Giaquinta, Ignacio Litvac, Claudia Rodríguez Rincón, Ana Laura Ossés, Adrián Polimeni, Tamia Rivero I Asistente de dirección: Majo Nóbile I Colaboración creativa: Patricio Suárez I Música en vivo: Jazmín Ortiz Ares I Diseño sonoro: Patricio Suárez I Diseño de luces, escenografía, diseño gráfico: Carlos Coccia I Diseño de Vestuario: Carlos Coccia. Pi A Raña I Realización de vestuario:  Pi A Raña, Tamia Rivero I Foto y video: Paula Zacharías I Dirección: Rhea Volij

Josefina Zuain

El tema del ser es para mí un tropezón asegurado. Bailo y escribo, bailo y estiro, bailo y no bailo. Me gusta decir: soy bailarina y escritora. Escribo, escribo, escribo... bastante compulsiva-mente.

Tal vez todos mis textos hablan de la acción de separar y del amor. Separar como modo de re-unir, re-condensar, volver a pensar y seguir (no) siendo. Amor: mi cuerpo. Segunda es mi relación más estable y duradera. Aquí, entre amistades, casualidades, pasiones y deseo, inventamos y recreamos los modos en que podemos pensar (seguir pensando) y volver a pensar en-con-a través de la danza.

 

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Fiestaaaa! +

    El mismo fin de semana que vi la función de Caipirinha, fui a la presentación del libro “Nací en verano”, escrito por una amiga de toda la vida, salí de Leer más
  • La historia como gesto +

    “...esta obra es resultado de una serie de acercamientos a María Fux, bailarina y danza terapeuta argentina…” Ya estamos en el medio, entre María y María cuando se nos abre Leer más
  • Las memorias de la carne. Un comentario para Xenit. +

    Xenit, Zenith o Cenit: ¿cómo (d)escribirte? Me hago y le hago esta pregunta a la obra, en circunstancias de que sé que esa obra que vi, no es la misma Leer más
  • ANTI +

    Llego al Centro Cultural Recoleta, Antihomenaje Dadá sucede en la sala Cronopios. Recibe a los espectadores la auto proclamada Madame Dadá recitando un texto que funciona como prólogo al evento. Leer más
  • La muerte y yo +

    Tomar una hoja de papel y crear un cuadrado perfecto, luego manipularlo mediante varios plegados, de esa forma se llega a un papel adivinador de la fortuna (una suerte de Leer más
  • Útil no. Un texto para Inútil. +

    En un momento este texto serán solo impresiones de la obra. En ese momento apelo al lector, a que se tome uno o dos segundos para imaginarlas. Algo que no Leer más
  • La conminación +

    Cuando Benjamín escribió acerca de la obra de arte en la era de la reproductibilidad técnica, si bien reconocía el valor cultual de la obra original, defendía el potencial revolucionario Leer más
  • Mis skaters +

    La figura del skater siempre me pareció inalcanzable. Aún hoy me genera una fascinación especial, aunque no puedo evitar notar que tanto mi sentimiento como los skaters estamos un tanto Leer más
  • Un temporal Infinito +

    Naufraga quien queda inmerso en una inmensidad material sin límites. Naufraga y se aferra a lo que sea que tenga a mano para darse cuenta a sí mismo de que Leer más
  • Entre vos y yo +

    Empezamos haciendo un dúo. Yo hago una rolada pegado a vos. Paso arriba. Quedás abajo. Movido por la fuerza de tu cuerpo voy tapándote. Me muevo con la menor energía Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23

ESCRIBEN EN SEGUNDA