Newsletter

Viernes, 01 Marzo 2013 21:15

En la cresta de la ola

Escrito por

Antes de entrar a la sala nos dan en mano un almanaque del 2013, 100% foto de almanaque, una playa atardeciendo, del otro lado el nombre de la obra y el calendario.

Entramos y la puesta en escena  es más bizarra que el almanaque. En el espacio una imagen pegada en la pared del fondo, es una playa, mar con una palmera. En el escenario una silla playera, un micrófono con su ampli, un balde con una manguera adentro, y un banquito. 

Solo tres luces de sala con filtro amarillo, son el sol, y el resto es luz de sala.

En la silla donde me voy a sentar hay un cancionero con 4 canciones.

Cuatro mujeres en malla, van entrando una a una, se nos presentan cada una con su singularidad, una malla de "otra generación" (¿existe eso?) 

Mallas que ahora están actualizadas, son mallas ente (risas), ¡con onda si las hay! 

El vestuario ya algo nos dice, algo de lo que no se usa más, puede, por qué no, quedar muy bien en el resalte de la contemporaneidad.

Y cada una de las intérpretes trae en sus manos otro elemento. Un Bolso, una guitarra desafinada, un tecladito eléctrico, una balde con una planta.

Todas tienen los labios pintados, todas portan anteojos de sol.

Evidentemente están (mos) en la playa.

Una se acerca al micrófono y habla, nos cuenta y termina preguntándose preguntándonos

 ..."¿Qué es lo importante?"

En la escena corre agua, sale de la manguera, una la toma, y la que está en el micrófono de nuevo habla

...“Y nada entra a tiempo”

Callalas es un juego que tiene reglas y son claras.

Una sirena canta y sigue el pin pong de preguntas entre ellas y entre nosotros.

Preguntas relacionadas al exponerse y al construir la obra.

Lo formal en el conteniendo de la obra es desestructurarte todo el tiempo. Conviven escenas, se juntan, se vuelven a separar, hay quietudes inmensas como una playa, y cambios feroces como el mar. 

La idea del des-tiempo es clara como sus mallas enterizas

Están jugando, jugando a exponerse, jugando a hacer una obra. Al mismo tiempo que se exponen al mismo tiempo que la hacen, preguntas que devienen acción, acciones que devienen preguntas.

Es paradójico porque podríamos pensar que detrás de la pregunta ya no están expuestas pero, al mismo tiempo hay algo de la exposición que se mantiene, algo en el evidenciar lo que les pasa en sus cuerpos, y en el contarnos cuáles fueron las preguntas que se hicieron al construir la obra y en contarnos, por qué no, algo de su historia personal.

 

Callalas es como si pudieras decir todo el tiempo lo que se te cruza por la cabeza, como en un juego de asociación libre

¿Cuántos tipos de Barbie existen? o ¿Que barbie querés ser? o ¿Cuál serias capaz de inventar?

Risas.  Barbie bailarina de Butoh, edición especial para Japón. Más risas

Otra vez lo absurdo de la construcción, de lo que no podría encajar en una realidad como por ejemplo la de una barbie o la de una escena de danza, pero sin embargo todo encaja a tiempo o sin él, ya no importa. 

Todo convive, todos convivimos y una vez más el des-tiempo se evidencia.

Risas.

Callalas baila con los bordes que separan la escena del público. En un momento una de ellas, Barby,  juega a ser parte del público, la misma que más tarde nos va a mirar uno a uno diciéndonos que nos habla a nosotros.

Callalas es ser desafinada y no entrar a tiempo y a la vez es música, es ritmos. 

Es cuatro canciones, y  pareciera que hasta que no terminen las cuatro canciones la obra no puede llegar a su final.

Como si se hubieran propuesto lograr que el público quiera que canten las cuatro canciones!

Callalas es singularidades expuestas.

Y me fui pensando en sus preguntas en ¿qué es lo importante? y me fui transformando en otras preguntas hasta terminar siento entre risas canto de su última canción

...“Tengo fe y una enorme inquietud y estoy triste. Tengo edad para ser muy feliz y estoy triste”

 

 

Un texto para: Callalas - Bye Bye Shut up Girls 

Ficha técnico artística: Autoría: Ana Caterina Cora, Carolina Defossé, Bárbara Molinari, Maia Pedroncini /  Intérpretes: Ana Caterina Cora, Carolina Defossé, Bárbara Molinari, Maia Pedroncini/ Colaboración artística: Bernarda Arrillaga / Asistente de producción: Catalina Villegas / Dirección: Carolina Defossé

 

Ana Laura Ossés

Nací el 28 de febrero de 1985 en La plata. 
Soy bailaina y me dedico al trabajo corporal desde diferentes ejes.
En los últimos años me enfoqué en la danza butoh como un campo fértil para experimentar y habilitar las posibilidades que la danza en mi despliega. 
Actualmente curso la Lic. en Artes de la Escritura en UNA, tercer año de la formación en Bioenergética junto a Orlando Zaslavasky y Equipo.
Me gusta trabajar en equipos artísticos de trabajo.
 

Más en esta categoría: « EL DESEO SIN NOMBRE Levántate y Anda »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Cuna del hombre, incubadora de la humanidad +

    Cuna del hombre, incubadora de la humanidad Un texto para: África // dirigida por: Luis Biasotto Quizás sea necesario aclararle al lector que soy de las personas que lee los textos Leer más
  • Cherry Bomb (and the Bikini Machine) +

    “¿Por qué la oscuridad es tan seductora?” es la pregunta que leo ni bien abro el Facebook. Debajo, la foto del consultante vestido como Gary Oldman en Drácula, de Bram Leer más
  • Contrapesos para la representación +

    Aproximación al estar siendo del deber ser Los distintos modelos de belleza habitan de forma segmentada y simultánea la acción de ambos cuerpos femeninos en escena… Solo un simbólico biombo-pizarra, Leer más
  • Un relato adolescente +

    Un relato adolescente Obra: Se puede borrar Palabras sueltas y discursos existenciales marcan la trama de Se Puede Borrar. Danzas frenéticas son gritos con el cuerpo. Las cuatro intérpretes, todas, Leer más
  • (NO)bvio +

    No obvio El celular sonó como todos los jueves, temprano, a horas en que no hay decenas. Esa alarma anunciaba un nuevo cada día. Lo usual devino: cepillarse los dientes, Leer más
  • y en ELLAS las preguntas +

    ¿Qué es la expresión corporal? Es una obra pócima del experimento de, ellas dicen 9, pero en principio podríamos decir que mínimo son 11, mujeres. 9 intérpretes creadoras y 2 Leer más
  • Danza Lubricante +

    Carla baila la danza del problema de la identidad. Eso que se construye, se edifica, se arma cada día. Eso que las fechas decoran, los vínculos engalanan y las emociones Leer más
  • ¡Oh soberbio arte de la danza! ¡Oh miserable arte de la danza! +

    "Lo arbitrario corre desenfrenadamente -sin límites, libre, como imaginan nuestros metafísicos- por la factoría de los pensamientos, derramándose con una corriente de sinsentido sobre el mundo de lo real" Richard Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • Todos uno y muchas cabezas +

    Lerna se propone como un intento, una prueba de encuentro y mutación que fluctúa entre la improvisación y pautas al son de gotas de agua que se escuchan caer. Nada Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22

ESCRIBEN EN SEGUNDA